La Mejor Información Deportiva

Mientras dure la guerra, a punto de vencer y convencer en los Goya

0

La película de Amenábar está nominada a 17 candidaturas, entre ellas Mejor Película, Mejor Dirección y Mejor Actor Protagonista.

Mientras dure la guerra, dirigida por Alejandro Amenábar, es un retrato complejo de las contradicciones que se reflejaban en la España de 1936 y que están tan presentes actualmente. Es el reflejo de los dos bandos enfrentados durante décadas que no atienden a razones ni a, tal como nos quiere enseñar Amenábar, el paso del tiempo. Gracias a esta reproducción de la historia, Mientras dure la guerra está nominada a 17 candidaturas en los Premios Goya, entre ellas, Mejor Película, Mejor Dirección y Mejor Actor Protagonista.

Sin duda alguna, el centro de la acción se desarrolla en torno a Miguel de Unamuno. Las contradicciones del escritor tras amar a la República y observar las atrocidades que se cometían en su nombre le llevan a apoyar a los sublevados, que acaban haciendo peores barbaridades. La mente convulsa del escritor cuando se da cuenta de su error acaba desembocando en una crisis de conciencia que le lleva a no entender ni a uno ni a otro bando. Es esa crisis de conciencia la protagonista real del film, la que lleva al público a emocionarse con la interpretación de Karra Elejalde y que acaba magistralmente con el enfrentamiento contra Millán Astray en la Universidad de Salamanca.

Imagen vía: Originales.movistarplus.es

La emoción que pretende la película no se asemeja en nada a otras películas realizadas por el propio director. En Mientras dure la guerra, Amenábar no pretende seguir la acción con un ritmo trepidante, sino acompañar las luces y sombras de la mente de Unamuno a través de la sobriedad visual e interpretativa del film. El drama personal que comienza con el escritor dudando de la voluntad de los sublevados y continúa con la encarcelación de sus compañeros de viaje por sus ideas, cobra fuerza durante la película, hasta que finaliza con una de las frases más reconocidas de su vida: «Venceréis pero no convenceréis».

La humanización de figuras históricas

 

La figura de Unamuno es clave durante el film, pero no sólo como reconocido intelectual, sino también por su parte más humana. La relación que tiene con sus hijas o su nieto también acaba trascendiendo hacia el plano histórico, empastándose su mundo familiar con las complejidades de la situación política y, sobretodo, ideológica. Sin ir más lejos, las discusiones que tiene con su hija por su inactividad frente a la sublevación son las mismas que con su compañero de caminatas, finalmente encarcelado por aquellos que el escritor defendió. La figura histórica de Unamuno se mezcla en la película con su vida personal, lo que lleva a mostrar una parte muy compleja y humana del intelectual.

Esta humanización sucede también con los personajes del otro bando, principalmente de Francisco Franco y Millán Astray. En el caso de Franco, Aménabar nos lo presenta como una persona dubitativa frente al resto de generales, mucho más seguros de su papel en el frente. Conforme se va desarrollando la trama de la película, su personalidad se va transformando en una persona fría, capaz de llegar a ser el líder de la sublevación e, incluso, de mostrar su intención de que la guerra dure años. Tal y como expresa en el film: «para limpiar esto, hacen falta años». Se refleja a un hombre ambicioso y que no se deja empequeñecer frente a los alemanes, de los que expresa: «hay que exprimir como limones».

Además, su parte más humana también está presente en la película. La aparición de Carmen Polo se puede antojar como un poco innecesaria en ocasiones, pero también como un recurso para señalar otra parte del personaje histórico que pocas veces aparece en el cine.

 

Imagen vía: Mientrasdurelaguerra.movistarplus.es

Por otra parte, se encuentra el personaje de Millán Astray, tan maravillosamente interpretado por Eduard Fernández. Este personaje se ve reflejado en el film como una persona pasional, enamorada de la acción y orgulloso de sus cicatrices de guerra que le caracterizan. Su personaje es el apoyo de Franco en todo momento y el que comienza por elevar el tono de la acción, tanto frente a los intelectuales como Unamuno, como dentro de la propia sublevación. Esto finaliza con su enfrentamiento contra el escritor, llevándolo casi al delirio.

Karra Elejade, merecedor del Goya

Tal y como deja claro Amenábar en una entrevista con la Ser, Unamuno es el héroe y protagonista del film. Ese papel no lo pudo hacer otro que Karra Elejalde, con una caracterización e interpretación sublime. Los matices que consigue con el personaje de Unamuno conectan con el público y la crítica, convirtiéndose en una de las mejores actuaciones de su carrera.

Su lucha por el Goya no será fácil. Su rival más importante será Antonio Banderas por Dolor y Gloria, que ya acumula la Palma de Cannes, la nominación a los Globos de Oro y la de los Oscar, que se celebrarán el próximo 9 de febrero. También competirán por el Goya Antonio de la Torre, por La Trinchera Infinita, y Luis Tosar, por Quien a hierro mata. A pesar de la complicación, Karra Elejalde es, sin ninguna duda, merecedor del galardón.

Una banda sonora especial

En esta película se repite una situación que ocurrió por última vez en Mar Adentro. Amenábar compuso el tema principal de la banda sonora de Mientras dure la guerra. Lo explicó en el coloquio que sucedió en el cine Lys, diciendo que había sido una melodía que se repitió en su cabeza durante semanas. «El tema que toca Franco en el piano, ese es el tema principal de la banda sonora», explica Amenábar.

 

Por: Natalia Aguilera

Imagen principal vía: Originales.movistar.es

Síganme en @nataguileraal y sigan toda la información cultural en @vip_cultural, en nuestro Instagram: vp_cultural y en nuestro Facebook: VIP Cultural.

Deja un comentario