DestacadoEurocopaFútbol EspañolFútbol InternacionalReportajesRFEF

Capítulo 5 | ¡A por la cuarta!

La Selección Española buscará en Alemania ganar la cuarta eurocopa de su historia con una gran plantilla dirigida por Luis de la Fuente.

La Selección Española buscará en Alemania ganar la cuarta eurocopa de su historia con una gran plantilla dirigida por Luis de la Fuente.

La serie El Camino a la Euro llega a su fin con el quinto capítulo tras analizar en profundidad la portería, la defensa, el mediocampo y la delantera de la Selección Española para la Eurocopa 2024.

En el Siglo XXI todos los españoles han sido afortunados de vivir una generación irrepetible como la que han tenido entre 2008 y 2012. Esta fue la excepción para un país que históricamente no había gozado de buenos resultados pese a contar con grandes figuras. España desfilaba de país en país con la expectativa de que pronto volverían a casa, pero todo ello cambió cuando Luis Aragonés se puso al mando del equipo. Aunque antes de rememorar la época dorada de «La Roja» hay que hacer un viaje hacia el primer gran triunfo, la selección que lo inició todo.

La primera estrella

Madrid, junio de 1964. La selección dirigida por José Villalonga iba a ser anfitriona en la segunda edición del campeonato europeo de selecciones. Tras ganar a Rumanía y a las dos Irlandas, el combinado español clasificó para la fase final junto a Hungría, Dinamarca y la Unión Soviética. La Eurocopa todavía era un torneo joven a comparación de su homónima Copa América, aun así, el impacto que tuvo el evento en España fue mayúsculo. La selección venía de cosechar malos resultados en los anteriores torneos y esta oportunidad se presentó como una reconciliación con sus aficionados.

Una mezcla entre juventud y veteranía imperaba en el equipo. Ya sin los madridistas Di Stéfano, Puskás y Santamaría; Paco Gento asumió el rol de líder y principal figura. Junto a él, Amancio, Zoco, Iribar, Guillot, Marcelino, Lapetra y compañía iban a ser los héroes de todo un país. Pero si alguien destacaba por encima del resto era Luis Suárez, quien ya había ganado el Balón de Oro en 1960 y llegaba como la estrella del Inter de Milán.

Olivella levanta la primera Eurocopa de España el 21 de junio de 1964. Fuente: Sport.
Olivella levanta la primera Eurocopa de España el 21 de junio de 1964. Fuente: Sport.

En semifinales enfrentaron a Hungría, quienes contaban con jugadores de la talla de Ferenc Bene, Lajos Tichy, Kálmán Mészöly y el después balón de oro Florián Albert. Tras un duro encuentro y un empate a uno, todo se decidió en la prórroga gracias a un tanto de Amancio; España estaba en la final. El Santiago Bernabéu acogió el partido decisivo entre España y la URRSS, la vigente campeona en 1960.

Los soviéticos habían goleado 3-0 a Dinamarca en semifinales bajo el liderazgo de Lev Yashin en portería y Voronin, Shesterniov e Ivanov como principales pilares en el campo. El partido no gozó de muchas ocasiones, más allá del tanto tempranero de Pereda y la igualada de Jusainov. Fue en el minuto 84 cuando Pereda, y no Amancio, puso un centro medido a la cabeza de Marcelino para que el gallego diera la primera Eurocopa a España.

El Tiki Taka conquista Europa

Tuvieron que pasar 44 años para que España pudiera levantar su segundo título europeo. Esta vez de la mano de Luis Aragonés y con la mejor camada de futbolistas españoles que ha habido, toda Europa se rindió ante el juego desplegado por la selección. Una selección que tuvo a Casillas en portería exhibiéndose en los penaltis ante Italia, Ramos y Puyol comandando la zaga; Xavi e Iniesta llevando la batuta de los encuentros, Villa marcando los goles y Torres reescribiendo la historia de todo un país.

Había nacido el Tiki Taka, así lo pudieron comprobar cada uno de sus rivales, especialmente Rusia en aquella semifinal con Xavi Hernández dando una auténtica masterclass de como se juega al fútbol de posesión. El de Terrasa fue el metrónomo del equipo, así como también lo era del Barcelona. Cuando Fernando Torres introdujo el balón en la red frente Alemania y Casillas levantó al cielo el segundo entorchado, se dio inicio a un ciclo ganador como no se había visto en Europa.

Fernando Torres marca el gol que da la segunda Eurocopa a España el 29 de junio de 2008. Fuente: Getty Images.
Fernando Torres marca el gol que da la segunda Eurocopa a España el 29 de junio de 2008. Fuente: Getty Images.

Una trilogía irrepetible

Después de coserse la primera estrella mundial en el pecho, España quería más y ello pasaba por lograr lo que ninguna selección había conseguido: ganar Eurocopa, Mundial y Eurocopa de forma consecutiva. El combinado de Vicente del Bosque llegó a la edición de Polonia y Ucrania como la máxima aspirante. Era un equipo plagado de estrellas del Real Madrid y Barcelona, los mejores del mundo en ese momento. Se mantenía el bloque titular de Sudáfrica con Casillas, Ramos, Piqué, Xavi, Iniesta, Xabi y se asentaban nombres como Silva, Busquets y Cesc, quienes acabarían siendo vitales.

Tras un empate en el primer encuentro frente a Italia, España fue creciendo en el torneo y ganando partidos sin encajar gol ante Irlanda, Croacia, Francia y Portugal hasta llegar a la final. Allí esperaba la Azzura, única selección que había podido empatar y anotar frente a España. Pese a predecir un encuentro igualado, la selección firmó uno de sus mejores partidos y aplastó por 4-0 a la Italia de Buffon y Pirlo.

De esta manera se culminó una trilogía que parece irrepetible, España, que había estado décadas sin conseguir un título y que iba a los campeonatos con complejo, podía presumir de ser campeona del mundo y bicampeona de Europa en un periodo de 4 años. En 2024 se cumplen 12 años de aquel día y 60 de la primera, con muchas generaciones de abuelos, padres, hijos y nietos a sus espaldas. Ahora son los adultos que disfrutaron en 2012 los que tienen que explicar a los niños el significado de ganar una Eurocopa, al igual que sus abuelos les contaban aquella proeza de 1964.

España tricampeona de Europa tras una final perfecta ante Italia. Fuente: Mundo Deportivo / José Antonio García Sirvent.
España tricampeona de Europa tras una final perfecta ante Italia. Fuente: Mundo Deportivo / José Antonio García Sirvent.

Ahora son Unai Simón, Álex Remiro y David Raya los que se tienen que vestir de Iribar y Casillas en las estiradas. Jesús, Navas, Carvajal, Le Normand, Laporte, Nacho, Vivian, Grimaldo y Cucurella deben emular la solidez de Olivella, Ramos, Puyol. Rodri, Zubimendi, Mikel, Merino, Fabián, Pedri, Fermín y Baena han de templar el juego como Luis Suárez, Xavi, Iniesta. Lamine, Ferran, Olmo, Nico, Ayoze, Morata, Joselu y Oyarzabal tendrán que repetir los goles que ya hicieron Marcelino, Torres o Villa. En definitiva, estos 26 guerreros deberán traer la cuarta.

 

Imagen principal vía: VIP Deportivo.

Por: Kevin Chin Galindo.

Síganme en @Keviinn_gc y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: Vip Deportivo e Instagram: @vp_deportivo.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba