La Mejor Información Deportiva

Argentina campeón de la Finalissima

0

Argentina impone su fútbol arrollador ante la selección italiana, que nada pudo hacer contra los goles de Lautaro, Di María y Dybala

El campeón de la Eurocopa y el campeón de la Copa América, Italia contra Argentina, el partido de la Finalissima.

Ambas selecciones viajaban a Wembley para disputar esta nueva competición. Mancini y Scaloni sacaban al césped toda la artillería para convertirse en campeones.

Alineaciones:

Italia: Donnarumma, Di Lorenzo, Bonucci, Chiellini, Emerson, Pessina, Jorginho, Barella, Bernardeschi, raspadori y Belotti.

Argentina: Emiliano Martínez, Nahuel Molina, Romero, Otamendi, Tagliafico, De Paul, Guido Rodríguez, Messi, Dybala, Di María y Lautaro.

Primera parte: Lautaro se impone

Esta primera parte hizo honor al nombre de la final, desde el primer minuto comenzaron las ocasiones.

Fue Di María quien quiso probar suerte desde el centro del campo, pero Donnarumma reaccionó bien y el peligro no creció a más.

Argentina seguía, esta vez Leo Messi se disponía a lanzar una falta, pero la barrera detuvo un posible gol del astro argentino.

Italia, comenzó a devolver ataques, pero el “Dibu” Martínez lo solventaba sin problemas.

Belotti volvió a probar suerte con un testarazo, que el arquero argentino volvió a detener.

Messi empezó a crear peligro disparando a puerta, y regalando pases, que no lograban acabar en la red.

En uno de estos pases, tras una gran jugada individual del rosarino, dejaría el gol en bandeja a Lautaro, que remató plácidamente.

Italia buscaría remontar tímidamente, pero sin crear el peligro suficiente.

En una salida de balón de Italia, un robo de la albiceleste, le dejó a Lautaro con el balón, para que en un gran pase dejó solo a Di María para que picase el balón y ampliara la distancia a dos goles.

Segunda parte: Donnarumma evita la goleada

Mancini comenzó con tres cambios de golpe para revertir la situación, sustituyendo a Chiellini, Bernardeschi y Belotti por Lazzari, Locatelli y Scamacca.

A pesar de los cambios, la seleción italiana se provocó a si misma un susto con un pase atrás de Bonucci, donde Donnarumma se despistó y sacó el balón en la línea.

A pesar del error, Donnarumma realizó dos estiradas que salvaron al equipo de recibir más goles.

Italia no se encontraba, y no realizaba tres pases seguidos, y en otro ataque argentino, Messi volvió a levantar a la grada, pero su compañero que defendía la portería contraria se lo impedía.

Donnarumma seguía demostrando su calidad como portero parando y volando ante cualquier disparo.

El partido se calentaría por las diversas faltas de ambas selecciones, pero el árbitro los calmaría a todos repartiendo tarjetas.

En las postrimerías del encuentro, el partido se ralentizó, y el juego se calmó y se durmió el partido.

Destacable otro disparo del centro del campo, esta vez de Julián Álvarez, pero por enésima vez Donnarumma disipó el peligro.

Dybala salió al campo y besó el santo deshaciéndose de la defensa italiana y marcando el tercer gol del encuentro, lo que llevó a Argentina a ser campeona de la primera edición de la Finalissima.

Argentina hizo un partido extraordinario, Messi, Di María y De Paul los mejores del partido, por parte italiana, destacó Donnarumma.

Imagen principal vía: @Argentina

Síganme en @juansemperee y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: @vp_deportivo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: