La Mejor Información Deportiva

Lucas Vázquez: el jugador que querría ver Don Santiago Bernabéu

0

Artículo de opinión sobre la nobleza atesorada por el jugador gallego vistiendo la zamarra madridista.

«Si Don Santiago levantara la cabeza…» ha sido una de las oraciones desiderativas más frecuentes que ha lanzado un aficionado merengue cuando ha visto que el Real Madrid no ha ofrecido en rendimiento que debe dar el equipo más laureado de España y Europa en término de títulos. Por si fuera poco, los blancos volvieron a experimentar otra era dorada durante la década de los años 2010 tras la llegada de José Mourinho al club madridista.

El técnico portugués puso los cimientos de un equipo tácticamente reconocible y con el potencial ofensivo que le permitiera mirar frente a frente a cualquier rival. El listón se volvió a poner extremadamente alto, llegando a «mal acostumbrar» al equipo tras haber conseguido cuatro Champions en cinco años. Aunque se consiguieron con Carlo Ancelotti y Zinedine Zidane, siempre se exige luchar y, por supuesto, ganar por todos los títulos.

Cuando la ambición desaparece por el terreno de juego, comienza a recordarse como el famoso Real Madrid de las 5 copas y, posteriormente el yé-yé de la Copa de Europa del año 1966 les hacían el equipo más dominador del mundo. Al mismo tiempo, comienzan a recordarse célebres frases del por entonces presidente blanco, Santiago Bernabéu, como «la camiseta del Real Madrid es blanca. Se puede manchar de barro, sudor y hasta sangre, pero jamás de vergüenza».

Quizás esa fue una de las razones por las que la gente admiraba el tesón de Juanito o de Raúl González Blanco en el campo. Pero claro, viviendo en los años de la información masiva, obligándote a ser ejemplar dentro y fuera del campo, la humanidad de la persona queda más valorada, llegando a categorizar como extraordinario lo que debe ser tratado como normal.

Cabe destacar que la primera era de Florentino Pérez al mando del Real Madrid se fue al garete ante el desenfreno de la noche y por «costumbres de los pesos pesados». Dichos vicios los continuaron gente como Robinho, Guti, Drenthe o Sneijder, entre otros, durante los años de Ramón Calderón. Para colmo, se percibió el peso de ciertos capitanes en la prensa, concretamente Iker Casillas, Sergio Ramos o Raúl González hacia sus intereses.

La herencia llega de forma envenenada y suponen un paso fronterizo hacia la fama en el plano mediático del club. Por tanto, resulta meritorio ver a profesionales del fútbol capaces de seguir su propio camino que mezcle un gran rendimiento colectivo y una sencillez. Suele ocurrir que la sociedad pide distinguir al profesional y a la persona, ¿pero no es posible que a veces la personalidad suele indicar tu modus operandi en el terreno de juego?

Solamente una persona sabe lo que hace y cómo actúa su conciencia en función de lo acaecido en su día a día. No obstante, siempre podemos percibir indicios de nobleza y pundonor de alguien que mancha la camisa de sangre, sudor y lágrimas. Esa persona ha sido Lucas Vázquez durante los años de victoria de Zinedine Zidane como entrenador del Real Madrid.

Imagen
@Lucasvazquez91

El canterano gallego fue incorporado por Rafa Benítez como jugador suplente que diera descanso a la BBC, rol que siguió llevando a cabo Zidane en su primera etapa. Pero su afán de reinventarse llegó cuando Santiago Hernán Solari impuso la meritocracia por bandera, sustituyéndole por Gareth Bale. Incluso cuando se veía sin hueco en el puesto de extremo, se reconvirtió en lateral durante la temporada 2020-21. Comenzó este periplo en el Camp Nou ante el Barcelona y fue una pieza clave en el devenir del club en una temporada llena de bajas en la que mantenerse en pie era toda una proeza.

Lesionarse la menor cantidad de veces posible por parte de un deportista y hacerlo en choques y no por la intensidad de los encuentros son muestra de la alta profesionalidad con la que un deportista se toma su carrera deportiva. Su rostro relajado delatado por una débil sonrisa en cada momento de sobresalto de su trayectoria profesional son una muestra de amor hacia un deporte iniciado precisamente en «la Fábrica» blanca.

Precisamente él, junto a otros mirlos como Dani Carvajal, Nacho o Vinicius, han demostrado un espíritu guerrero digno del «espíritu de los 90 minuti». Pero Lucas ha tenido la capacidad de darlo todo como un suplente de lujo, anteponiendo el escudo a sus intereses. Y precisamente esa lealtad al club es la que le gustaría ver al alma de Don Santiago a lo largo del tiempo.

 

Imagen vía: @Lucasvazquez91

Sigan toda la información y actualidad en @VIP_Deportivo y en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram @vp_deportivo.

Deja un comentario