Fútbol EspañolLaLiga SantanderOpiniónSevilla FC

Al César lo que es del César

Al César hay que darle lo que es del César, y en este significativo patinazo, el Sevilla se ha olvidado de sus principios.

La pasada noche, instantes después de terminar el partido ante el Borussia Dortmund, Julen Lopetegui fue cesado como entrenador del Sevilla FC. Una despedida siempre tiene un sabor amargo. Esta vez esa amargura es mayor, más por la forma que por el contenido.

El Sevilla no estaba cumpliendo los objetivos y sus partidos desquiciaban a los aficionados. La culpa, como ya se dijo anteriormente, venía de varios flancos. Desde arriba hasta abajo. La realidad es que había que cambiar la hoja de ruta, y lo más fácil de sustituir es la figura del entrenador. Le ha tocado a Julen Lopetegui.

Le tocó, y con razón. Porque el fútbol son ciclos. El Sevilla ha cerrado el ciclo del técnico vasco de una manera que se aleja mucho de sus estándares. Siempre se las ha dado de ser un club que cuida todos los detalles, pero esta vez no han manejado el asunto de la manera correcta.

Se marcha un entrenador que directamente pasa la historia del club hispalense, que durante los 3 años y medio vistiendo el escudo rojiblanco ha mantenido la compostura y profesionalidad hasta el fin de sus días y que debe ser recordado positivamente. Y va a serlo. Él no se lleva el mejor de los tratos por parte de los máximos mandatarios en los últimos meses. Es una pena, e injusto.

Esta gestión dice muchísimo de la situación interna en la entidad sevillista. Afición pidiendo por activa y por pasiva la dimisión de la directiva, una planificación que deja mucho que desear y muchos entrenadores que le niegan matrimonio al Sevilla. Existen numerosos aspectos que no se están trabajando bien desde hace tiempo.

El de Asteasu se merecía una despedida a su altura, a lo grande. Como más grande hizo al Sevilla por Europa, tocando plata en Colonia, o clasificándolo tres veces consecutivas a la Liga de Campeones. Es el entrenador, a sus 170 partidos a las espaldas, con menor porcentaje de derrotas de la historia del club. Récords tiene para rato, tanto para lo bueno como para lo malo, y los positivos abundan más que los negativos.

Lopetegui, al menos se ha podido despedir entre lágrimas y aplausos por su afición, la cual sí le ha tratado bien y ha estado y estará a la altura, a la par que eternamente agradecida. No todo el mundo sale así del Ramón Sánchez-Pizjuán en su último día como activo del club. En las altas esferas va a acabar reventando el globo que cada vez se hincha más y más, esto puede ser solo un preludio. El Sevilla ha perdido su señorío y ha dado dos pasos atrás en todos los aspectos. Todo se recupera. El sol siempre vuelve a salir. Pero en Nervión la justicia y la minuciosidad no se negocian. Al César hay que darle lo que es del César, y en este significativo patinazo, el Sevilla se ha olvidado de sus principios.

Imagen principal vía: Agencia EFE.

Síganme en @ValdesBlasco y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: @vp_deportivo.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto:

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios