La Mejor Información Deportiva

Los padres irresponsables del fútbol

0

Un proyecto de futbolista puede llegar a ser o no futbolista, siendo lo más probable que no, pero lo único 100% cierto es que va a ser adulto

1 de cada 2.000 canteranos llegan a ser futbolistas profesionales. 2.000 de cada 2.000 canteranos llegan a ser adultos, y una gran parte llegan a ser padres. Cuando hablamos de la formación de un proyecto de futbolista nos referimos a la educación de un niño que puede llegar o no a ser futbolista profesional, siendo lo más probable que no. Lo único totalmente cierto es que, en el día de mañana, ese niño va a ser un adulto, y posiblemente padre. La mayor responsabilidad de un formador de futbolistas es la de antes formar a un futuro adulto que a un futuro e improbable futbolista, pues antes que futbolistas, son personas. Formar mejores personas, adultos responsables que después formen adecuadamente a sus hijos y futuros padres. En el fútbol formativo, a los niños hay que prepararlos para la vida.

Todos sabemos como está el país, bueno, en realidad como está todo el mundo y la sociedad. Es de carácter público las fiestas donde en estas Navidades han participado futbolistas profesionales de España y demás paises. Y lo peor es lo que no se sabe, o más bien, lo que no ha sido publicado, pues en el fútbol todo se sabe. En la vida, el talento, el dinero y el trabajo es importante, pero lo más importante es ser buenas personas. No existe una mejor virtud que ser buena persona.

Todos vemos que cada día mueren muchas personas por el virus, o vemos a alguien durmiendo en la calle o buscando comida en la basura, y al futbolista de elite y a la sociedad en general, no nos conmueve, no nos duele, pues aún así salimos de fiesta. Eso no significa que seamos malas personas, pero sí insensibles e inhumanos. Y todo porque, a fuerza de verlo día a día, nos hemos acostumbrado a ser irresponsables, y la verdad es que no podemos darle la espalda al sufrimiento ajeno, pues ayudar de cualquier manera es lo que nos hace buenas personas.

Cuando los futbolistas de élite y la sociedad en general somos irresponsables con la sociedad, significa que somos unos padres irresponsables, y que la educación que hemos recibido ha sido una mala educación. Una educación, en el fútbol formativo, en la que han sido tratados como juguetes, juguetes que la mayoría han acabado en juguetes rotos, y que los que han tenido la suerte de llegar se acaban convirtiendo en mercancía. Tratados como mercancía, y haciendo sentir a los propios futbolistas que viven en un mundo diferente.

Todos debemos poner nuestro granito de arena para construir una mejor sociedad y aunque, por muy pequeña que sea, toda acción positiva es muy valiosa, las acciones de los futbolistas de élite tienen un mayor impacto positivo o negativo en la sociedad. Cuando un futbolista se lanza al profesionalismo, ejerce más que una profesión, asume una responsabilidad social con una fuerza que ninguna otra profesión alcanza. En realidad, todos los individuos asumimos y debemos ejercer nuestra responsabilidad como seres sociales, pero el fútbol es capaz de llegar a todo el mundo. Y esto no es ningún marrón para los futbolistas, sino un privilegio.

Como tú, futbolista de élite, cuando eras pequeño, millones de niños y niñas quieren y sueñan con ser futbolistas, con ser como sus ídolos. Es en ese momento cuando los futbolistas se convierten en padres de millones de niños. Los niños quieren ser futbolistas, así que imitan su comportamiento dentro y fuera del campo. Por ello, los futbolistas deben esforzarse por ser un buen ejemplo y transmitir valores positivos, y sobre todo evitar transmitir valores negativos. Y es que al final, ejercer esa responsabilidad no sólo repercute positivamente en la sociedad, sino también en la carrera del propio futbolista. Sin disciplina, ningún futbolista llega al máximo de sus posibilidades. ¿Duro? Menos duro será si lo conviertes en un hábito.

Perdón por generalizar, pero sinceramente creo que es la pura realidad. En general, los futbolistas de élite son irresponsables con la sociedad, irresponsables con los millones de niños que quieren ser como ellos, unos padres irresponsables. Y esto ocurre por dirigir muy mal la educación de los proyectos de futbolistas. Los niños están en un periodo clave en el que absorben todo lo que pasa a su alrededor. Interiorizan lo que les enseñan figuras de referencia como sus entrenadores, y si sus formadores (entrenadores y directivos) no les enseñan a ser buenas personas, existen muchas posibilidades de que ese niño, en el día de mañana, además de no llegar a ser futbolista, acabe siendo una persona inhumana. Futbolistas de élite y entrenadores de formación, hagan que éste bien que los niños quieran ser futbolistas. Sean responsables para formar personas y futbolistas responsables.

Imagen destacada vía: RFEF

Síganme en @franyako y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: @vp_deportivo.

Deja un comentario