La Mejor Información Deportiva

Una leyenda del Liverpool en busca de la gloria en Glasgow

0

La llegada del viejo conocido de Anfield Road limpió la cara de un equipo con hambre de victorias y títulos. Sin embargo, la superioridad de su acérrimo rival aún permanece patente y aleja al club protestante de ocupar las primeras planas de la prensa deportiva nacional.

Steven Gerrard, ex jugador del Liverpool y ex capitán de la seleción nacional británica recaló hace un par de años en Escocia. En este lugar, pese a una notable salto de calidad a nivel de juego y a nivel económico, todavía ansía desbancar al Celtic de su posición hegemónica en el fútbol escocés. Su objetivo está claro,  devolver el orgullo perdido a la afición Light Blue.

En abril de 2018, salió a la luz la noticia más esperada en los últimos años en la Scottish Premier League. El mismísimo Stevie G sería el nuevo entrenador de los Glasgow Rangers. A pesar de la emoción del momento, ningún aficionado fiel a esta entidad podrá jamás olvidarse de lo mal que fueron los acontecimientos en un pasado.

Y es que más de un lustro atrás, la suerte no estuvo del lado del equipo, llevándolo a un descenso por temas económicos. La pésima habilidad para las finanzas por parte del previo dueño lituano les llevó a tener que comenzar la temporada 2012-2013 en la League two (equivalente a tercera división a nivel español). Sin embargo, de la mano del icónico Ally McCoist, junto a jugadores de la talla de Neil Alexander o el eterno capitán Lee McCulloch, el plantel pudo volver a competir en la máxima categoría del fútbol escocés.

Esto nos lleva de nuevo a la figura del mago británico. Su carisma y su determinación fueron palpables desde el primer momento. Durante su primera campaña al frente, logró la cifra de 32 victorias, así como un segundo puesto en la clasificación liguera y un subcampeonato en la League Cup. En lo que respecta a la temporada 2019/2020, los Gers mantuvieron ese subcampeonato en la Scottish Premier League, a la par que se clasificaban para la fase final de la Europa League.

Por otra parte, no se haría justicia si el efecto Gerrard se apreciase únicamente desde la parte meramente futbolística. Si bien es cierto que las premisas desde la directiva habían sido claras, convertir a este histórico de nuevo en una entidad peleona a nivel nacional, su varita mágica deleitó a los amantes del fútbol de unos cuántos trucos más.

En primer lugar, la presencia de la antigua leyenda de la Premier League supuso un escaparate atractivo para jugadores como Jermain Defoe. Este experimentado delantero no dudó en hacer las maletas cuando su agente le propuso la opción de recalar en el conjunto de los Teddy Bears. Su calidad, valentía, profesionalidad y habilidad en el área sirvió para brindar decenas de puntos al equipo.

Si esto no fuera suficiente, su poca experiencia en los banquillos no fue un impedimento para sacar lo mejor de ciertos mediocampistas. Este es el caso del capitán canadiense Scott Arfield. Su veteranía y clase en la medular fueron una pieza esencial en el buen engranaje de la plantilla sobre el terreno de juego. Junto al ya mencionado killer Defoe, han convertido al Rangers en un rival duro de batir. Actualmente el cuadro que viste de azul goza en la mayor parte de partidos de numerosas ocasiones de gol e impone su ritmo de juego para dominar a sus oponentes durante los 90 minutos.

Cabe destacar, a su vez, un nombre ilusionante para el futuro, Ianis Hagi. El hijo de la leyenda del país balcánico, a préstamo por el cuadro belga KRC Genk, ha dado detalles para la galería esta pasada campaña. Habilidades como su vertiginosidad, desborde y control del balón han hecho poner en pie en más de una ocasión a los espectadores del Ibrox Stadium. Desde la directiva trabajan incansablemente para continuar contando con el talento del mediocampista de 21 años, de talle ofensivo, mas la calidad del ya 10 veces internacional con la selección absoluta rumana ha despertado intereses de grandes del viejo continente como el Sevilla.

Todas estas piezas son las que el actual técnico ansía juntar para armar un puzzle capaz de derrocar por fin a sus rivales, el Celtic. Aunque estos últimos hayan ganado prácticamente toda competición desde hace 7 años, Gerrard ya ha comentado en diversas entrevistas que está «hambriento» de conseguir el título de la Scottish Premier League. Para más Inri, señala que con el fortalecimiento de su conjunto, el cuadro católico ya no gozará de tanta tranquilidad a la hora de asegurarse las victorias.

Son un club con finanzas sólidas, pero definitivamente hemos cerrado la brecha. Definitivamente estamos mejorando. Es un honor ser el entrenador de este club. Estoy ansiando el título tanto como los seguidores.

Hecho ya el guiño a la directiva en lo que respecta a sus ganas de alargar su contrato al frente del banquillo, lo único que ahora mismo separa a Steven Gerrard de la gloria es la calma y la compostura para continuar apretando las tuercas al Celtic y complicarle la existencia en liga. Paralelamente, los que ganarán, sea cual sea el resultado en el césped serán los aficionados. La razón: el hecho de que se haya recuperado un viejo enfrentamiento que llevaba años sin producirse, el Old Firm. Este partido es más que un derbi, puesto que enfrenta a los dos titanes del balompié escocés. Recemos, por tanto, por poder gozar de estos partidos, intensos, vistosos y llenos de pasión, por mucho más tiempo.

 

Imagen Principal: Glasgow Rangers FC web

Síganme en @rafacarpacho y sigan toda la información y actualidad en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo o en instagram: @vp_ deportivo

Deja un comentario