AnálisisAthletic ClubDestacadoFútbol EspañolLaLiga SantanderReal Sociedad

Un derbi con sonido txuri-urdin

El último partido del Bilbao en San Mamés este 2020 se consumó con una derrota a manos de una Real Sociedad que fue superior de inicio a fin.

Para finalizar el año de la mejor manera, LaLiga programó un gran clásico para un final de un 2020 sumamente complicado. Momentos de disfrute para el último día del año. El partido no sería sencillo para ninguno de los dos equipos. Escuadras sumamente competitivas y con un clásico donde perder nunca deja nada bueno.

Irte a celebrar un nuevo año con 3 puntos y habiendo ganando al acérrimo rival o dejando puntos y siendo la víctima de los aficionados contrarios.

El gol de Portu en los primeros minutos del partido permitió a la Real Sociedad hacerse de esos 3 puntos que le permiten seguir en la competencia por un título de liga y puestos de Champions que parecen, con cada partido que pasa, una situación sumamente real.

Las claves de una Real sólida

Desde Oyarzabal, actuando como un falso extremo jugando sobre todo por carriles interiores liberando su banda a un Monreal que está demostrando un nivel estratosférico, y, desde un Mikel Merino que sigue deleitando y siendo el hombre clave del juego ofensivo de los de Imanol Alguacil, la Real consiguió un triunfo importantísimo.

La idea de Imanol fue ejecutada a la perfección. Con la incorporación de Gorosabel como lateral, la Real planteó un partido con laterales posicionados en amplitud y en profundidad, con extremos cercanos a los carriles interiores y con un media punta (Guridi), que fue un hombre clave entre líneas para permitir el avance ofensivo del equipo txuri-urdin.

La idea de juntar a sus hombres más versátiles como lo son Portu, Oyarzabal, Merino y, sorpresivamente, Guridi, le permitió a la Real ser un equipo con posesión de balón en campo rival, con facilidad para encontrar líneas de pase y progresar ante la portería defendida por Unai Simón.

Los problemas ofensivos del Athletic

Los de Garitano buscaban con tres delanteros (Iñaki, Villalibre y Berenguer) atacar al espacio la espalda de la línea defensiva de la Real, cosa que pocas veces o ninguna sucedió en el partido.

Con Muniaín como válvula de escape y como eje para avanzar por dentro, la estructura defensiva del conjunto visitante, con un pivote sobre Iker, y con dos interiores sobre Vesga y Vencedor, impidió casi durante los 90 minutos los avances del conjunto bilbaíno.

Tras no lograr progresar ofensivamente, el conjunto local optó por buscar la profundidad a través de Capa y Yuri Berchiche, pero, a pesar de hilvanar un par de ocasiones, las mismas no alteraron a una Real que llevó, de inicio a fin, las riendas del partido.

Un final de partido para un año turbulento deja a una Real Sociedad muy cerca del segundo puesto y con aspiraciones serias y claras, no solo desde la posición pero desde el juego, de esos puestos de UEFA Champions League.

Por su parte, el Athletic de Bilbao sigue muriendo a mitad de tabla aspirando a genialidades de un Iñaki, Muniaín o Berenguer que, cuando no aparecen el equipo parece no lograr peligro. Mucho trabajo tendrá Garitano para hacer que su equipo vuelva a una dinámica ganadora y pelee por esos puestos de Europa que tanto se ansían en San Mamés.

Imagen principal vía: @AthleticClub.

Síganme en @smanzurc y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo y en nuestro Facebook VIP Deportivo e Instagram @vp_deportivo.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto:

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios