La Mejor Información Deportiva

Márquez y Rossi: llueve sobre mojado

0

Son las doce de la noche del domingo 8 de abril de 2018, han pasado cuatro horas de ese caos y, sin saber ni querer saber me dispongo a ver la carrera. Un diferido muy directo. Un día después, no se habla de otra cosa: ¡Marc Márquez ha tirado a Rossi! y la polémica está servida. 

Llevo casi una década siendo fan del motociclismo y es la primera vez que veo un desbarajuste de estas dimensiones. El borrón ha quedado tatuado en el expediente del campeonato y del campeón, a ver como salimos de esta.

Se retrasó la carrera y todos los pilotos entraron al box, todos menos uno, Jack Miller. Él solo ante la adversidad, el valiente de turno veía a lo lejos a sus rivales, ellos listos para atacar. Semáforos a punto de apagarse y “problemas para Marc, se le ha parado la moto”. Comienza su pesadilla.

 

IMG-4098
Fuente: Movistar MotoGP

 

Hoy voy a intentar cerrar, por mi parte, una herida que no deja de sangrar. Intentar encontrar las palabras que expliquen lo sucedido, unas palabras que probablemente todavía no estén en los diccionarios, indagar sobre lo que pasó por la cabeza de un piloto que lo tenía todo para ganar. Unas explicaciones que por más que insistas no van a encontrar justificación. Marc, así no vale.

Yo que siempre te he idolatrado, que siempre te he puesto por encima de todo y de todos –las personas que me conocen lo saben- yo que te he defendido, que te sigo a donde vas, hoy siento decepción. Decepción porque sé lo que vales, sé lo que eres capaz de alcanzar, hacer lo que quieras cuando quieras. Pero no así. No necesitas hacer este tipo de cosas para demostrar que eres el mejor, es más, este tipo de cosas solo tachan tu talento, que ha pasado a un segundo plano, se ha dejado llevar por la adrenalina y ha acabado perdiendo.

Tú que siempre te has paseado por el límite sin llegar a pasarlo, tú que has demostrado tu talento por los cuatro costados, que a veces has preferido parar antes que caerte o tirar a un piloto. Tú que ayer decidiste sobre pasar esos límites, que no encontraste la manera de parar, que buscaste una remontada épica pensando que no había pilotos de por medio, casi 20 desde que saliste del pitlane. Ayer tenía que ser tu día y lo fue, pero para mal. No Marc, así no vale. Has querido ser el mejor y tu ansia te ha superado.

 

imvage.jpg
Fuente: Movistar MotoGP

 

 

image
Fuente: Movistar MotoGP

 

Pero, ¡ay Rossi!, tú que llevas cargado en tu espalda muchos años de experiencia, tú que mejor que nadie conoce este deporte, tú que has pasado una y mil veces por esto y has dicho “así son las carreras”, ¿Qué ha pasado ahora? No está bien la ambición que demostró Marc Márquez, pero tu descortesía dice más de ti y no precisamente bueno.

¿Tienes miedo?, ¿es peligroso?, ¿no te sientes protegido? Muy fácil, no corras. El problema es que antes nadie te pisaba los talones y ahora , te estás dando cuenta de que pasa todo lo contrario, y en este deporte no solo se trata de demostrar que eres el mejor pilotando, sino también tienes que demostrar tu manera de ser y de comportarte tanto dentro como fuera de la pista.

 

Así se mancha un deporte casi siempre limpio.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.