La Mejor Información Deportiva

“No te escucho, estoy en el Palau”

0

El Barça Lassa ha quedado eliminado de los playoffs en manos del Kirolbet Baskonia, que liquidó la serie 3-1 con su triunfo en el Palau por 82-88. El conjunto de Pesic luchó hasta el final de un partido que se definió en tiempo suplementario con un final marcado por los errores y el nerviosismo. Sin embargo, el gran protagonista fue el Palau. La gente gritó, aplaudió, saltó y sufrió. La realidad es que, a pesar de perder la eliminatoria, esta serie le ha devuelto al Barça algo que parecía perdido, su esencia.

Palau Barça-Baskonia playoffs 4
Los aplausos no cesaron incluso en los tiempos muertos. Fotógrafo: Joaquín Bacigalupo

Ya en el último partido contra el Morabanc Andorra, el Palau se hizo notar en lo que terminó siendo victoria del Barça y pase a semifinales. Esto se repitió en los dos partidos contra el Baskonia, donde el Palau se ha hecho pesar, y mucho. Los Dracs alentaron sin parar durante todo el encuentro haciendo honor a su “Barça mai caminaràs sol”. Los supporters del conjunto blaugrana encontraron apoyo del resto del público que se unió a los cantos y los aplausos. El Palau fue un termómetro que al encenderse revolucionó el partido. La única mancha negra, los famosos tribuneros. En un partido donde el Barça compitió durante los 45 minutos y estuvo a la altura de las circunstancias, se volvió a ver gente marchándose antes de que acabase el encuentro.

Con vistas al año que viene, habrá que analizar lo hecho estos últimos dos años, con el paso de 3 entrenadores por el banquillo, y buscar un cambio que devuelva al Barça a los primeros planos de Europa. Un equipo con el prestigio del Barça no puede permitirse una rotación de 5 o 6 jugadores ni cambiar cada año a la mitad de la plantilla. Sin embargo, acabar compitiendo de esta forma no es más que un incentivo para el año que viene.

Por su gente, no debe preocuparse. A mediados del cuarto período, Pedro, un aficionado, cogió su móvil y después de varios intentos de descifrar lo que le decía la persona que lo llamaba le respondió “no te escucho, estoy en el Palau”. Esto resume el ambiente que se vivió. La afición lo tiene claro, los jugadores pueden cambiar. El Palau serà sempre nostre.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.