AnálisisDestacadoEurocopaFútbol Internacional

La victoria de Bélgica y la lucha de Lukaku con el VAR

La odisea por el pase a octavos en el Grupo E.

Rumanía se ha enfrentado hoy a su segundo encuentro dentro de la Eurocopa, siendo primera del Grupo E después de ganar frente a Ucrania por 3-0. Por el contrario, Bélgica llegaba en tercer puesto después de haber perdido por 0-1 a Eslovaquia. 

El conjunto de Domenico Tedesco, sabiendo que su objetivo es pasar a octavos, y habían tenido un tropiezo en su debut en la Euro. En el encuentro contra Rumania han ido a por todas desde el inicio.

Lukaku, que se quedó con las ganas de que sus goles cuenten para la competición, después de que le anularan dos goles contra Eslovaquia. Vino con las pilas cargadas, y siendo un todoterreno sobre el césped.

El titán belga

Tras el pitido inicial de el polaco Szymon Marciniak , el primer minuto de juego definió gran parte de todo el partido. Lukaku nada más tener el balón en posesión tras un pase por banda, le hizo un pase largo a Nana, éste se lo devolvió. Y el delantero belga, en vez de tirar, mandó el esférico atrás, dando asistencia a Tielemans, que disparó con su diestra al fondo de la meta de Nita.

Después de abrir el marcador, el partido se volvió loco. Las subidas y bajadas de balón fueron constantes por parte de las dos selecciones. Bélgica que se quería ganar con goleada para asegurarse la clasificación. Tuvo numerosas tentativas de marcar el segundo durante la primera media hora de reloj.

Lukaku lideró las primeras llegadas con tiros poco acertados dentro de la portería rumana. Seguidamente sus compañeros de selección Doku y Onana no se quedaron cortos en la búsqueda del segundo gol. En el minuto 16, Lukebakio tuvo un disparo dentro del área, que Nita despejó en el aire.

Pero es que cerca del minuto 25, otro trallazo, esta vez por banda izquierda Doku sembró el miedo en la meta rumana. Pero Nita, que se había levantado en el día de hoy con los astros alineados, volvió a parar otro proyectil belga, echando el candado a su meta.

Entre ofensivas belgas, Rumanía quiso el empate, y no perdió ocasión en ningún momento. Cada vez que el balón caía en mitad del campo, los rumanos salían disparados con Drâgus en primera línea. Tres ocasiones se contabilizaron donde, el delantero rumano se quedó con las ganas de disparar, ante las rápidas salidas de Casteels.

Minutos finales antes de ir al descanso, Bruyne volvió a romper la defensa rumana y disparó con la diestra. Pero Nita tampoco permitió que este balón entrara, con una estirada.

Misma dinámica después del descanso

Tras el pase por vestuarios, a tres minutos del inicio de la segunda parte, Doku tuvo que salir por patas para coger a Drâgus, que se escapó con el balón en cuanto tuvo la ocasión. Sino fuera porque Doku despejó el balón in extremis dentro de su propia área, podríamos estar hablando de un nuevo comienzo de partido.

Tras intentar aminorar con la energía con la que el equipo de Edward Iordănescu había salido de los vestuario, Bélgica quería asentar el partido con otro gol. Bruyne que ya había tenido una al final del primer tiempo, volvió a las andadas. Con un disparo con efecto que se fue rozando el segundo palo.

Tedesco empezó pronto con los cambios, en el minuto 55, queriendo tener a los jugadores al cien por cien en los noventa minutos, sabiendo que la victoria en este partido era asegurarse el pase a octavos.

Llegaron los goles

Un partido loco, donde el balón ni dejó de estar en movimiento, cerca del 56 tuvo la ocasión Valentin Mihăilă que disparó a bocajarro contra la meta belga, sin marcar. En contestación, Doku, de manera magistral, en el minuto 62 recortó por tres veces a dos defensas rumanos, y disparo al palo.

En el minuto 65, Lukaku volvió a marcar, ante la meta de Nita, pero se lo volvieron a anular por fuera de juego, como los otros dos contra Eslovaquia. Parece que a Bélgica le habían echado un mal de ojo, porque a pesar de tener las mejores ocasiones del partido, siguieron sin encontrar el gol.

En cambio, Rumanía escaso balón que tocaba, y ponía en peligro la meta de Casteeels. Trossard tras salir de suplente por Mihâilâ se propuso hacer mucho daño por banda izquierda. Y tuvo un disparo al palo haciendo que de principio al fin del partido, iba a estar todo en el aire.

Bruyne, en el 79, hizo honor a todo el esfuerzo del equipo y marcó el segundo tanto para Bélgica. Con un disparo desde dentro del área, y una salida precipitada de Nita, rompió esa mala racha que estaban teniendo.

A los minutos, Rumanía no quiso rendirse, y volvió a buscar el gol esta vez con la meta rival vacía. Un disparo de Debast, que pareció que iba a marcar diana, pero en el último momento apareció Castagne en línea de meta a despegar el balón.

El partido acabó con una victoria de Bélgica por 2-0, aunque mereció mucho más. El Grupo E cambia totalmente de orden, después de esta victoria. Bélgica se pone líder, aunque empata a puntos con Rumania y Eslovaquia.

 

Imagen principal vía: Photo by ALBERTO PIZZOLI/AFP via Getty Images.

Podéis seguirme en @jesuisduna y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: @vp_deportivo.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba