La Mejor Información Deportiva

Se cumplen 20 años de la liga del ‘Super Dépor’

0

Hoy, 19 de Mayo, pero de hace 20 años, el Real Club Deportivo de La Coruña conquistaba su primera y única Liga de la Primera División. Lo consiguió tras vencer en Riazor al Espanyol por 2-0, mientras que el Celta forzaba un empate frente al FC Barcelona en el Camp Nou.

Todo se remonta al año 1994. Un dramático penalti errado por Miroslav Djukic en el último minuto de la última jornada frente al Valencia impidió al Deportivo ganar su primera liga. La tristeza y desolación se adueñaron de la ciudad coruñesa, que veía truncada de forma cruel su esperanza de levantar el título. Lo que no suponía nadie, mientras Arsenio Iglesias se pronunciaba pesaroso en la rueda de prensa, es que 6 años después sí harían realidad ese sueño.

En la temporada 99/00, el destino saldaría una deuda histórica con el conjunto gallego. Y es que de la mano de los Arsenio, Bebeto o Liaño se pasó a Irureta, Songoo o Maakay, sumado a los emblemáticos Fran, Donato o Mauro Silva, que conformarían un equipo que pasaría a los anales de la historia.

El Dépor arrancaría dicha liga con una victoria frente al Deportivo Alavés, en una sufrida remontada. La calidad de un soberbio Roy Makaay, con un hat trick, dio a los blanquiazules los 3 primeros puntos de la tabla.

El equipo coruñés se situó desde los inicios en la parte más alta de la clasificación. Sin embargo, la irregularidad de la plantilla en cuanto a resultados en los primeros compases de la competición, sumado a resultados “menos esperados” como los producidos en salida al Villamarín o a los Pajaritos no lo pondría nada fácil.

Con todo esto llegó uno de los partidos clave del año. Décima jornada de liga y el FC Barcelona llegaba líder a Riazor. Pese a todo, los pupilos de Jabo Irureta salieron en tromba para inaugurar el marcador en el primer minuto de juego. Makaay dobló la distancia en el marcador tras un mano a mano frente al guardameta, apenas 15 minutos después. El pitido final mostraba un 1-2, esclareciendo que el equipo herculino había tumbado al conjunto dirigido por Louis Van Gaal, vigente campeón del campeonato doméstico.

En las siguientes semanas, la escuadra del noroeste de la Península demostraba con hechos que su primer puesto no era fruto de la casualidad, venciendo al Sevilla y arrollando a un Atlético de Madrid en caída libre, rumbo a Segunda División.

Esta serie de partidos se continuaron, como los buenos resultados, conformando un magnífico tramo de la temporada y abriendo una importante brecha en la tabla clasificatoria. Los blanquiazules no solo eran férreos en defensa, sino que también sabían aprovechar convenientemente sus oportunidades arriba.

Poco después llegaría uno de los derbis gallegos más entretenidos y vibrantes de los últimos años, puesto que ambos equipos llegaban ocupando posiciones muy altas en la cima del fútbol nacional. El choque estuvo marcado por la icónica pelea entre el ruso Mostovoi y el brasileño Djalminha, enfrentados desde el comienzo del encuentro. Sin embargo, un solitario gol del Turu Flores inclinó la balanza para los coruñeses, que se ponían 8 puntos por encima de sus perseguidores.

Aunque asemejaba que volaban imparables hacia el título, una sola victoria frente al Betis en casa tras 6 jornadas frenaría de golpe la euforia deportivista. En mitad de la tormenta, Irureta y los suyos volverían a subirse la moral frente al Real Madrid. Los futuros campeones de Europa no supieron frenar la malabarística exhibición de Djalminha, ni apear el temporal gallego, acabando derrotados por 2 goles a 5.

Una vez aplastado al equipo de la capital, Songoo veía en otra jornada como su gol en los últimos instantes del partido era anulado, sufriendo así una nueva derrota. No obstante, el fortín de Riazor permitió que los locales se mantuvieran a 5 puntos por encima del Barça.

Poco después, los gallegos se plantaron con las posibilidades de asestar un golpe final a la liga en el templo culé. Pese a ello, los tantos de Kluivert y Rivaldo dejaron al líder contra las cuerdas tras vencer incontestablemente.

Después del duro varapalo, el conjunto herculino lograba aguantar el titánico pulso con los catalanes. Una vez derrotada a la Real Sociedad en la 34 Jornada, acariciaba ya el trofeo con la yema de los dedos. En cambio, el destino tenía otros planes, y tras los fracasos en los siguientes partidos, la liga se decidiría en el último enfrentamiento del calendario.

Esto nos remonta 20 años en el pasado. 19 de Mayo del año 2000. El Deportivo necesitaba un empate contra el Espanyol para conseguir el primer título de su historia. Los gallegos no querían sorpresas y, de esta manera, celebraron ya en el minuto 3 el gol de Donato al cabecear al fondo de la red un saque de esquina. A posteriori, un centro del lateral canario Manuel Pablo fue rematado por el holandés Roy Makaay para poner el 2-0 en el electrónico. El marcador no se iba a mover más, a pesar de la salvada en la línea de gol por Naybet o el tiro al travesaño de Víctor en la segunda mitad.

Simultáneamente, el Barcelona no era capaz de pasar del empate frente a los vigueses en su propio feudo. Con el pitido final, el Dépor se proclamaba por fin campeón de la Primera División Española con 5 puntos de ventaja sobre el cuadro blaugrana. Esta hazaña fue escrita en letras de oro en los libros de historia de la ciudad, encandilando a más de una generación que, aún en sus corazones y en su memoria, recuerda con añoranza los tiempos donde el SúperDépor se medía cara a cara con los más grandes y se proclamaba ganador.

Imagen principal: Real Club Deportivo de La Coruña 

Síganme en @rafacarpacho y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo, e Instagram: @vp_deportivo.

Deja un comentario