La Mejor Información Deportiva

Países Bajos-Noruega: las claves del encuentro

0

El 8 de septiembre se enfrentaron Países Bajos y Noruega en el clasificatorio a la Eurocopa Sub-21. Los locales sumaron tres puntos tras un 2-0.

El choque entre estas dos selecciones fue uno de los más importantes del Grupo 7. Países Bajos, que se encontraba con 15 puntos, buscaría los tres puntos para alejarse del segundo clasificado: Portugal. Por otro lado, la selección noruega intentaría conseguir la victoria y así colocarse en el segundo puesto. Sin embargo, el encuentro se decantó a favor de Los Tulipanes. Aunque con dificultades para el combinado local.

Alineaciones

Cabe destacar que todas estas promesas presentes tienen un máximo de 21 años, por lo que estamos hablando de los ya posibles relevos de las estrellas de sus respectivas selecciones absolutas. Tanto el conjunto dirigido por Erwin Van De Looi como el combinado nacional de Noruega, tienen piezas muy interesantes. Los visitantes, los cuales gozan de enormes talentos emergentes –aquí tenéis a vuestra disposición un artículo sobre el auge futbolístico del conjunto nórdico- con un gran futuro.

La ‘pequeña’ Naranja Mecánica partiría con un 4-3-3 de inicio: Bijlow (Feyenoord) bajo los tres palos; Zeefuik (Hertha BSC), Bakker (PSG) como lateral derecho e izquierdo; Doekhi (Vitesse) y Botman (LOSC Lille) ocuparían las posiciones de central. En la medular -con una calidad tremenda la de sus tres integrantes)- hay que mencionar al capitán: Koopmeiners (AZ Alkmaar), De Wit (AZ Alkmaar) y Gravenberch (AFC Ajax). Finalmente, en la línea de ataque se encontraría un tridente formado por: Kadioglu (Fenerbahçe SK) como extremo izquierdo, Dilrosun (Hertha Berlín) extremo derecho y el ariete Boadu (AZ Alkmaar).

En el banquillo también hay excelentes jugadores, como por ejemplo: Reis (FC Barcelona B), Lang (FC Twente), Gakpo (PSV Eindhoven). Recursos no les faltaban. Además, todos contaban con una gran calidad y habilidades para funcionar a la perfección en su puesto. Estamos hablando de una selección muy completa.

Por su parte, el estilo estaba claro. Un clásico en la escuela holandesa y muy trabajado en las categorías inferiores del país. Los ‘once’ elegidos practicaban un fútbol calmado. Todas las piezas alineadas en el terreno de juego favorecían a practicar un fútbol de posición, pausado pero con mucha fluidez. Los laterales, muy profundos, y los extremos, tremendamente hábiles, interiorizando o exteriorizando su posición según fuese necesario; fueron bastante importantes.

En el otro lado del campo se presentaba el conjunto visitante, dirigido por Leif Gunnar Smerud. Éste, organizó a los suyos en un 3-5-2. Faye Lund (Rosenborg) como guardameta; Østigård (Coventry City), Bjørtuft (Odds BK), Bjørkan (Bodø/Glimt) conformando la línea de tres defensores y Mickelson (Strømsgodset IF) junto a Risa (Odds Ballklubb) ocupando ambos carriles. Evjen (AZ Alkmaar), Askildsen (Sampdoria) y Hove (Strømsgodset IF) serían los centrocampistas; Hauge (Bodø/Glimt) y Larsen (Sarpsborg 08 FF) establecerían la delantera de Noruega.

Sin embargo, la distribución se iría amoldando a las exigencias del partido. Los Drillos realizaron hasta tres cambios en el esquema de juego.

Primera Parte

La primera mitad, a diferencia de la segunda, estuvo bastante igualada. Ambos equipos tuvieron ocasiones. De hecho, fue la selección neerlandesa la que más tiempo anduvo con el balón, pero fueron los visitantes los que tuvieron las ocasiones más claras. Países Bajos jugaba con calma, no tenían prisa, pues iban primeros. Sin embargo, lograban combinar con gran facilidad. Aunque sus principales ocasiones vinieron por las bandas. Sobre todo, gracias a Zeefuik.

