La Mejor Información Deportiva

Neymar: ¡Y si comenzara todo otra vez!

Tomada de marca
0

Mucho se dice sobre una posible vuelta de Neymar al Barcelona.

Deshacerlo todo con un perdón, con el retiro de la demanda… quizás con goles o gambetas, esa fantasía que se perdió del Camp Nou, son las opciones que tiene el todavía crack brasileño para complacer a los de oficina, a los que aplauden o rechiflan cómodamente sentados, o a los que se toman unos minutos para redactar líneas con tintas que combinen con las directrices que conforman las normas.

Regresar el tiempo es cuestión de Wells y la ficción de unas páginas que en el día a día solo valen para abrirse a la imaginación. Eso sí, la realidad es irrefutable y, al Barcelona, le urge un motor que impulse al resto y reanime al 10, muy tocado tras los fracasos europeos frente a los gladiadores y los caballeros. Luego de perder una de las lanzas de aquel temible tridente, la vida en la Ciudad Condal ha quedado sujeta a las “malas costumbres” de un genio que se burla del implacable y de un guerrero que lleva su físico al límite cuando el fútbol deja de acompañarle en el rectángulo verde.

La vuelta del hermano continental, del menor a quien se le iba a otorgar la herencia del reinado, fuera de cualquier especulación, potenciaría a una plantilla afectada por los kilómetros de cada curso y a la que las inversiones por brindarle un sostén en horas de reposo parcial se le han quedado cortas. Amén de apuntalar zonas como la del carril zurdo, solitario si Alba no está, probablemente la derecha, en caso de la marcha de Semedo, el ataque vuelve a convertirse en prioridad inaplazable para la secretaría técnica, la cual no habla del sudamericano, pues los focos van sobre el enigmático Griezmann.

A diferencia del francés, a Neymar el vestuario le acogería con los brazos extendidos y la sonrisa de a quien se dejó volar fuera del nido, pero tras no encontrar el sueño, en casa siempre se le espera. Política a un lado, si el interés es que deportivamente el Barcelona recobre credibilidad fuera de las fronteras españolas, el crack que se ha apagado en parís se presenta con las credenciales necesarias para asumir el reto. Con el balón en los pies aún tiene mucho que decir. El problema, su padre. A la par, las compañías, las marcas, hilos que le desvirtúan del lugar en el que verdaderamente es valioso.

Justo cuando Brasil buscará su quinta Copa América en cinco oportunidades, si de localía se trata, y él no comandará la nave de Tite, al término de los juzgados, lo recomendable es una reflexión veraniega. Tomar las riendas de su futuro, mostrar que a sus 27 años el siguiente paso es madurar dentro y lejos de las canchas, así  como reafirmar por qué varias de las nuevas joyas; cariocas o paulistas, dicen querer ser como él, son metas a las que agarrarse en pos de hacer válido el viejo refrán que insta a levantarse a esos que son valientes. El tiempo dictará sentencia.

Síganme en @cronicarian y toda la información deportiva en @VIP_Deportivo, también en nuestro Facebook: VIP Deportivo y nuestro Instagram: @VP_Deportivo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.