La Mejor Información Deportiva

Osasuna: valiente y luchador ante todo

0

Diez minutos fue lo que le costó a los del «Cholo» carburar en este partido. A partir de entonces, Herrera se iba convirtiendo en el héroe de Osasuna aunque, sin su recompensa en forma de puntos. Los rojillos siguen mostrando que nunca se rinden y pelearán cada partido como si fuera el último y además, con buen juego. Los Atléticos se refuerzan en casa y fueron mejores en el computo global del encuentro.

Fue Osasuna el que empezó golpeando mediante dos avisos peligrosos a Jan Oblak. Los rojillos conseguían jugar la pelota pero no terminaban de conectar bien en zona peligrosa para los colchoneros. Tras un paradón de «El gato de Miranda» llegó la primera jugada polémica, donde Felipe debió de ser expulsado tras esta brusca entrada a Chimy Ávila. Creo en que debió de ser así basándome en la regla 12 de «Reglas del juego». En este apartado, estipula que es motivo de expulsión tanto el juego brusco grave como la conducta violenta.

Se entiende como brusco grave: «Todo jugador que arremeta contra un adversario en la disputa del balón de frente, por el costado o por detrás, utilizando una o ambas piernas con fuerza excesiva o poniendo en peligro la integridad física del adversario.»

Se entiende como conducta violenta: «un jugador se emplea o tiene intención de emplearse con fuerza excesiva o con brutalidad contra un adversario cuando no le está disputando el balón independientemente de si se produce o no contacto.»

Juzguen ustedes mismos, pero los aficionados de Osasuna, lógicamente enfadados, no se explican como no se reanudo el encuentro con su equipo en superioridad numérica. Pasaban los minutos y, a la par, las paradas de Sergio Herrera no cesaban. El meta rojillo iba ganando adeptos, mientras que Munuera Montero, el colegiado, los perdía. Un árbitro que junto con el VAR, en ese momento en manos de González Fuertes, terminaban de perder la credibilidad por parte de la parroquia rojilla, y otros cuantos aficionados al «deporte rey» que nada les concernía este partido.

Osasuna veía como el mismo infractor de la acción contra Chimy Ávila se volvía a salir de rositas cuando dentro del área dejaba sin opción a disputar el balón a Darko Brasanac, cuyo pie fue arrastrado por el de Felipe. Esta acción sí fue revisada por el VAR, pero el entrenador rojillo diría en rueda de prensa que «a mí el cuarto árbitro me ha dicho que lo han revisado y que Darko se ha resbalado. Y el árbitro, igual.»

Es cierto que la interpretación del arbitro tiene mucho que ver, pero que hay contacto, y que esto impide a Darko continuar con la jugada en una posición prometedora es indudable. En la regla 13 del reglamento señala que el zancadillear a un adversario o al menos intentarlo se debe castigar y, aunque fue de forma «imprudente», ni el colegiado ni el VAR quisieron hacer justicia.

Con este, son dos los penaltis, y de forma consecutiva, que no se han señalado a favor de Osasuna. El anterior frente al Sevilla tampoco se señaló y hubo una expulsión rigurosa. Es por eso que la afición está dejando de creer que el VAR. Es cierto en en muchas ocasiones se ha hecho justicia a favor de los rojillos, pero últimamente no hay acción que no sea polémica en contra de los navarros, y es lo que provoca este desconcierto en lo que rodea al sistema VAR. No solo los navarros desconfían ya de esta tecnología sino que algún que otro contrastado periodista también lo hace y defiende a los rojillos.

Además de las redes sociales, tanto en radio el árbitro Iturralde González, como en televisión, el ex futbolista y ahora comentarista en La Casa del Fútbol en Movistar Cesar Sánchez, admiten con rotundidad que Munuera Montero debió de señalar la pena máxima.

La segunda mitad fue totalmente rojiblanca. Poco pudo hacer Sergio Herrera en el primer gol del Atlético en el que la falta de contundencia dejó rematar solo a Morata. Gol que por otra parte, venia de una falta botada por Trippier. Una falta que realizó Estupiñan de forma incomprensible pero la jugada había llegado hasta ese lugar tras un claro fuera de juego que «ni el arbitro y ni siquiera el linea vieron». El VAR no puede intervenir en estas jugadas, peri si creo que deberían cambiar el funcionamiento para no cometer estos errores que provocó tal injusticia.

El segundo tanto local llegó al poco tiempo tras una perfecta vaselina de Saúl a la que Sergio Herrera poco pudo hacer. Koke tuvo el tercero pero no enganchó bien el balón a la media vuelta y el partido murió sin mayores sobre saltos.

Terminaba así un partido en el que Osasuna volvía a mostrarse como un equipo serio, aunque con errores. Pero demostró que nunca se rinde y que intenta por todos los medios realizar un buen juego que para conseguir la victoria.

El técnico rojillo, Jagoba Arrasate aceptaba la derrota con deportividad asumiendo que el Atlético de Madrid fue mejor y justo merecedor de la victoria. Pero sobre la actuación arbitral ha resaltado que «Tenemos que ser comprensivos con el VAR, que es una buena herramienta, pero no admitimos la mentira. A mí el cuarto arbitro me ha dicho que lo han revisado y que Darko se ha resbalado y eso no es así. Y el arbitro, igual. Es mentira.» En otra cuestión ha vuelto ha reiterar que «aceptamos el error, pero no la mentira».

Y estos comentarios ganan aún más credibilidad cuando el técnico de Berriatua nunca nos tiene acostumbrados a formular quejas frente a los árbitros de forma tan clara.

Imagen principal: Navarra.com

Por: AnalíticOsasuna

Siganme en @AnaliticOsasuna y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo o en nuestro Facebook: VIP Deportivo.

Deja un comentario