La Mejor Información Deportiva

Pochettino y la mano del entrenador

0

Mientras en los medios de comunicación el morbo lo ponía Mbappé, en el terreno de juego Pochettino y Ancelotti libraban una batalla táctica que ganaría el argentino por varios cuerpos de ventaja.

Los desafíos que afrontaba Pochettino

Pero el terreno de juego es espacio acotado para los principales protagonistas, los futbolistas y quizá en un segundo plano de los entrenadores. Y fue allí dónde el PSG, sus futbolistas y su técnico fueron muy superiores.

Sabía Pochettino que el Real Madrid trataría de ser un equipo compacto, y que se juntaría cerca de su área para tratar de salir al contragolpe, con el principal argumento de los madridistas para desarrollar ese tipo de juego, Vini Jr.

Cómo atacar un bloque bajo y cómo defenderse de las transiciones ofensivas del Madrid eran las dos grandes cuestiones a las que debía hacer frente el entrenador argentino, y sin duda, lo hizo con notable acierto.

Estructura ofensiva del PSG buscando el equilibrio

Para ello dispuso una estructura en fase ofensiva:

Tres jugadores cerrando (Danilo, Marquinhos y Kimpembe) , dos mediocentros (Verratti y Leandro Paredes) un mediapunta (Messi), dos jugadores a los costados de Casemiro (Mbappé y Di María) y dos jugadores que actuaban como extremos (Achraf y Nuno Mendes).

Colocando a Danilo como falso lateral diestro en fase ofensiva, tapaba el principal agujero por el que les podía hacer daño Vinicius, el sector derecho de la defensa.

Con Mbappé y Di María a los costados de Casemiro, fijaba a los dos centrales y ocupaba los espacios que más daño pueden hacer al equipo contrario, los pasillos del carril central a espalda de Modric y Kroos.

Con Achraf y Nuno Mendes actuando como extremos, daba amplitud y tenía distraídos a los laterales del Madrid.

Messi se movía con libertad absoluta por el centro del campo, generando el juego que Mbappé se encargaba de finalizar con los recursos del mejor jugador del mundo en la actualidad, una potencia descomunal y un talento diferencial.

Verratti y Paredes daban equilibrio al equipo ocupando el sector central.

Una presión asfixiante que el Real Madrid no supo superar

Con esa estructura se aseguraba que todos los defensores y todos los centrocampistas del Real Madrid estuviesen presionados cuando recibían el balón, o cuando tras robo trataban de construir un contraataque o simplemente enlazar dos o tres pases para poder salir de la presión.

Una presión tan asfixiante como inoperante y sin ideas fue la salida de balón del conjunto blanco, sin plan B en el Parque de los Príncipes para la tela de araña tejida por Pochettino.

En Madrid el segundo asalto

Un técnico que demostró que desde la táctica se puede desactivar a un rival, si no tiene como colectivo recursos suficientes para sobrevivir a escenarios hostiles y diferentes a los habituales.

En el minuto 93 llegó el gol emanado del talento infinito de Mbappé, pero la meritocracia le otorgaba una ventaja mayor que la adquirida y con más antelación.

Tan audaz e inteligente fue el plan del entrenador argentino, como peligroso fue dejar con vida a un animal herido como el Real Madrid, el auténtico rey de la selva del fútbol mundial.

El templo blanco vivirá otra nueva batalla, y será esa la hora en la que Ancelotti tendrá que demostrar, que sigue conservando sus dotes de sabio del fútbol.

 

Por: Pablo Dono Pérez.

Imagen principal vía: @pochettino

Síganme en @venamadridismo1 (Mr Owner) y en Twitch en @HablandoDMadrid y @VIP_Deportivo y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram:@vp_deportivo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: