La Mejor Información Deportiva

Volver a empezar

0

El Barcelona ha perdido toda su identidad, y para recuperarla debe empezar a crear un proyecto nuevo desde la base.

El 2-8 es la diferencia entre un club sin proyecto y que ha perdido su identidad, y otro con un proyecto asentado y muy identificable. Me recordó al Brasil 1-7 Alemania, y no solo por el resultado en sí, sino por como afrontaron ese partido desde el ser. El Bayern fue Alemania, un equipo que vuela en la toma de decisiones con y sin balón, y el Barcelona fue Brasil. En aquel encuentro, Brasil quiso jugar como los europeos, y el Barcelona lleva varios años buscando jugar a algo que no es. El Barcelona no perdió la identidad el viernes, sino cuando aún ganaba la Champions. Se disfrutaba del presente pero no se pensaba en el futuro. Aquí están los resultados, la mejor generación de futbolistas del club despidiéndose de la peor manera posible, y el club sin saber que es y hacia donde ir, y cuando el Barcelona pierde su identidad única en el mundo, se convierte en uno más. Toca volver a empezar, y crear un proyecto nuevo para recuperar la identidad desde la base.

Cuando un equipo pierde la identidad de juego, lo normal es tomar decisiones en el área deportiva, pero cuando un club pierde su identidad, el deber ser es tomar decisiones en todas las areas importantes, desde arriba hasta abajo, desde abajo hasta arriba. Bartomeu debe convocar elecciones y no esperar una temporada más, por el bien del club e incluso por su propio bien de cara a no manchar aún más su imagen dentro del barcelonismo. Me da igual el nombre del nuevo presidente, solo quiero que sea el jefe de la empresa y que sepa controlar al vestuario y obtener el mayor de sus esfuerzos. Que deje trabajar y le de las herramientas necesarias a la gente que conoce el fútbol Barca y a la cual debe contratar. Y empezando por La Masía, recuperar a gente como Seirulo o Joan Vila, y que estos devuelvan la identidad perdida en el fútbol base, que es la base de todo club y más del Barcelona. Que sume y no reste, que sea el primero en creer y crear el nuevo proyecto para recuperar la identidad, y que sea el primero en tener paciencia y confiar en un proyecto que indudablemente le costara arrancar. Un presidente que no pierda los papeles con fichajes estratosféricos e innecesarios, que fiche a jugadores Barca.

Y para que el presidente fiche a jugadores Barca, necesita a un director deportivo que sepa como y quienes son esos jugadores Barca. Abidal o quien sea el encargado de seguir y fichar jugadores para el Barcelona se debe ir, porque es muy difícil hacerlo peor. Hay un patrón que creo Cruyff y que Abidal no ha seguido, además de que ha generado muchos problemas internos, y así es muy difícil crear un buen clima de trabajo y cumplir con los objetivos planteados. El Barcelona necesita un director deportivo con capacidades, experimentado y si es en el club mejor, y que tenga la mirada larga que tuvo Beguiristain. El Bayern, el equipo que te metió 8 goles, es un gran ejemplo de proyecto con mirada larga desde el paso corto. Porque Abidal, te pregunto: ¿Dónde están los sustitutos de Xavi e Iniesta? ¿Dónde esta el sustituto de Guardiola? ¿Dónde están los relevos de Messi, Busquets y Piqué? Abidal, como todo el club, se emborracho de presente y se olvido de que existe un mañana y quien mejor se anticipa ese mañana, gana.

Ese nuevo director deportivo debe elegir a un capitán que dirija un barco que muchos desean manejar, pero que muy pocos pueden y saben manejarlo. Quique Setién no es el culpable de la actual situación, aunque siempre saldrá en la foto de esta dolorosa derrota. Quien no saldrá en la foto es Eder Sarabia, porque él no quiso salir, él solo quiere ser el protagonista cuando las cosas van bien. En fin, que Quique Setién no ha demostrado en estos 8 meses que este capacitado para entrenar al Barcelona, y menos para ser parte de la solución de crear casi desde 0 un nuevo pero conocido y añorado Barcelona. Hay que buscar un nuevo entrenador, un Guardiola del verano del 2008. ¿Xavi? ¿Arteta? Que tenga una mínima experiencia, pero sobre todo que conozca la casa y al jugador Barca, y que se identifique fielmente con el estilo de juego. Que demuestre con hechos y no con discursos que se los lleva el viento que cree y va a ser fiel al estilo de juego que al Barcelona lo convirtió un día en el mejor equipo de toda la historia del fútbol.

Por último, y no menos importante, sino todo lo contrario, los jugadores. Dolerá por lo que fueron, hicieron y significan para la afición y la historia del club, pero es necesario hacer una limpieza en el vestuario. Más de la mitad del once titular del Barcelona supera la treintena de años, y claro, llega el Liverpool o el Bayern y te aplastan porque ellos van en avión y tú en bicicleta. En el verano del 2008, llego Guardiola al vestuario y lo primero que hizo fue echar a las vacas sagradas. Y lo segundo fue mirar al filial y, si hay talento, apostar por ellos y que vayan entrando como en su momento Busquets y Pedro. Fati y Puig deben ser los pilares del proyecto, sumándose los Monchu, Pedri, Trincao, García, Moriba y Araujo, que ya Messi los hará mejores jugadores. El proyecto, el ciclo, la generación de jugadores no se acabo con este 2-8, sino que se acabo hace tiempo. Muchos lo vieron venir, pero nadie hizo nada. Sin identidad, el Barcelona vuelve a ser el Barcelona que solo ganaba un título cada 5 años. Toca recuperar la identidad, volver a empezar.

Imagen principal vía: FC Bayern Múnich.

Síganme en @franyako y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: @vp_deportivo.

Deja un comentario