La Mejor Información Deportiva

Un duende que no debe desviarse de su camino

Real Madrid's Brazilian forward Rodrygo celebrates after scoring during the UEFA Champions League Group A football match between Real Madrid and Galatasaray at the Santiago Bernabeu stadium in Madrid, on November 6, 2019. (Photo by PIERRE-PHILIPPE MARCOU / AFP) (Photo by PIERRE-PHILIPPE MARCOU/AFP via Getty Images)
0

Rodrygo marcó un hat-trick en la victoria por 6-0 del Real Madrid ante el Galatasaray.

Después de un partido donde se quedo con hambre al no poder comer un gazpacho andaluz, el Real Madrid volvió ayer al restaurante del Santiago Bernabéu y decidió cenar un doner Kebab. A la cena no acudieron los indisciplinados Gareth Bale y James Rodríguez, ni el que tiene muchos problemas a la hora de cortar la carne como lo es Vinicius, pero si se sentaron en la mesa un Hazard que venia de ser el líder de las patatas fritas en Londres, y una promesa de la gastronomía llamada Rodrygo Goes que con apenas 18 años solo había probado un poquito de la feijoada (plato típico de Brasil).

Por lo que fue en el Chelsea y es en la Selección de Bélgica, además de lo que costo su fichaje (él no tiene la culpa) y la función que en principio tiene que desempeñar, todos en el Real Madrid esperaban que Hazard fuera el chef principal de la cocina merengue, pero se esta demostrando que es su piche quien ha cogido los mandos. En apenas 15 minutos, y mientras una carne turca de muy bajo nivel no paraba de dar vueltas, Rodrygo corto la carne como Messi decanta los partidos: Espectacular. Y el Kebab no se lo comió a solas Rodrygo, sino que también repartió a sus compañeros. ¿Hola Hazard? ¿Te acuerdas Cristiano?

Imagen vía: Getty Imágenes
Imagen vía: Getty Imágenes

Los millones Bale, James, Hazard y compañía se han rendido ante un niño de 18 años. Rodrygo los ha pasado por la derecha, por la izquierda y también por el centro, y ha vuelto locos a los jugadores del Galatasaray con su capacidad para desbordar por fuera e infiltrarse entre líneas, y su inteligencia para moverse en medio de la trinchera defensiva turca. Destila un juego especial, entre el musculo y el poderío que caracterizan al Real Madrid brilla el brasileño, que iguala su físico liviano con un descaro, una calidad técnica y una envidiable inteligencia con y sin balón. Y además, tiene gol, mucho gol, que fin al cabo es el mayor preciado en el fútbol, y más en este Real Madrid que muchas veces carece de esta imprescindible virtud.

Rodrygo es un duende del fútbol que demuestra, con su humildad dentro y fuera del terreno de juego, que tiene muy claro cual es su camino, pero, como ya se hizo con otros duendes que se acabaron perdiendo en el laberinto oscuro del fútbol, los aficionados y nosotros, los medios de comunicación, ya hemos empezado a buscar que salga de la ruta establecida. ¿Qué necesidad hay de comparar a Rodrygo con Vinicius? Esta inútil comparación no le viene bien a ninguno de los dos. Al primero, porque le estamos poniendo una vara de medir baja. Al segundo, porque simplemente Vinicius es Vinicius y Rodrygo es Rodrygo. Y acuérdense que son unos niños. «Ha nacido una estrella», «Balón de Oro», «el nuevo Pele»…Todo esto y mucho mas ha sido dicho por los medios después de la exhibición de Rodrygo. Al chico no le hacéis un gran favor, pues a partir de ahora todo lo que haga será peor. ¡Y tiene 18 años! No perdamos a esta delicia del fútbol, por favor…

 

Imagen destacada vía: Getty Imágenes.

Escrito por: Francisco Rodríguez Collazo.

Síganme en Twitter @franyako, y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo y en nuestro Instagram: @vp_deportivo.

Deja un comentario