La Mejor Información Deportiva

San Mamés apagó la mística del Madrid

0

Leones y merengues se jugaban el billete a las semifinales de la Copa del Rey 21/22, en un duelo donde el acoso y derribo del Athletic sirvió para sellar el cupo para semifinales.

Athletic Club y Real Madrid midieron fuerzas a las 21:30h en el Estadio San Mamés. A nivel de sensaciones, los blancos partían con una ligera ventaja, ya que han salido victoriosos en los últimos tres encuentros. El cuadro madridista aterrizó en tierras vascas con la ausencia de uno de sus hombres más ilustres: Karim Benzema. El ariete francés, bajo la tutela de Carlo Ancelotti, se quedó fuera de la lista de convocados para evitar prolongar su lesión. Ante este escenario, Vinicius tomaría el mando en el ataque blanco para guiar a su equipo a semifinales. 

Sin embargo, los pupilos de Marcelino tenían la oportunidad de recomponerse y dar un puñetazo sobre la mesa tras la derrota contra el Real Madrid en la Supercopa de España. San Mamés a rebosar y el aliento de su afición, era un tándem idílico para cometer su vendetta. Para ello, el técnico asturiano contaba con un Iker Muniain recién recuperado del Covid-19, y que partía como el baluarte principal del conjunto vasco.

El partido comenzó a las 21:30h y fue televisado en Telecinco y DAZN. Como colegiado principal estuvo Gil Manzano, como asistentes López de Cerain y Martínez Nicolás, y como cuarto árbitro Ruiz Álvarez.  

Alineaciones de cada equipo

Athletic Club (1-4-4-2) – Marcelino: Agirrezabala; Yuri, Iñigo Martínez, Yeray, De Marcos; Muniain, Vesga, Dani García, Nico Williams; Iñaki Williams y Raúl García.

Real Madrid (1-4-3-3) – Ancelotti: Courtois; Alaba, Nacho, Eder Militão, Lucas Vázquez; Kroos, Casemiro, Modrić; Vinicius Jr, Asensio y Rodrygo.

Primera parte: un Athletic que perdonó en exceso

Gil Manzano daba el pitido inicial en San Mamés con un Real Madrid que se hizo con el dominio del esférico. A posteriori, el Athletic afiló sus colmillos y empezó a probar los reflejos de Courtois. Los merengues comandaban con la posesión y los leones con las ocasiones. Pasado el ecuador del primer tiempo, la situación era la misma, aunque al Madrid le comenzaba a costar parar las embestidas del cuadro local. La primera amarilla del partido la vio Toni Kroos, por este mismo motivo. 

A Vinicius, uno de los futbolistas a seguir en esta cita, le robaron la cantera en repetidas ocasiones. El brasileño no logró pasar el muro rojiblanco, debido al impecable marcaje de la zaga vasca. Por otro lado, el Athletic generó más peligro que el Madrid. Aunque los leones no terminaron de plasmarlo en el marcador, el equipo rojiblanco dispuso de oportunidades para encarrilar la contienda en el primer tiempo. Además, desgraciadamente para los vascos, Nico Williams se marchó lesionado del césped entre lágrimas y dejó helada a la afición local. 

Segunda parte: un rayo de esperanza llamado Berenguer

Arrancó el segundo período con la sustitución del lesionado Nico Williams por Berenguer. El guión del partido seguía siendo el mismo de la primera parte: dominio rojiblanco sin premio. El Athletic mordió arriba y recuperó balones con más intensidad que los visitantes. La actitud de los vascos era superlativa. 

Ancelotti quiso cambiar hacerse con el timón del encuentro en el 60’, introduciendo a Isco por Vinicius. El extremo, sin la asociación de su ínfimo compañero Benzema, completó una actuación grisácea. Y mismamente que Vini, estuvo todo el frente ofensivo de los merengues: inoperantes y desubicados. 

El Athletic, por su parte, seguía tratando de derrocar el castillo blanco. Williams y Muniain sacudieron la meta de Courtois, y simultáneamente, San Mamés empujaba a su plantilla. Carletto sacó a Kroos del rectángulo de juego para ofrecer minutos a Camavinga. El mediocampista alemán estuvo desentonado y corría el riesgo de ser expulsado por doble amarilla. A posteriori, en el 80’, el Madrid engarzó dos situaciones de peligro: la primera fue un disparo raso de Casemiro, el cual detuvo Agirrezabala; y la segunda fue del recién entrado Isco, con un centro blando a las manos del guardián rojiblanco. 

Se agotaba el contador de los 90 minutos y el partido se convirtió en un toma y daca. Hasta que en el 89’, Berenguer sacó de la chistera un disparo medido al poste para el 1-0. Inapelable para Courtois y rugía como nunca San Mamés. Gil Manzano añadió seis minutos, a un duelo que se tiñó de rojiblanco desde el pitido inicial. El Athletic es equipo de semifinales.

Imagen principal: Athletic Club.

Síganme en @daniquintana_ y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Instagram @vp_deportivo o en nuestro Facebook: VIP Deportivo.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: