La Mejor Información Deportiva

Palabras despojadas

0

Rakitic ha pasada de la indiscutibilidad y sobreprotección más absoluta a una especie de ostracismo. El fichaje de De Jong, el auge de Arthur y el pésimo rendimiento del croata en la temporada pasada, algunos de los motivos de este brusco cambio.

Aunque no lo parezca, la catastrófica noche de Liverpool y la derrota en la final de la Copa del Rey ante el Valencia han influido en esta nueva temporada del Barça. Uno podía pensar que la continuidad de Valverde aseguraba que nada cambiaría, pero dos de los mayores problemas de la temporada pasada se han resuelto (y con fantásticos resultados): el lateral derecho y uno de los dos interiores.

Respecto al lateral derecho, Semedo se ha afianzado (por fin) como el titular del equipo en esa posición. El portugués está demostrando un gran nivel esta temporada, a pesar de que las circunstancias han acabado «condenándole» en varios partidos a cambiar de banda (con sorprendentes resultados). El único «pero» que se le puede poner al lateral derecho es el incomprensible papel de Wagué. Por una vez que sube alguien del B y es para esto…

Imagen vía: Getty Imágenes
Imagen vía: Getty Imágenes

Eso sí, lo del lateral derecho es incomparable a lo que ha sucedido con Rakitic. El croata ha pasado de ser inamovible a ser el sexto mediocentro. Es complicado entender cómo Valverde ha dado un cambio tan brusco, pero las motivaciones de este cambio son claras (si indagamos un poco). La principal razón de esta situación es el fichaje de Frenkie de Jong, el joven crack holandés que se ha afianzado como titular desde el primer partido. La llegada del holandés estaba claro que iba a retocar el papel de Rakitic, pero no hasta este punto.

El clarísimo paso hacia adelante de Arthur es otro argumento de peso para que Rakitic empezara a preocuparse por su situación en el equipo. Si Arthur y de Jong están en plenitud física, deben ser (y serán) titulares. Con todo este panorama, solo queda un puesto en el mediocampo que deben disputarse Busquets, Vidal, Aleñá, Sergi Roberto y Rakitic. Busquets parece el acompañante más probable de los dos interiores, pero ojo con Vidal y su perfil guerrero que tanto ayuda al equipo en los partidos atascados. Por detrás de ambos, está Sergi Roberto. Rakitic vendría luego. De Aleñá ya nos tememos lo peor.

Rakitic ha pasado de ser el «favorito» de Valverde (una decisión que siempre me enervó) a estar por detrás de un lateral derecho (lo es) en las preferencias del entrenador para jugar. Nada justificó el indiscutible papel del croata la pasada temporada. No aportó nada diferencial al equipo. No hizo más méritos que Arthur. Su partido en Anfield fue un esperpento absoluto. Su aportación en el interior fue bajísima, tanto a nivel combinativo como finalizador. Nadie entendió (ni entenderá) la desmesurada insistencia del txingurri con un jugador que debió finalizar su ciclo en el Barça en el verano de 2018.

Imagen vía: Getty Imágenes
Imagen vía: Getty Imágenes

Como es lógico, el jugador está incómodo en una situación que, por otro lado, es culpa suya. Sus lamentables declaraciones haciendo referencia a que su puesto estaba ocupado nos mostraban a un jugador aburguesado al que se le abrió la puerta en verano de forma clarísima (aquellas palabras de Valverde en la gira japonesa no podían ser más esclarecedoras) y no hizo nada por irse. Mejor no comentamos sus continuas demandas de mejora de contrato y su escapada a la Feria de Abril de Sevilla el día después de la debacle de Anfield.

En la última semana se ha comentado que el jugador se siente maltratado. Sí, maltratado por el mismo club que le dio un puesto de titular indiscutible sin merecérselo y que, al ver la extrema situación a la que nos vimos sometidos en las semanas post-Anfield, le abrió la puerta porque ya se sabía que su papel en la presente temporada iba a ser residual. Lo único que le puede achacar Rakitic al Barça es el lamentable intento de meter al croata en el fallido fichaje de Neymar. Todo lo demás es una muestra de desagradecimiento extremo.

Se dice que en invierno el futbolista saldrá del Barça. Esto no es más que un final triste para una historia que debió acabar hace ya año y medio. Hay que saber cuándo decir adiós, y Rakitic no ha sabido hacerlo. El tiempo dirá con qué cara recuerdan los culés al croata.

Imagen principal: Getty Images.

Sígueme en @Dembousaso y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo y en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: vp_deportivo

Deja un comentario