AnálisisBaloncestoDestacadoNBA

Los Celtics acarician el anillo (106-99)

Los de Boston vencen el primer partido en Dallas y colocan el 3-0 en un encuentro en el que Doncic acabó expulsado

Los Celtics colocan el 3-0 en la eliminatoria y dejan las Finales casi sentenciadas.

Las Finales de la NBA se trasladaban a Dallas después del 2-0 de los Celtics en Boston. Los Mavericks estaban prácticamente obligados a ganar este encuentro, ya que nunca en los Play-offs de la NBA se ha remontado un 3-0. Por su parte, los Celtics querían lo contrario, dejar la eliminatoria sentenciada, aunque no iban a poder contar con Porzingis para este encuentro.

Primera parte muy igualada

Los Mavericks sabían que tenían que marcar territorio desde el principio, por lo que establecieron un parcial de 22-9 en los primeros 6 minutos de partido mostrándose más agresivos, sobre todo Kyrie Irving, tras sus dos malos primeros partidos. Sin embargo, los Celtics respondieron en los siguientes minutos con otro parcial de 14-3 para volver a igualar el encuentro, y finalizar el primer cuarto con 30-31 en favor de los locales.

Tras un primer cuarto de mucha anotación, las defensas se impusieron en el inicio del segundo. En el ecuador del cuarto, ambos equipos tan solo sumaban 5 puntos. Momento en el que aparecieron los talentos de ambos equipos para intercambiarse canastas, con un Irving acertado y con Luka Doncic buscándose sus espacios, aunque los Celtics de los “Jays” respondían con su fiabilidad. Finalmente, el marcador al descanso era de 50-51 para los Mavericks. Kyrie Irving sumaba 20 puntos al descanso.

Segunda parte de parciales

El tercer cuarto comenzaba con ambos equipos enchufados hasta que los Celtics decidieron romper el partido. Con su juego rápido en ataque y su fiabilidad en defensa lograron un gran parcial mediado el tercer cuarto para marcharse a dobles dígitos de ventaja, llegando a ser hasta un +15 (85-70) al finalizar el tercer cuarto.

La ventaja no se detuvo ahí, sino que un 6-0 para iniciar el último cuarto les colocó con una máxima de +21, algo que se antojaba difícil de remontar. Pese a ello, los Mavericks sacaron el fuego competitivo de verse prácticamente fuera del partido y de la posibilidad al anillo, con lo que establecieron un 12-0 de parcial que les colocó por debajo de los 10 puntos. Siguieron bajando esa desventaja hasta que a falta de 4 minutos y con el partido en juego, Luka Doncic cometía su sexta falta y era expulsado del partido en el momento crucial. Pese a que Irving lo intentó, poco pudieron hacer en los minutos finales sin su estrella y los Celtics ganaron un partido clave.

Al finalizar el encuentro, Luka Doncic rajó del arbitraje. Pese a ello, los Celtics se llevan un encuentro que parece que cierra las Finales, ya que colocan un 3-0 a su favor, resultado que nunca se ha remontado en la historia de la NBA.

Los “Jays” se imponen a un gran Irving y un furioso Doncic

Jayson Tatum no había aparecido en la anotación en las Finales, había demostrado su faceta como pasador y como reboteador, pero estaba mal en los tiros, sin embargo, en este tercer encuentro ha sumado 31 puntos con 6 rebotes y 5 asistencias. Por otra parte, el que sigue enchufado es Jaylen Brown, que ahora mismo es el favorito para ser el MVP de la Finales, y ha hecho un encuentro de 30 puntos, 8 rebotes y 8 asistencias. A ellos se les ha sumado el de siempre, Derrick White, con 16 puntos. Como equipo, han hecho 17 de 46 en triples, algo que si consiguen son infranqueables, ya que en Play-offs tienen un 9-0 cuando meten 15 o más triples.

Esta vez, los Mavericks sí han tenido enchufado a Irving, el base ha acabado el encuentro con 35 puntos. Pese a que Doncic no ha tenido malos números, 27 puntos, 6 rebotes y 6 asistencias, su 1 de 7 en triples y su expulsión han condicionado al equipo. Además, aparte de Doncic e Irving, tan solo PJ Washington (3) y Josh Green (1) han anotado triples en los Mavs, algo que llevan acuciando toda la eliminatoria y que les hace muy difícil poder competir.

Los de Boston han dejado la eliminatoria prácticamente sentenciada, los Mavericks no tienen salvavidas y a partir de ahora es ganar o morir. El cuarto encuentro, que podría ser el último, se disputa en Dallas en la madrugada del viernes al sábado.

Imagen principal vía: @NBA.

Síganme en @adrian_drecio y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: @vp_deportivo.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba