La Mejor Información Deportiva

No te hace bien

0

Quique Setién y su mensaje está quemado y agotado porque, entre otras cosas, de segundo entrenador tiene a un mal segundo entrenador

La imagen de la pausa de hidratación en el partido de ayer entre el Barcelona y el Atlético de Madrid demuestra que el vestuario culé no cree en el mensaje de Quique Setién. Por un lado veíamos a un equipo escuchando el mensaje de su entrenador, y por otro lado a once jugadores dispersados y cada uno a su bola. El mensaje de Setien, la cara de Setien está agotada en el vestuario del Camp Nou. No hay una relación fluida, no hay feed back. Setién en Las Palmas acabó mal con la directiva, en Sevilla acabó mal con la afición y en Barcelona está mal con la plantilla. Y el enemigo no lo tuvo ni en la directiva canaria ni en la afición bética, y ahora tampoco en los jugadores azulgranas, sino que lo tiene más cerca de lo que se puede llegar a pensar. Quique Setién, Eder Sarabia no te hace bien. Eder Sarabia, ser segundo entrenador no te hace bien.

Eder Sarabia es un mal segundo entrenador. Ojo, Eder Sarabia es un mal segundo entrenador, que no entrenador de fútbol. Yo no voy a dudar en que Sarabia sea un buen entrenador de fútbol, pues seguro que lo es porque para llegar hasta donde ha llegado tiene que tener unas grandes capacidades. Quique Setién está quemado y se ha quemado en todos los sitios porque no tiene un buen intermediario entre él y el vestuario. El entrenador no puede estar siempre hablando y corrigiendo al jugador, sino que el segundo debe intervenir para que su jefe no se queme. Pero, cuando el segundo busca y pretende tener más protagonismo que su jefe, después sólo pueden venir cosas malas.

¿Cómo es posible que en los últimos meses se haya escuchado más el nombre de Eder Sarabia que el de Quique Setién o Leo Messi? Claro que el segundo entrenador puede y tiene que hacer ruido, pero un ruido silencioso y de trabajo. Las cámaras en el banquillo deben apuntar al primer entrenador, no al ayudante. ¿Cómo es posible que en el campo se escuche más los gritos de Eder Sarabia que las indicaciones de Setién? Y esos gritos son reproches hacia una acción fallida de un jugador, cuando la función del segundo, junto al primero, es el de dar ánimos y encontrar una solución para que ese fallo no vuelva a ocurrir. El segundo tiene que ver lo que no ve el primero, no decirle a su jefe que este jugador no debió hacer tal cosa. Eso ya lo vimos todos. Ser un complemento del primer entrenador, no otro primer entrenador.

Y si, en mi opinión, Eder Sarabia es un mal segundo entrenador, y aún más es un peor segundo entrenador del Barcelona. En ese vestuario, donde manejas a jugadores que lo han ganado todo y tienen un importante ego, más que nunca debes saber cuando ser el poli bueno y cuando el poli malo. Pero esos gritos, que los escuchan y ven después en la televisión Messi, Piqué y compañía, son de poli malo continuo, y eso no facilita un buen clima de trabajo ni una correcta y adecuada relación cuerpo técnico – vestuario. La gestión de vestuario es nefasta, cada día surge un problema mediático con cualquier peso pesado. A Eder Sarabia no le hace ningún bien seguir siendo el segundo de Quique Setién ni de ningún otro entrenador, y a Setién no le hace bien tener a un segundo que en vez de ayudar le roba protagonismo y que para nada facilita su trabajo de transmitir y hacer llegar su mensaje al vestuario.

 

Imagen vía: EFE.

Síganme en @franyako, y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: @vp_deportivo.

Deja un comentario