La Mejor Información Deportiva

Universo Froome

0

Cuenta la leyenda que los genes físicos africanos están por encima de la media. De los británicos, se dice que son expertos en desarrollar las habilidades mentales. Puede que exista algo de verdad en todo esto, pero de lo que no hay ninguna duda, es que ambas cualidades se potencian trabajando día tras día, entrenando semana tras semana, y convirtiendo al organismo en una máquina insaciable capaz de sorprender al mundo del deporte a medida que transcurren los años.

Asuntos laborales, y más concretamente ligados a la fisioterapia; quisieron que Jane y Clive, una pareja inglesa, y más concretamente de la ciudad de Brighton, se desplazase a la capital keniata, a Nairobi. Fue allí, y en ese contexto, donde el 20 de mayo de 1985 nació Christopher Clive Froome, el mejor ciclista del siglo XXI y uno de los mejores deportistas de la historia. Sus inicios humildes, quedan plasmados y destacan hoy en día en uno de los deportes más nobles que existen.

Resultado de imagen de froome site:gettyimages.es

La primera modalidad que practicó fue la de mountain bike en la sabana keniata, después de que su hermano mayor le regalase su primera bicicleta. A la edad de 15 años, Froome volvió a cambiar de aires, en esta ocasión a Johannesburgo (Sudáfrica), donde Chris comenzó su andadura encima de las dos ruedas en la categoría de ciclismo en ruta. Mientras, estaba en un internado y alejado de su familia, situación que él mismo reconoció haberle hecho mucho más fuerte psicológicamente.

Decidió estudiar economía, pero su verdadera vocación estaba ligada al mundo de los pedales. Desde los 21 años representó al combinado de Kenia en los mundiales sub 23, sin embargo, tras su etapa juvenil, tuvo que elegir entre la nacionalidad de sus raíces o permanecer defendiendo a su país de residencia. Su veredicto fue favorable a la primera opción, motivo por el que hoy en día, es el himno británico el que suena en cada una de sus celebraciones desde el cajón más alto del pódium.

Dejando de lado el ámbito nacional, su carrera profesional comenzó en 2007 como corredor del Team Konica Minolta sudafricano, donde ganó su primera etapa en el Tour de Japón. A finales de ese mismo año, debutó en los Campeonatos del Mundo celebrados en Italia, representando por primera vez a Gran Bretaña. Su primera victoria en una vuelta llegó en el Giro del Capo (Sudáfrica), logro que le llevó a unirse a las filas de uno de los equipos punteros del mundo del ciclismo, el Team Sky.

Resultado de imagen de Team Sky

En las filas del equipo británico, tuvo varios contratiempos que pusieron en riesgo su carrera. Por una parte, el corredor que parecía destinado a reinar, contrajo una esquistosomiasis parasitaria que le impidió rendir plenamente hasta que superó dicha enfermedad. De vuelta a su mejor forma, tuvo que combatir contra una de las peores situaciones que se pueden vivir en el mundo de este deporte. Su principal rival en las grandes vueltas de 2011 y 2012 fue Bradley Wiggins, que era el líder del conjunto Sky por aquel entonces. Froome dejaba claro ante los micros que él era gregario de su compañero, pero lo cierto es que en un par de etapas se atrevió a atacarle en el tramo final de las ascensiones del Tour de 2012. Eso le sirvió para ser segundo en la general de la máxima competición ciclista de 2012, por detrás de su compañero Wiggins al que no derrotó en una de las grandes vueltas hasta el año siguiente. Resultado de imagen de froome  tour site:gettyimages.comEsta vez sí, la ausencia del vigente campeón del Tour de Francia provocó que Chris Froome partiera como jefe de filas del equipo, y fue entonces cuando derribó todas las puertas de la fama, coronándose como campeón del Tour 2013 y batiendo al colombiano Nairo Quintana, considerado futuro ciclista estrella. Tras esa edición, El Keniata Blanco volvió a proclamarse campeón de su carrera fetiche en tres ocasiones más (2015, 2016 y 2017), quedándose a tan sólo una victoria de ser el corredor que más trofeos haya levantado en París, junto a los franceses Jacques Anquetil y Bernard Hinault, el belga Eddy Merckx, y el español Miguel Indurain, que cuentan con cinco victorias en la carrera más prestigiosa del mundo.

