La Mejor Información Deportiva

Split, localidad turística en verano y futbolera después

Alamy
0

Split, una ciudad turística con ambiente futbolero, donde el Villarreal busca sentenciar su presencia en la Conference League.

La ciudad de Split, ubicada en el sur del país, es una de las más turísticas de Croacia. En verano, sus calles y sus playas se aglomeran de turistas de todo el mundo, en su mayoría jóvenes. Sus playas, de una belleza plástica, son el mayor atractivo de la zona. Sus calles, estrechas y con esencia romántica y casi medieval y regidas por el palacio Diocleciano, transmiten paz y encanto. En ellas, por cierto, se grabó alguna escena de Juego de Tronos. Por ejemplo, allí se halla el sótano donde residen los dragones de Daenerys Targaryen.

Es una ciudad realmente pequeña que recuerda, en cierto modo, a cualquier ciudad de la Costa Brava catalana. Por su idiosincrasia y esencia vacacional. Split, en los meses menos calurosos y festivos, también está habitada por ciudadanos que, en verano, se difuminan entre los visitantes. Los locales, muy locales, derrochan un sentimiento de pertenencia abismal, difícil de encontrar en otras ciudades.

En términos futbolísticos, el Hajduk Split es un estilo de vida para ellos. El fútbol es uno de los motores de la ciudad y el amor por los colores del equipo municipal es palpable en cualquier adoquín. Muchas de sus calles están decoradas con alguna simbología del club. Escudos, murales, lemas… Incluso es habitual encontrar pegatinas con el escudo del equipo en coches y motocicletas. Es un club tan de sus ciudadanos que la mayor parte de sus acciones pertenece, precisamente, a la ciudad.

Las personas de mayor edad, haciendo justicia a su estereotipo pueblerino, sentadas en el exterior de sus casas, sin camiseta y con cigarro en mano, en reuniones improvisadas de vecinos. El periódico deportivo como guía de ruta conversacional y el fútbol, por supuesto, como punto del día. Cuanto más te alejas del turisteo, más habitualmente se suceden estas quedadas clandestinas con aroma futbolero.

Es más, en esa zona menos turística, justamente, se encuentra su estadio, el Poljud. Es la construcción más alejada del centro y de la playa, a unos 25 minutos andando. Sólo los turistas más futboleros invierten su tiempo vacacional en acercarse a él. Pero los que lo hacen terminan maravillados de la visita. Unas vistas espléndidas, con una portería en la zona de playa y la otra en la de montaña. Una panorámica de postal.

Imagen de producción propia

Fue inaugurado en 1979 por el Mariscal Tito. Corretea el rumor de que el Hajduk Split era la princesa bonita del máximo mandatario yugoslavo, que incluso llegó a proponerles mudarse a Belgrado, la capital del territorio comunista. Propuesta, evidentemente, rechazada.

Encontrar su tienda oficial, en los aledaños del estadio, es tarea compleja, pero obligatoria, pues su entrada la comandan las estatuas de los dos jugadores emblema en la historia del club, Frane Matosic y Bernard Vukas-Bajdo.

Imagen de producción propia

Además de la tienda, en su exterior se llevan a cabo prácticas de conducción, donde jóvenes aspirantes a obtener el carnet, tanto de coche como de moto, se citan con sus profesores de autoescuela para empezar a toquetear los pedales del automóvil y para esquivar conos en caso de los vehículos bípedos.

Tras el resultado de ida ante el Villarreal, la remontada es prácticamente utópica y el Hajduk Split se volverá a quedar sin competición europea (no disputa ninguna desde la 10/11). No obstante, después de unos años en decadencia, el club parece haber desarrollado una cierta estabilidad que ahora desemboca en tímidos asomos a Europa, este año inalcanzable, pero no inviable las próximas temporadas.

 

Imagen principal vía: Alamy.

Síganme en @ikersicr y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: @vp_deportivo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: