La Mejor Información Deportiva

Melbourne City, el análisis de un aspirante al título

Bulk Nutrients
0

La dinámica en la que Melbourne City llegó al parón nos obliga a ubicarle entre los equipos aspirantes a levantar el trofeo. El conjunto de Erick Mombaerts no está dejando indiferente a nadie. Analicémoslo.Una de las claves para que una plantilla sea solvente y para que los objetivos se tornen logros es la regularidad. Y los ‘skyblue’ han cumplido en este aspecto. Y de sobras. Se engancharon en las primeras jornadas a la zona alta de la tabla y no se han movido de ahí. Cierto es, también, que tampoco han sido capaces de seguirle la estela a Sydney FC, líder destacado en solitario con 8 puntos de diferencia (¡y 3 partidos menos!) respecto al segundo clasificado, precisamente, el Melbourne City.

Por lo tanto, la primera posición es algo inasumible para los de Erick Mombaerts. Sin embargo, el segundo puesto también es un logro preponderante ya que, recordemos, da acceso directo a los Playoffs finales (mismo premio que el primer clasificado). Todo parece indicar que la batalla por dicho objetivo la disputarán con Wellington Phoenix, una de las revelaciones de la campaña (con 4 puntos y 3 partidos menos).

Obviamente, si un equipo es capaz de mantener esta regularidad que hemos comentado antes es porque dispone de recursos que se lo permiten. Como, por ejemplo, una plantilla completa y jugadores de nivel en todas sus parcelas.

Erick Mombaerts implantó, desde el arranque de campaña, un 4-3-3 inamovible, basando sus ofensivas en combinaciones rápidas, pases cortos y muchos movimientos. Sobre todo, en zona de 3/4. Desde que el español Markel Susaeta llegó en el mercado invernal, los ‘skyblue’ han mejorado bastante en esto. Cuando hay la posibilidad, se busca el balón a la espalda de los laterales contrarios, para que Craig Noone y Lachlan Wales (antes de que llegara Susaeta) hiciesen gala de su velocidad y su habilidad en el último pase o, cuando se podía, en la definición.

Y es que en la delantera les acompañaba, ni más ni menos, el pichichi de la competición, Jamie Maclaren (18 goles), de quien hablaremos a continuación. Antes, permítanme centrarme en los dos extremos de los que hablábamos: Noone y Wales. El inglés ha sido el mejor de los dos, de calle. Ciñiéndonos a los datos, le vemos liderar la tabla de más balones cruzados completados (30). Además, es el tercer jugador de la A-League que más ocasiones crea (52) y ha aportado 4 asistencias y 5 goles en sus 23 partidos disputados.

Por cierto, 23 partidos de Craig Noone de los 23 que ha jugado Melbourne City. Y en 22 de ellos, titular. Solo fue suplente en la última jornada antes del parón. Uno de esos jugadores que enmarcaríamos dentro de ese término que tanto nos gusta usar: infravalorado.

Retomando el nombre de Jamie Maclaren, además de hacer hincapié en sus cifras goleadoras (18), cabe destacar, también, la electricidad que desprende sobre el césped. Es el jugador que más dispara de toda la liga (57). No muy alto, pero rematador. Veloz y con una lectura de juego sublime. Desmarques a la espalda de los zagueros y dentro del área para rematar centros de sus compañeros. Uno de esos delanteros difíciles de defender para los centrales.

No solo hay nombres destacados en la parcela ofensiva, por supuesto. Comentábamos antes el nombre de Markel Susaeta que, pese a haber realizado grandes encuentros, todavía debe demostrar mucho más. En el centro del campo nos encontramos con otro de los jugadores imprescindibles en el juego combinativo de Melbourne City: Adrián Luna. El uruguayo aporta ese plus extra de velocidad en los ataques y, sobre todo, en las transiciones defensa-ataque. Es decir, en los contragolpes. Además de eso, también llega al área rival. Lo avala sus 4 goles y 4 asistencias en 20 partidos.

Todo 4-3-3 exitoso, sino pregúntesenlo a Pep Guardiola, debe disponer de un mediocentro defensivo contundente y fuerte en el corte. El que hace el trabajo sucio. Ese es Joshua Brillante, quien, además, luce el brazalete de capitán. En la zona defensiva destacan, también, los dos laterales, inamovibles del XI inicial, Scott Jamieson y Nathaniel Atkinson. En el centro de la zaga tenemos a Curtis Good, central muy experimentado, acompañado, normalmente, por Harrison Delbridge.

Aunque, para ser justos, si precisamente flojea en algo Melbourne City, es en la defensa. Es el equipo que más goles recibe, y con diferencia, de los 6 primeros clasificados (34). Para contextualizar el dato y que se entienda algo más su precariedad defensiva, destacaremos que Sydney FC, el líder, tan solo ha encajado 16 y Wellington Phoenix, el tercero, 23. Western United, el sexto, 28.

El cambio de chip en tareas defensivas es el punto débil de los de Erick Mombaerts. Y esto lo ratifica, también, la cantidad de faltas que se ven obligados a cometer, 302. Es el conjunto con más faltas en contra, con más amarillas (50) y más rojas (3). Curiosamente, las tres rojas las ha recibido el mismo jugador, Harrison Delbridge.

En oposición a esto, y volviendo a su veneno ofensivo, son el equipo que más goles anotan, empatados con Sydney FC (42), los que más disparan (269) y los que más pases dan (11.807).

Por lo tanto, no podemos olvidarnos de Melbourne City cuando hablemos de posibles ganadores de la Hyunday A-league 2019/20. Pese a que la distancia con el primer clasificado es abismal, la temporada pasada ya vimos como un líder destacado (Perth Glory) terminaba siendo derrotado en la ‘Grand Final’ del Playoff (precisamente contra el que ahora ocupa ese rango de líder, Sydney FC).

Los tres partidos restantes serán fundamentales en su pelea por esa segunda plaza. Pese a que no dependen de ellos mismos, el calendario de su rival, Wellington Phoenix, no es, para nada, fácil.

Síganme en @ikersicr y sigan toda la información y la actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo o en nuestro Instagram @vp_deportivo

Deja un comentario