La Mejor Información Deportiva

Todo pasa por Fultz

0

En la que va a ser la segunda temporada de exigencia para los Sixers, va a resultar más que importante la participación de Markelle Fultz, que estuvo condicionado la temporada pasada por sus problemas de yips, ya totalmente superados.

Se acercan buenos tiempos para los amantes de la NBA clásica. Vuelve una de las rivalidades más recordadas del pasado siglo, y es que, se alzan Boston y Filadelfia como las dos grandes potencias del Este. Con permiso, eso sí, de unos Raptors que son una incógnita. Dos proyectos ganadores de la mano de dos genios como Ainge y Hinkie, aunque uno de ellos cayó por el camino. Y ahora, se necesitará en el entorno de los Sixers que una figura de un paso adelante.

No se trata de otro que de Markelle Fultz. Fue seleccionado por el equipo pensilvano en la primera posición del pasado draft. Y tras un buen inicio en la Summer League, las buenas sensaciones se esfumaron totalmente. De un modo extraño, perdió la mecánica. No se sabría hasta mucho más adelante que fue por yips.  Además, el equipo médico de los Sixers no daba información, lo que invitaba a imaginarse lo peor. No pasó mucho hasta que el joven ex de la universidad de Washington fue apartado del parqué. Y constantemente era preguntado por ello Brett Brown, que se limitaba a dar largas. Eso, hasta que un día, sin previo aviso, de repente Fultz estaba de nuevo disponible.

Fultz en su partido de retorno, contra los Denver Nuggets. Fuente: NBA.

No lo hizo mal, para ser francos, en el tramo final de temporada regular. Pero se seguía notando que algo no estaba bien, especialmente en los Play Offs. Y una vez acabó la temporada, se puso a entrenar como loco con Drew Halen, uno de los mejores entrenadores de tiro, si no el mejor. Pues hace un par de semanas, dijo el propio Halen a través de sus RRSS que Fultz había recuperado al 100% su mecánica. Por tanto, había mejorado muchísimo sus prestaciones.

Ahora, deberá dar el paso adelante que todos los aficionados esperan que dé. Lleva un año siendo marcado como un fracaso, o siendo llamado “bust”, para ser más específicos. Está en sus manos callar las críticas y ser importante para los Sixers, que necesitan de él anotación y playmaking. Y sobretodo, esperan que sea la pieza que cierre el Big 3 que llevan esperando tener desde 2012, cuando Hinkie empezó con el famoso Proceso.

Redactado por Gerard Escribano (@gerardeg11)

Imagen destacada propiedad de la NBA

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.