La Mejor Información Deportiva

¿Qué esperar cuando sabes lo que esperas?

0

Desde hace ya año y medio, Samuel Umtiti ha pasado de ser uno de los tres mejores centrales del mundo a caer en la intrascendencia más irremediable. Lenglet le ha pasado claramente por encima y va perdiendo progresivamente el apoyo de sus defensores. La situación del francés pasa, por enésima vez, su momento más delicado.

La confección del centro de la defensa del Barcelona este verano fue algo decepcionante. El fracaso en el intento de fichaje de De Ligt, la perla que acabó fichando por la Juventus, trastocó los planes que tenía el club con Todibo, el joven central francés de perfil similar a Varane que llegó el invierno pasado procedente del Toulouse. La idea era ceder al francés a algún equipo donde pudiera rodarse y confirmar las buenas impresiones que dejó, a cuenta gotas, la temporada pasada.

La idea inicial, presumiblemente, era contar con Lenglet y Piqué como centrales titulares y con Umtiti y De Ligt como suplentes que en su prime acabarían haciéndose con la titularidad, la zaga defensiva del Barça se aseguraba cuatro cracks para dos posiciones. Pero, como ya he dicho antes, el fichaje de De Ligt no se llevó a cabo (por razones que intentan tapar) y Todibo se quedó en el primer equipo. De acuerdo, podía funcionar.

Lenglet vs. Eibar
Lenglet, líder indiscutido de la defensa culé cuando Piqué no juega, contra el Eibar – Imagen vía: FCBarcelona

Lenglet y Piqué han partido como centrales titulares. Todibo apenas ha jugado 90 minutos y Umtiti ya lleva más de una lesión. Por una u otra razón, Valverde no cuenta apenas con Todibo (lo vimos en Ipurua), algo difícilmente entendible viendo el panorama, y más viendo el buen rendimiento que ha mostrado el francés en sus pocas apariciones sobre el terreno de juego. Umtiti es otro caso mucho más surrealista.

El bautizado como «El nuevo Puyol» está viviendo una auténtica pesadilla desde que ganó el Mundial de Rusia. Dada su nula disposición a operarse de la rodilla, la lesión que sufrió durante aquellos tiempos se ha ido agravando y le ha acabado convirtiendo en un jugador con un cuerpo impredecible que en cualquier momento puede ceder y mantenerle semanas alejado del terreno de juego. Varias veces ha parecido que iba recuperando su nivel físico, pero siempre ha sido en vano y ha vuelto a tener que caerse de las convocatorias.

Su partido contra el Eibar en Ipurua fue notable y la gran mayoría de los culés nos volvimos a ilusionar con un jugador que enamoró en su primer año en la ciudad condal. Manejó con solvencia la defensa junto a Lenglet, que ejerció de líder de la defensa. El nivel de Umtiti en su prime es incuestionable, ahora bien, la pregunta es si algún día volveremos a verlo.

Umtiti vs. Eibar
Umtiti en el partido vs. Eibar en Ipurua – Imagen vía: FCBarcelona 

Con todo este peligroso panorama (tanto para Umtiti como para el Barça), resulta incomprensible ver que el jugador continúa negándose a pasar por el quirófano. Parece claro que esta es la única solución ante un problema que se irá agravando con el tiempo. Hablamos de que puede acabar retirándose sin haber cumplido la treintena por problemas físicos. Por otro lado, no menos culpa tiene una directiva irresponsable que no es capaz de ver que el que sale perdiendo en esta situación es el equipo.

Esto es algo que sabíamos desde hace un año y tuvo que haberse resuelto con un ultimátum: o Umtiti se opera o se le busca una salida en verano. Se han hecho las cosas mal y ahora dependemos de que Lenglet y Piqué tengan un físico privilegiado que les permita jugar todo el año a gran nivel. A saber si acabaremos viendo a un nuevo Murillo llegando en invierno para acabar jugando tres partidos contados. El caso Umtiti no es más que un nuevo ejemplo de la incompetencia de una directiva que desespera cada día más a los culés.

Imagen principal: Getty Images.

Sígueme en @Dembousaso y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo y en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: vp_deportivo

Deja un comentario