La Mejor Información Deportiva

Seis espadas: «gloria en la eternidad»

@realmadrid
0

Columna de opinión acerca de la actualidad deportiva acaecida a finales de enero.

Paco Gento, metaforizando el blanco

Dicen que el blanco está compuesto por la suma de todos los colores que componen el círculo cromático. Paco Gento lo demostró cuando el día de su marcha al puerto oscuro del otro lado, gente de diferentes colores futbolísticos y madridistas con distintos prismas acudieron a despedirlo. Desde Enrique Cerezo a Joan Laporta, sin olvidar a símbolos madridistas como Emilio Butragueño o Florentino Pérez.

Guste o no el Real Madrid, aquel extremo cántabro representó aquella ráfagas con las que la marca España se abría al mundo mediante su velocidad, regate y contundentes disparos. Simbolizó las seis Copas de Europa con las que la bandera rojigualda comenzó a otorgar orgullo sobre todo un pueblo. Precisamente se trata de un pueblo multicultural dispuesto a valorar la hazaña individual. Así da gusto metaforizar el blanco.

Rafa Nadal, hermanado con Pau Gasol

Prime Video desveló en noviembre del año pasado la hazaña realizada por Pau Gasol para volver a jugar a baloncesto después de dos años. La finalidad era cerrar una etapa de su vida disfrutando con el baloncesto, siendo los JJOO la mayor recompensa. Disfrutar del camino era su sino, conociendo a la perfección sus limitaciones por aquella maldita palabra llamada rotura que tanto se relacionó con el escafoides.

Aquella palabra pone un epílogo a una travesía maravillosa, y a Rafa Nadal le ha llegado. Morder tantos trofeos fue su premisa en la vida, pero el cuerpo tiene un carácter no renovable y su carácter finito acechó en su enésimo retorno. Lo reconoció sin ataduras, pero no con un carácter fatalista, sino realista para amenizar el sprint final de un camino maravilloso. Parece que reproduzco las palabras de Pau, pero son los sentimientos de un Rafa que admira al baloncestista. El roce hace el cariño y, por supuesto, la sabiduría.

El principal plan es el lobo

El plan ha sido un sintagma nominal que salió de la boca de Fernando Alonso durante el último tercio de la temporada 2021 que, lejos de ser un «inocente» eslogan publicitario, respira un aroma para contagiar ilusión y esperanza. Por el contrario, los detractores o, mejor dicho, «gafes» se aferran al cuento de la lechera que tantas veces se derramó en el corazón ajeno cuando el tercer título no llegaba.

Una vez más, se llama al lobo mientras se vierte la leche. Pero el misterio acecha y su creencia en el mismo atesora enormes satisfacciones, tal y cómo fue la temporada de Alpine. Solidez en los puntos, una victoria heroica en Hungría y un podio en Catar demostraron la viabilidad de los cambios ejercidos. Son aullidos, motivados para incrementar su timbre con altas y bajas sensibles. El plan se encuentra en la moral metafísica.

La infidelidad conduce al purgatorio

Suzuki volvió silenciosamente al Mundial de Motociclismo allá por 2015 con una dupla de españoles, que componían Aleix Espargaró y Maverick Viñales. Este último acechaba una precocidad ilusionante para un proyecto reciente, reformada con podios y ritmo alto a principios del año 2016. Desafortunadamente, el ansia por ganar le llevó a recalar en Yamaha. Parecía el inicio de una gran victoria, pero la codicia se consolidó como pecado.

Años con esperanza desbocados en forma de caídas o irregularidades que tuvo el peor de los finales en territorio austriaco. Traiciones, sabotajes y, posteriormente, arrepentimientos al saber que Mir pisó el cielo desde la humildad y el compañerismo. Pero son dos espejos en los que mirarse para superar su particular purgatorio. Aprilia tiene ganas y le acompaña un viejo conocido, Aleix Espargaró.

Partido esperanzador por Ricky Rubio

La lesión de Ricky Rubio confirmó un pronóstico angustioso, no irá al Eurobasket 2022. Su recuperación se antepuso a cualquier intento desesperante por mantener una vieja guardia cada vez más escasa. No hay mal que por bien no venga, ya que el momento de reivindicación en el baloncesto español adquiere mayor peso. Demostraron su validez clasificando a la selección para el Mundial de 2019, que curiosamente ganaron.

La cantera es la base, sobre todo si se invierte en el baloncesto y las divisiones inferiores comienzan a adquirir atractivo. El encuentro entre el Estudiantes y el Girona liderado por Marc Gasol retrataron la renovación permanente a la que se somete nuestro baloncesto. No gana Ricky, gana una familia.

La camiseta de la esperanza

Cualquier tiempo pasado fue mejor. Ese es el sentimiento colchonero que se dispone a azotar a personas dispuestas a usar el nombre del Atlético de Madrid en vano, o bien promoviendo descensos o, de forma más simbólica, cambiando un escudo.

Guste o no, el fútbol se ha convertido en una industria, generando ventajas e inconvenientes. Pero no podemos olvidar que su recorrido económico se perpetra por la voluntad popular, y su sino es que retorne el antiguo escudo. Sus símbolos son los símbolos, y sin ellos no somos nada. La respuesta fue la venta masiva de su cuarta indumentaria con el escudo deseado.

Imagen principal vía: Real Madrid CF.

Síganme en @victor9715 y sigue toda la actualidad deportiva en @Vip_deportivo en nuestro Facebook Vip Deportivo e Instagram @vp_deportivo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: