La Mejor Información Deportiva

Union Saint-Gilloise, el histórico que busca volver

0

El Union Saint-Gilloise, el tercer club con más títulos ligueros de Bélgica, lleva más de 40 años deambulando por la segunda, tercera y hasta cuarta categoría del fútbol belga. Para esta próxima temporada, los «unionistas» buscarán volver al sitio que les corresponde.

Corría la temporada 1972/73. El Union Saint-Gilloise, tras únicamente cosechar 4 victorias en 30 encuentros, descendía a la categoría de plata del fútbol belga. Desde ese entonces, ya no se ha vuelto a ver al histórico club de Bruselas en la Primera División del país.

Son ya 47 años exactos sin su presencia en la élite. Sin la presencia de uno de los conjuntos con más tradición en el balompié del país y que cuenta en sus vitrina con nada más y nada menos que 11 títulos de liga cosechados, eso sí, antes de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

Lejos quedan esos tiempos donde el Union Saint-Gilloise no tenía rival ninguno en el país. Esos años, concretamente entre 1933 y 1935, en los que el club se ganó el apodo de «Union 60» por lograr la increíble marca de 60 partidos oficiales sin conocer la derrota (44 victorias y 16 empates), récord que aún nadie ha conseguido igualar.

«Inyección» financiera

En mayo de 2018, el inglés Tony Bloom, presidente del Brighton & Hove Albion, se convertía en el máximo accionista de la entidad. Las arcas del club se llenaron de dinero británico y la competitividad del Union Saint-Gilloise creció exponencialmente.

En la temporada 2018/19, los «unionistas» alcanzaron las semifinales de la Copa de Bélgica y realizaron un muy buen papel en las dos fases (apertura y clausura) en las que se divide la Primera División B (segunda categoría). No obstante, no consiguieron proclamarse campeón de ninguno de los dos campeonatos, por lo que no disputaron el play-off de ascenso. En las filas del club se encontraban jugadores como Percy Tau (actualmente pieza fundamental del Brujas campeón de liga) y los españoles Carlos David e Iriondo.

La recientemente finalizada campaña no ha sido de ensueño para el dos veces campeón de Copa. Lejos del rendimiento esperado y de la lucha por el ascenso, el Union Saint-Gilloise decidió prescindir de los servicios del hispano-danés Thomas Christiansen.

Proyecto ganador con Mazzu a la cabeza

Para sorpresa de muchos, la vacante en el banquillo de la entidad la iba a ocupar Felice Mazzu, entrenador de mucho nivel que, tras cosechar temporadas exitosas con el Charleroi y poner rumbo a Genk, estaba libre desde noviembre por no cumplir con las expectativas en el conjunto de Limburgo.

El mismo Mazzu afirmó en su presentación que «el club tiene lo necesario para alcanzar el objetivo del ascenso» y que el proyecto le convenció. Además, se ve capacitado de liderar al equipo a la Jupiler Pro League: «Obviamente creo que es posible. El club tiene los medios para hacer realidad esa ambición».

Su llegada no hace más que evidenciar el proyecto ambicioso del Union Saint-Gilloise para volver a la élite del fútbol belga. Y lo quiere hacer con todo un experto en los banquillos (que renovará su contrato automáticamente si se consigue el ascenso) y con un equipo que mezcla juventud (14 jugadores no pasan de los 23 años) y veteranía (con la figura de Sébastien Pocognoli como máximo representante).

Mercado activo

Además, la entidad no pierde el tiempo y ya ha incorporado a tres nuevas piezas: Senne Lynen (21), mediocentro canterano del Brujas que se encontraba en la Segunda División neerlandesa; a Deniz Undav (23), autor de 14 goles y 12 asistencias en 25 encuentros con el SV Meppen de la categoría de bronce alemana, y a Abdelmounaim Boutouil, defensa central marroquí de 21 años.

Estos se unirán a jugadores con una relevancia vital en la entidad como Serge Tabekou (23), máximo goleador del club en la pasada campaña, Casper Nielsen (26 años) autor de 7 goles y 6 asistencias o Federico Vega (27), elegido mejor lateral derecho de la 1B.

Y no será una temporada como cualquier otra. La Federación belga y la Pro League acordaron, junto a los clubes profesionales, modificar el formato de la Segunda División. Esta ya no se dividirá en las dos fases previamente mencionadas, sino que consistirá en una competición regular única formada por ocho equipos que se enfrentarán entre sí hasta en cuatro ocasiones. No hay play-offs. Sólo el líder ascenderá por lo que el reto es aún mayor para el elenco de Felice Mazzu, un histórico que busca volver.

Imagen principal vía: BX1

Síganme en @damidgs1 y sigan toda la información y actualidad deportiva en @Vip_Deportivo, en nuestro facebook: VIP Deportivo e Instagram: @vp_deportivo.

Deja un comentario