La Mejor Información Deportiva

Por fin podemos soltar tanta rabia contenida

0

Ansiado ascenso logrado por el Racing de Santander que vuelve al fútbol profesional.

«Ya se ha terminado está agonía». «Por fin hemos salido del infierno». «A Segunda oe». Ya se ha conseguido. Tras 4 años consecutivos muy duros en el pozo de la Segunda B, un histórico como el Racing de Santander vuelve a una categoría que como mínimo merece estar. El 2 de junio de 2019 a eso de las dos de la tarde, toda la afición racinguista pudo respirar aliviada y durante toda la tarde soltamos toda la rabia y las lagrimas contenidas todos estos años.

Córner a favor del Racing, esta vez lo juega en corto, Enzo Lombardo encara al defensa, pisa área, la pone atrás a la frontal del área, aparece Aitor, pégale Aitor, chuta. Los demás es historia. Ese gol del lateral derecho Aitor Buñuel cuando corría el minuto 65 en Son Malferit le valió al Racing para empatar el partido y subir por el valor doble de los goles. Le pegó con el alma, con el empuje de todos los racinguistas para que ese gol valga un ascenso para la historia.

180 minutos de largo sufrimiento. El Racing se había paseado por su grupo de Segunda B. Todo el mundo deseaba ya el playoff. Tocaba el Atlético Baleares. El rival incomodo. Campo pequeño, césped sintético, entrenador experto en complicar la vida al rival. Tras el 0-0 en El Sardinero, al conjunto cántabro le valía un empate a goles para alcanzar la gloria. Cuando esa pelota entra, Aitor corre, sus compañeros le siguen, el banquillo entero salta, la afición estalla, los comentaristas gritaban y los racinguistas viéndolo desde casa se levantaban de su asiento.

Y cuando corría ya más del 96, se desató la locura. Las imágenes son trepidantes. Ves a Enzo quitarse la camiseta. Con todos los que salen del banquillo se chocan y pierden el conocimiento. La afición rompe la red que les separaba del césped. Una piña se juntaba sobre el campo para celebrar un ascenso que todo el mundo sabía que era muy necesitado.

Y claro la fiesta lógicamente no acaba ahí. Todo el club lo celebró en Mallorca antes de coger el avión pero aun les quedaba lo mejor. La fiesta de madrugada con su afición en la Plaza del Ayuntamiento. Tres horas antes de que llegaran los jugadores, ya se veían racinguistas en los aledaños. Antes, los jugadores se bajarían del avión en Bilbao apoyados por mas de 100 racinguistas. La gente se desplazó una hora en coche para recibir a sus héroes.

Y ya casi a la una de la mañana, un bus descapotable aparecía en la plaza del ayuntamiento acompañado de miles de racinguista. La gente tenía muchas ganas de gritar de euforia, de saltar de alegría y de celebrar de una vez por todas el ascenso. La fiesta fue espectacular. No faltó nada. Los jugadores estuvieron muy agradables con toda su gente, la unión equipo desde el balcón y afición desde abajo fue de 10 y no hubo ningún grave incidente.

Era una fiesta para el fútbol cántabro. Vuelve a haber un equipo cántabro en Segunda División. Simplemente no se puede explicar con palabras. Recopilas grabaciones, audios, de todo, del partido, de la celebración. Algo absolutamente increíble. Por fin, los racinguistas, podemos soltar esa rabia contenida. Somos de Segunda División.

La celebración continuo los días posteriores con diversos actos y al equipo le quedaría la eliminatoria de campeones. Aún así, el objetivo está conseguido ya y todo el mundo puede respirar y desahogarse.

Deja un comentario