Noruega, por su parte, aguantaba como podía. Con una defensa en bloque bajo, intentó frenar las acometidas de la ‘pequeña’ Naranja Mecánica. Y durante la primera parte tuvieron éxito. Pues consiguieron frenar a la selección más dura del grupo. No obstante, los neerlandeses se defendían gracias a la presión que ejercían en campo contrario al situar a todo el equipo -a excepción del portero- en la zona rival.

El conjunto dirigido por Leif Gunnar Smerud supo sacar provecho de varias contras, pues los nórdicos ofrecieron un fútbol muy directo cada vez que robaban el balón. Sobre todo, los contraataques fueron aprovechados por Hauge y Larsen, los cuales estuvieron poco acertados tanto en la finalización, como a la hora de driblar. Algo extraño en estas dos grandes promesas.

La propuesta de los visitantes se entiende a través de varias situaciones. Su organización correspondía en un 3-5-2 con los carrileros realizando ayudas en defensa. Aunque, por otro lado, a la hora de mantener el balón, estaríamos hablando de un 4-4-2 con Bjørkan lateralizando su posición y Mickelson jugando más atrasado. De esta forma, Evjen y Risa ocuparían los puestos de volantes. Incluso este último, a veces, se colocaba por dentro para ayudar y dar fluidez en la salida de balón.

A pesar de esto, el combinado de Países Bajos rindió de menos a más. Y esto se notaría en la segunda parte.

Segunda Parte

En cambio, la tónica general de la segunda mitad fue prácticamente idéntica a la segunda mitad. Los locales dominaron de menos a más. Pero a diferencia del primer tiempo, sí estuvieron acertados. Aunque Noruega supo aguantar y contener bien a sus rivales.

Los Vikingos continuaron devolviendo los ataques de Países Bajos. Además, tuvieron las ocasiones más claras del partido. Pero perdonaron sin razón. Aunque, uno de los principales problemas del combinado dirigido por Leif Gunnar Smerud fue la posición de Hauge. Durante el segundo tramo del partido pudimos verlo situado como delantero en la zona derecha -a diferencia de la primera parte, que estuvo situado a la izquierda-. Su verdadera posición es la de extremo izquierdo, que no tuvo cabida en el ‘once’ actual.

Los equipos, cada vez más desgastados, dejaron muchos espacios. Sobre todo, muy favorables para Países Bajos. Pues éstos aprovecharon varias contras en superioridad numérica con los defensores rivales. De esta forma llegaron ambos goles de los holandeses: El primero de Lang -que entró para sustituir a Dilrosun– en el minuto 83; y el segundo de Boadu en el minuto 93.

En este tramo, Noruega jugaría por tramos con un 4-2-3-1 y Hauge ocupando una posición más centrada. También para ayudar en la presión.

En cambio, hay que hacer menciones especiales para Koopmeiners y Larsen, los cuales fueron los más efectivos durante la segunda parte en sus respectivos equipos.

Conclusión

Para concluir, cabe recalcar el gran trabajo de la selección noruega frente al rival más complicado de su grupo. Los locales, supieron practicar a la perfección su fútbol. Sin embargo, los extremos deberían dar algunos toques de menos en el último tercio del campo.

Por el otro lado, y a pesar del gran partido que realizaron, los nórdicos tuvieron cuentan con más fallas a la hora de llevar a cabo la disputa por los tres puntos. Principalmente, las sustituciones, pues los cambios llegaron demasiado tarde. En segundo lugar, la efectividad de los mismos. Noruega necesitaba un revulsivo, sobre todo alrededor del minuto 50, para presionar y frenar los ataques holandeses.

Finalmente, el error más importante, fue el de situar a Hauge como delantero. El extremo noruego necesita ocupar la banda izquierda para encarar y dañar a las defensas rivales. Y no partir exclusivamente desde dentro. No obstante, un fallo muy común en ambos combinados nacionales fue la falta de efectividad. Pues gracias a esto, el partido podría haber transcurrido de otra forma. Noruega echó de menos a Erling Braut Håland.

En conclusión, este choque nos ofreció una gran oportunidad de poner a la acción a grandes promesas, tanto noruegas como de Países Bajos. Y sobre todo, comprobar si están listas para afrontar retos más complejos en ligas mayores.

Imagen Principal: @OnsOranje

Síganme en @TacticaIEden y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo y en nuestro Instagram: @vp_deportivo.

Deja un comentario