La Mejor Información Deportiva

Rayo, la tormenta goleadora española en Chipre

0

Los jugadores españoles, tras el incontestable dominio hace ya ocho años, se han visto revalorizados. Esto, sumado a la exigencia de los clubes nacionales, quienes suben el listón de calidad cada vez más, provoca un exilio masivo de talentos hacia diferentes puntos del globo. Esta situación facilita trayectorias como la de Rubén Rayo, quien se ha hecho un nombre en Chipre, después de pasar por múltiples equipos europeos y por otros tantos en su país natal. 

Rubén Rayos, mayormente conocido como Rayo, es un trotamundos del fútbol. El Ilicitano, de 34 años ha jugado para diez equipos, cuatro de ellos en el extranjero. Su capacidad goleadora, así como el enorme talento en territorio nacional y la demanda en aumento de españoles en territorio extranjero fueron las razones por las que decidió buscar suerte en otros países. De esta forma, vive actualmente, en el ocaso de su carrera, una oportunidad de brillar por última vez, defendiendo los colores del Anorthosis Famagusta.

Rayo dio sus primeras patadas al balón en equipos infantiles de la Comunidad Valenciana, cerca de su Elche natal. Ya como profesional, formó parte de las filas de Elche Ilicitano, primero, y Elche después. No obstante, su poca experiencia no convenció a los técnicos, lo cual le privó de disputar minutos en la Segunda División.

Más tarde, salió en calidad de cedido al Villajoyosa, de varias divisiones inferiores. Este paso que pudiera calificarse como “atrás”, en cuanto a avance en su carrera se refiere, le brindó una confianza tremenda. Tal fue el caso que acabó con 10 goles en 62 partidos con el club, mas siendo una pieza clave para la buena actuación liguera del equipo valenciano.

Su impacto fue indudable. Su gran golpeo, que sobresalía en las jugadas de estrategia, llamó la atención del Barcelona B. Esta vez en la tercera división del fútbol español, disputó alrededor de la 20 de partidos, pero, al igual que en el Elche, no se consolidó en el once titular. Por este motivo, fue llamado para fortalecer las filas del Orihuela. Allí, en una sola campaña (2009-2010), anotó 13 goles en 35 encuentros ligueros.

Al siguiente año, pasó a integrar la plantilla del Lleida, donde estuvo a punto de alcanzar la cifra de 20 goles (19) en 33 partidos oficiales. La calidad del mediocentro de corte ofensivo sobresalía en el grupo catalán de la Segunda División B, por lo que le llegó al club una oferta que no podía rechazar.

Trescientos mil euros desembolsados por Asteras Tripolis llevaron al delantero Ilicitano a tierras griegas. En suelo heleno comenzaba su andadura por territorio extranjero. En su primera etapa, cuajó una serie de notables actuaciones, contando con 18 goles en su haber en 79 partidos, durante la temporada 2011-2012 y 2012-2013. Durante estos dos años, pudo mostrar su ferocidad dentro del área, siendo, sobre todo, una amenaza al llegar al área desde segunda línea.

Nuevamente, en la 2013-2014 fue traspasado al Maccabi Haifa. Este club es uno de los más importantes e históricos conjuntos en la historia del país hebreo. Su tradición futbolística, aún fuera del alcance de otras naciones cercanas, le sirvieron a Rayo para pelear por plazas europeas. Esta vez, tras 75 partidos y 29 goles puso rumbo al Sochaux.

El antiguo equipo patrocinado por la mundialmente conocida marca de automóviles Peugeot fichó al jugador valenciano por medio millón de euros. De este modo, el futbolista no solo recalaba en la segunda división francesa, sino que se acercaba un poco más a su casa. Contento con su oportunidad en el club francés, Rubén Rayos desempeñó las funciones de un mediocentro de apoyo y a veces de organizador. Sus oportunidades de cara a portería se vieron mermadas, por lo que apenas disputó 16 partidos oficiales.

Finalmente, tras su paso por el país galo, desde la temporada 2016-2017 juega en la liga de Chipre. Esta liga es conocida por su alta diversidad, en cuanto a nacionalidades se refiere. Es por tanto un hecho que atrajo al español, puesto que el pequeño país mediterráneo acoge a futbolistas de más de 50 nacionalidades. La riqueza cultural y la rápida adaptación asombraron a Rayo, quien en diversas entrevistas para los medios nacionales afirma estar muy cómodo jugando para el Anorthosis Famagusta, sintiéndose como en casa.

Es por situaciones como esta por las que el fútbol se dice que se tata de un deporte de sensaciones. Más que eso, incluso. Tras salir de España con 25 años en busca de oportunidades, Rayo jamás se mostró entristecido, sino que peleó en tres países diferentes hasta llegar a Chipre. Allí, pasó a convertirse en una pieza fundamental en el once, así como en la voz cantante del vestuario, peleando por el pichichi año tras año. Desborde de calidad, rapidez y acierto goleador, así es Rubén Rayos, el nuevo líder español que está dejando huella a base de goles en la máxima categoría de Chipre.

Imagen principal: Anorthosis Famagusta

 Sígueme en @rafacarpacho sigue toda la información y actualidad del mundo del fútbol en: @VIP_Deportivo en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: @vp_deportivo.

Deja un comentario