La Mejor Información Deportiva

Se termina el sueño de ascender en México

0

Tras unos meses de incertidumbre en el fútbol mexicano se confirmó la noticia que el ascenso y descenso de  categorías desaparece.

Ya han pasado algunos meses desde que un rumor comenzó a recorrer los oídos de reporteros y aficionados en México, el ascenso desaparecía y quien lograra dicha proeza solo tendría un premio económico como consolación por su esfuerzo. El domingo 29 de Abril del año en curso el presidente de la Liga Mexicana de Fútbol Enrique Bonilla confirmo la terrible noticia para algunos directivos que han colocado su inversión en el sueño de ascender y dando como definitiva la abolición del descenso y ascenso por los siguientes dos años, siendo la compensación de 120 millones de pesos el premio al ganador del ascenso.

Desde hace algunos años el fútbol mexicano se destacó por experimentar y copiar fórmulas en la búsqueda de hacer más competitiva  la liga local, pero todo ha sido un fracaso tras otro por las pésimas decisiones que se toman entre los directivos que tienen el control del balón. Pues es injusto que recién asciende no puede competir contra los otros equipos en cuestiones del porcentaje que rige el descenso a la división de plata y  lo volátil que es este.

Históricamente Lobos BUAP se ha convertido en el sexto equipo que regresa a la división de plata tras un año de travesía en la primera división del fútbol mexicano, Dorados de Sinaloa descendió en 2016 por la desventaja que tuvo `por el cociente en el año 2016 por citar un ejemplo. Aunque es válida esta decisión desde el punto de vista económico en donde se busca garantizar un espectáculo de mejor calidad el deporte mexicano que aún continúa atrapado en la irregularidad desde mucho tiempo.

Los problemas económicos, el cambio de sede y el poco arraigo que tienen muchas franquicias  son factores que han afectado el desarrollo del fútbol mexicano durante mucho tiempo y  aunados a la falta de oportunidad para los jugadores locales y el exagerado número de jugadores foráneos que vagan de equipo en equipo, han causado que muchos jugadores se queden como promesas y que varios empresarios piensen más de  una vez antes de invertir en el deporte más popular en el país. Casos como el de Jaguares de Chiapas o Puebla FC donde los jugadores reclaman por pagos atrasados e incumplimiento de contratos son detonantes para tomar esta radical solución.

Es una decisión complicada abolir el descenso pues la ilusión de todos los directivos y jugadores de categorías  inferiores es buscar el tan ansiado lugar en la primera división, pero cuando la estructura de la federación que rige el deporte es tan dispareja y los problemas que se viven fuera del terreno deportivo hacen complicado el funcionar en el deporte. Aquel sueño de convertir el fútbol mexicano en una liga competitiva o liga élite al nivel de los países más desarrollados y dominantes en esta disciplina están muy lejanos aún de concretarse.

El requerimiento de tener un estadio con capacidad para 20 mil aficionados (Mínimo) y la creación o  solidez para mantener una estructura deportiva competitiva y sólida económicamente parecen requerimientos fáciles de  obtener en un deporte que cuenta con las tasas más altas de salario para los deportistas y directivos. Problemas financieros  y poca visión a futuro han dejado a la división de plata como una aventura que pocos desean recorrer, aunque obligatoria para todo aquel que desee pertenecer a la división de honor.

En México es uno de los pocos países que  no define su estrategia de trabajo y no concreta un plan a seguir para un desarrollo adecuado, hoy se quita el descenso y ascenso, mañana se puede aumentar la cantidad de equipos en ambas categorías o incluso cambiar de sede a cualquier franquicia. El México la palabra “proyecto” parece estar prohibida entre los directivos del deporte, mientras estas cuestiones no se terminen por definir no se logrará trascender.

Por: Julián Jaime Salas

Imagen destacada vía: Imago7

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.