Incongruentemente, su liderazgo y habilidad encima de la bicicleta no es alabada por el mundo del ciclismo como lo fueron algunos de sus antecesores, y en especial desde España ha recibido críticas por su estilo de pilotaje. La principal causa de ello, fue la bonita pero tensa rivalidad que mantuvo con Alberto Contador, al cual se ha impuesto en la mayoría de ocasiones. Bien es cierto, que no coincidió con la época álgida del ciclista de Pinto, que fue perseguido por los tribunales de investigación sobre dopaje, inhabilitándole durante un tiempo, y que casualmente, ahora también están siguiendo muy de cerca cada paso de Christopher Froome.

Su palmarés va más allá de lo conseguido en des Champs-Élysées, aunque es innegable que esta es su especialidad. Resultado de imagen de froome site:gettyimages.esFroomey es el actual campeón de la Vuelta España tras su primera victoria en la carrera que supuso el adiós de Alberto Contador; y este mismo fin de semana, ha levantado la única gran vuelta que no poseía aún, el Giro de Italia. Para ello, tuvo que desafiar a la lógica y a la resistencia humana. Todo parecía sentenciado a favor de otro británico como Simon Yates, pero en la antepenúltima etapa de la carrera, Christopher atacó desde el principio. Su martillo pilón fue destruyendo las piernas del hasta entonces líder, que entró aproximadamente a 25 minutos después de que Froome ganase la etapa, y remontara también la diferencia de más de tres minutos respecto a su actual adversario mundial Tom Dumoulin, que vio cómo ni la ayuda del siempre generoso Thibaut Pinot o del corredor local Domenico Pozzovivo podían contrarrestar el valiente, tempranero y letal ataque del hombre del Sky. Resultado de imagen de Giro de Italia 2018

El papel desempeñado en los JJOO tanto de 2012 como de 2016, representando a Gran Bretaña como contrarrelojista, se saldaron con una medalla de bronce tras lograr en tercer mejor tiempo en sendas pruebas.

Su estilo no es el más habitual, ni mucho menos, en los tiempos que corren, y su equipo lleva años siendo otra dimensión ciclista. Cuando el resto de “peces gordos” se quedan sin la ayuda de sus gregarios, al Team Sky aún le queda la mitad de su artillería por exhibir, facilitando el trabajo del hegemónico Chris Froome. Pero eso no debe ser motivo para desprestigiar a alguien que tanto le ha dado al mundo del ciclismo, que ha demostrado con creces su valentía y capacidad para dominar en todo tipo de situaciones. Como contrarrelojista es sobresaliente, como escalador una eminencia, y aunque los descensos de los puertos de mayor pendiente del planeta, la fría y húmeda climatología, o la habilidad para protagonizar la fuga de la jornada no sean su fuerte, este extraterrestre ha dejado muy claro que no hay obstáculos para que su forma de montar en bici haya dejado huella en todos estos casos.

Imagen relacionada

Por último, hay que hablar de la firma que está criptografiando en el ciclismo de remontadas. El segoviano “Perico” Delgado puso en práctica, como nadie, esa táctica consistente en dejar marchar a sus contrincantes hasta que estos se confiasen, y cuando todos le diesen por vencido, arrancase con su ritmo devastador como si en vez de manejar él mismo la bicicleta fuese un motor de 95 caballos. Tres décadas más tarde, Froome ha recuperado ese gen heroico capaz de dibujar las más bonitas gestas en los puertos más duros de la geografía continental, y haciendo que hasta el mismísimo Alberto Contador comentase durante la retransmisión del pasado viernes, que lo logrado por el camaleónico Christopher Froome debe ser un ejemplo para las futuras generaciones de cómo hay que correr agarrado al manillar de una bicicleta. El espectador debe rendirse ante el ciclista que mejor conoce los límites de su resistencia, el aficionado tiene que quitarse el sombrero cuando visualice a Chris Froome.

 

Foto de portada: Getty Images.

Imágenes del artículo: Getty Images.

Por: Iñaki María Avial.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.