AnálisisAthletic ClubAtlético de MadridCopa del ReyDestacadoFútbol EspañolRFEF

Los Williams le dan al Athletic el billete a la final de la Copa del Rey

La conexión entre Nico e Iñaki protagoniza una perfecta semifinal y le dan al Athletic la oportunidad de ganar su primer título de 2024.

La conexión entre Nico e Iñaki protagoniza una perfecta semifinal y le dan al Athletic la oportunidad de ganar su primer título de 2024.

El vínculo familiar que une a los Williams se traduce en el terreno de juego en una primera parte con dos goles y dos asistencias protagonizadas por los hermanos. Ese vínculo se vio reforzado con el gol de Guruzeta en la segunda mitad, que culminó una eliminatorio con un resultado global de 4-0.

Onces iniciales

Atlético de Madrid: Oblak, Samuel Lino, Hermoso, Witsel, Savic, Molina, Llorente, Koke, Rodrigo De Paul, Correa y Morata.

Athletic Club: Julen Agirrezabala, Lekue, Paredes, Vivian, De Marcos, Prados, Galarreta, Nico Williams, Sancet, Iñaki Williams y Gorka Guruzeta.

La conexión entre hermanos se traduce en goles

La primera mitad del encuentro pretendía mostrarnos un espectáculo protagonizado por dos equipos clásicos del fútbol español: el Athletic Club y el Atlético de Madrid. El primero llegaba con una ventaja de un gol obtenida en la ida de la semifinal de Copa del Rey en el Metropolitano. Por su parte, los del Cholo llegaban a San Mamés con un único objetivo: remontar.

Los deseos de los madrileños parecían estar en camino, pues a los cinco minutos de juego Samu Lino comenzó avisando de las intenciones rojiblancas. Intenciones y deseos que se vieron truncados tan solo unos minutos después. Llegado el minuto 12 de partido, Iñaki Williams hacía el primer gol (el segundo en toda la semifinal). Tras una magnífica conexión familiar con su hermano Nico, Iñaki ejecutó una volea de ensueño. Una volea que batió a Oblak y acercaba a los leones un paso más hacia la final copera.

Cabe destacar que en el minuto 35 el encuentro tuvo que ser detenido por una emergencia médica en la grada de San Mamés. Dos minutos después, el encuentro se reanudó y se comunicó que el aficionado estaba estable.

El partido continuó y el Atleti trató de recuperarse del duro golpe que, poco a poco, le alejaba de la que sería su primera final en 2024. Aunque los intentos de Hermoso, Llorente y Correa por meterse en la eliminatoria resultaron fallidos. Poco tiempo después, llegó el segundo jarro de agua fría para los hombres del Atleti. La conexión hermanada entre Iñaki Williams y Nico volvía a confirmarse pero, esta vez, fue el pequeño de los hermanos el goleador. Tras una jugada en la que Iñaki Williams se escabulló de Hermoso, consiguió poner el balón en los pies de su hermano, quien fue capaz de penetrar la portería colchonera una vez más.

Así, con pie y medio en la final, el Athletic se marchaba al túnel de vestuarios con tres goles de ventaja sobre el Atlético de Madrid. 

Guruzeta culmina una semifinal de película

La segunda mitad comenzó más tarde de lo previsto por otra incidencia médica en la grada del estadio. Tras varios y largos minutos agónicos sucumbidos por la incertidumbre sobre el estado del aficionado, los equipos médicos retiraron en camilla al paciente entre aplausos de seguidores, futbolistas y cuerpos técnicos.

La segunda mitad comenzó con jugadas ofensivas por parte de los locales de manera continuada. Su intención era marcar, su objetivo ganar y su sueño la final. Así, ocasión tras ocasión llegó el tercero. Tras un disparo de Sancet que fue repelido por Oblak, su rechace fue cazado por Guruzeta para culminar una semifinal en la que el resultado global señalaba cuatro tantos para los leones y ninguno para los colchoneros.

Desde entonces se produjeron algunas oportunidades para el Atlético de Madrid, pero todas fallidas. Destacando entre ellas la de Samu Lino (cuyo disparo blocó Agirrezabala), la de Morata (cuyo remate se fue por encima del larguero), la de Memphis Depay (quien probó sin suerte), la de Riquelme (que propició un paradón por parte del arquero bilbaíno) y la de Saúl (que no vio portería).

Finalmente, llegado el minuto noventa y tres, Martínez Munuera dictaminó el final del partido. Finalizando una semifinal con un resultado global de 4-0 para el Athletic Club, que tendrá la oportunidad de levantar una Copa del Rey 36 años después.  Con un Athletic Club grandioso merecedor de estar presente en la final y un Atlético de Madrid que tratará de reponerse en las siguientes jornadas de este duro varapalo.

Imagen vía: Juan Manuel Serrano Arce / Getty Images

Síganme en @nmartinezzzzzzz y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: @vp_deportivo

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba