La Mejor Información Deportiva

Ni las roturas ni últimas carreras quitan Mundiales

Getty Images
0

Artículo de opinión sobre cómo cada error de Fernando Alonso en 2010 influyó en perder un título Mundial.

La Suerte es un factor determinante para poder triunfar en el Deporte y, sobre todo en el Motorsport por la tremenda influencia del componente mecánico en el resultado. La parada del coche de Carlos Sainz a escasos metros para haber ganado su hipotético tercer Rally WRC son una muestra de esta tendencia, al igual que las roturas de motor de Kimi Räikkönen durante la temporada 2003, privándole de ganar el título, o del propio Alonso con Renault para impedirle una mejor posición en dicha temporada.

Si sólo fueran las roturas…

Pero ha habido otros episodios más destacados que llevan a utilizar la Fortuna como aspecto primordial en la puesta en escena de momentos repentinos. La rotura de motor de Michael Schumacher en Japón 2006, la de Felipe Massa en Hungría 2008, la de Hamilton en Malasia 2010 y, sobre todo, aquel error de estrategia de Ferrari en aquella fatídica carrera de Abu Dhabi 2010 que le llevó a quedarse estancado detrás del Renault de Vitaly Petrov y sin la posibilidad de ascender posiciones en la parrilla han sido algunas de las razones justificadas de los respectivos subcampeonatos cosechados.

Cada una de sus Historias tienen su por qué y el cómo, pero siempre el interés hacia un determinado piloto lleva a tergiversar los hechos y, Fernando fue un claro ejemplo cuando perdió el tricampeonato en la última carrera de la temporada 2010, su primera con Ferrari.

Aquel año supuso una gran inyección para la afición española, ya que no solamente el asturiano había fichado por el equipo más glorioso de la categoría y tendría grandes posibilidades de victoria, también compartiría parrilla con el equipo español HRT y los españoles Pedro De la Rosa en Sauber y Jaime Alguersuari en Toro Rosso. 

La competencia estimula

Pero todos los esfuerzos se centrarían en un Fernando que tendría más contendientes de lo habitual. Los McLaren de Lewis Hamilton y Jenson Button junto a los Red Bull de Sebastian Vettel y Mark Webber y aunque los de Milton Keynes dominaron gran parte de las pruebas, el gran trabajo de las flechas plateadas en carreras como China, Turquía, Bélgica y Canadá, mientras que Ferrari hizo lo propio en Baréin, Alemania, Singapur o Italia, sabiendo que tanto Seb como Webber tuvieron sus errores y problemas mecánicos.

Archivo:Fernando Alonso 2010 Malaysia 3rd Free Practice.jpg - Wikipedia, la enciclopedia libre
Wikipedia Commons

Por tanto, podemos decir que la igualdad de condiciones queda fuera de toda duda, pero al igual que en Red Bull se tiraron puntos por el retrete y la agresividad de Hamilton le jugaron malas pasadas en el tramo final de la temporada, Fernando Alonso también cometió errores.

Cierto es que el fracasado Gran Premio de Abu Dhabi es parte de la responsabilidad del equipo Ferrari, tanto como fallos estratégicos en las calificaciones del Gran Premio de Malasia o de Turquía, pero el asturiano no está libre de culpa.

Sus ansias por remontar y salir adelante en determinados momentos le pasaron facturas, porque Fernando se saltó la salida en China y acabó sancionado, arrancó último en Mónaco tras haber sufrido un accidente en los entrenamientos libres y cometió un error de pilotaje en Bélgica que le llevó a abandonar.

La edad no impide fallar

Ojo, tenía 29 años de edad y no estuvo libre de errores, acciones que eclipsan su talento, porque sus malabares con el Ferrari cuando Red Bull estaba por encima dejan vigente su capacidad como piloto. Pero muchas veces es necesario hacer un ejercicio de autocrítica, cosa que hacía, hace y hará el asturiano a lo largo de su vida para seguir superándose como profesional, pero es necesario que los medios y los aficionados saquen partido a todas las aristas del cubo, porque ni las roturas ni las últimas carreras te arrebatan el Mundial. 

Fuente de la imagen: Getty Images

Síganme en: @victor9715 y sigan toda la información y actualidad deportiva en @Vip_deportivo, en nuestro Facebook: VIP DEPORTIVO e Instagram @vp_deportivo.

Deja un comentario