La Mejor Información Deportiva

Real Madrid: Una Tempestad durante la Travesía

0

La derrota y eliminación del Real Madrid en la máxima competición europea por parte del conjunto dirigido por Pep Guardiola supuso un amargo broche final a una difícil temporada para el conjunto blanco. La pandemia ocasionada por la Covid-19, que descuadró toda la organización liguera y europea, junto al pobre rendimiento de muchas de las estrellas de la Casa Blanca han conducido a una temporada con muchos altibajos.

Con Zidane al mando en los pasados meses de julio a septiembre, solo había una palabra en la mente del madridismo: Revolución. Pues el club merengue había atravesado una temporada prácticamente en blanco. Santiago Solari fue ‘echado a los tiburones’ como culpable de un Madrid sin rumbo fijo, como antes había ocurrido con Julen Lopetegui. Sin embargo, los caminos de Zinedine Zidane y el club blanco volvieron a coincidir. Y el francés, fiel al club de su corazón como si de un matrimonio se tratase, estaría en las buenas y en las malas.

El francés tomó sin miedo el timón del barco, el cual estaba naufragando en medio de la tempestad. A pesar de todo esto, el técnico consiguió dirigir su preciado buque al punto de destino. Consiguió maquillar una temporada totalmente desastrosa, es decir, superar la travesía con una nave que se encontraba para el arrastre. La temporada había finalizado y ‘Zizou’ rescataría a su tripulación del hundimiento. Ya en tierra firme tocaba hacer introspección. Necesitaban refuerzos en la Casa Blanca.

Entonces, Florentino Pérez se puso manos a la obra. Bajo petición del francés llegaron: Eden Hazard, Ferland Mendy, Luka Jović, Éder Militão. El madridismo estaba ilusionado, pues habían conseguido a uno de los 5 mejores jugadores del mundo, un lateral y un central para solventar los problemas en defensa, y al delantero del momento. Ahora sí, tocaba levar el ancla y partir de nuevo. El nuevo buque ‘Revolución’, con Zidane a la cabeza, debía zarpar. Y no tardaron en adentrarse en aguas turbias.

El fútbol es como la mar, pues, aunque seas el mejor dominándolos, ambos saben cómo sorprenderte. Comenzaba la pretemporada y con ello las turbulencias, pero no fueron tan intensas. Al equipo le costaba arrancar, ya que perdieron varios partidos y otros se complicaron. Y para colmo, Asensio sufrió una grave lesión que lo mantuvo fuera de los terrenos de juego hasta casi finalizar la temporada.

Los Vikingos comenzaron mal, las aguas embravecieron. Hazard no terminaba de cuajar, y cuando comenzaba a hacerlo, apareció Meunier. Atacó directo y con violencia el tobillo del belga, que también quedó apartado de los terrenos de juego un largo período. Sin embargo, los blancos hicieron aguas en la ‘popa’, la pólvora estaba mojada y brotó una pandemia mundial. Todo se complicó.

Para entender esta temporada hay que hacer distinción entre la etapa pre-confinamiento y post-confinamiento. La primera, se trata de un equipo venido de menos a más. Que cada día sobre las olas iba madurando. Y Fede Valverde supuso el punto de inflexión. De esta forma, consiguieron conquistar el primer título de la temporada: La Supercopa de España. Pero cuando todo iba viento en popa, regresaron las turbulencias. Y esas fueron el Manchester City en la Champions League y la Real Sociedad en la Copa del Rey.

Por otro lado, en la segunda fase de esta temporada ya podemos hablar de un Real Madrid totalmente maduro y fiable en defensa. Con menos protagonismo del uruguayo, eso sí. Aunque también significó la vuelta de Eden Hazard y Marco Asensio. El mallorquín regresó más confiante tras la lesión que el atacante belga, todo hay que decirlo. Incluso acabó con más goles que el fichaje estrella.

A pesar de las adversidades, el viento soplaba a su favor y el título liguero se encontraba cada vez más cerca de la capital. El viaje estaba llegando a su fin. Más o menos se podía ver tierra firme en el horizonte. Sin embargo, faltaba la Copa de Europa. La que iba a suponer la gran y última borrasca para los de Chamartín.

Los de Zidane llegaban motivados y con mucha fe, como apeló Vinícius. Pero los blancos se toparon con el Triángulo de las Bermudas. El City de Pep Guardiola jugó con la ansiedad del Real Madrid, que se vio generada por la mala fortuna durante la ida; y hundió a la tripulación ‘vikinga‘ en los primeros minutos. Con una presión asfixiante, el nerviosismo de los visitantes y un desastroso partido de Raphäel Varane, la travesía se acabó. Tocaba naufragar.

Incluso se está intentando catalogar esta temporada de fracaso. Y sí, en cierta medida es un ‘‘fracaso’’, pero con comillas. Porque el club merengue debe optar por todos los títulos. Sin embargo, los de Zidane conquistaron 2 títulos y asentaron las bases para la próxima temporada frente a todas las dificultades que se presentaron. Frente al gran vendaval al que tuvieron que enfrentarse los blancos, podemos sacar puntos positivos. Entre ellos, el asentamiento de Ferland Mendy en el lateral izquierdo, la solidez defensiva, el punto álgido de Karim Benzema y las actuaciones de Vinícius, Rodrygo y Valverde.

Tampoco es una temporada para echarse las manos a la cabeza. Pero sí lo es para comenzar a analizar los puntos débiles y trabajar de cara a la próxima temporada, ya que la próxima travesía tendrá lugar dentro de poco. Y como en el mar, se pueden presentar tempestades.

Imagen principal vía: Real Madrid CF.

Síganme en @TacticaIEden y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: @vp_deportivo.

Deja un comentario