La Mejor Información Deportiva

Los deberes de Ancelotti durante el parón

0

Tras un prometedor inicio de temporada, el Real Madrid se ha desinflado en los últimos partidos. Con un saldo de dos derrotas y un empate, el técnico italiano busca dar con la tecla para rearmar a su equipo.

Carlo Ancelotti abandonaba Cornellá con gesto preocupado el pasado 3 de octubre. No es para menos, pues la derrota frente al conjunto periquito echaba el cierre a una semana fatídica para su equipo. Más allá de los resultados cosechados, la inquietud del técnico se debía al juego y actitud ofrecidos por su plantilla: sin rastro de la solidez mostrada en el arranque de curso.

Con estos antecedentes, Ancelotti se marchaba al parón de selecciones con muchos deberes por hacer. Con el aplazamiento del Real Madrid-Athletic (17 de octubre), los blancos no regresarán a la competición oficial hasta su duelo en Ucrania frente al Shakhtar Donetsk. Así, el entrenador madridista dispondrá aún de diez días para detectar y solucionar los problemas que asolan a su equipo.

Urge encontrar la estabilidad defensiva

Realizando un análisis de los encuentros del Real Madrid, podemos notar cómo el equipo sufre notablemente en fase defensiva. A pesar de que los blancos arrastran este problema desde agosto, esta debilidad se ha acentuado en los últimos partidos.

El propio Ancelotti es consciente de las limitaciones del equipo en este aspecto del juego. En los dos meses de competición, el técnico ha realizado numerosas combinaciones en la zaga. Especialmente notorio ha sido el problema de los laterales: hasta ocho jugadores han pasado por las bandas blancas.

Imagen

Mendy y Carvajal, teóricos titulares, continúan recuperándose de sus lesiones, si bien se espera que el primero regrese tras el parón. Miguel Gutiérrez, que ha alternado actuaciones destacadas con lagunas defensivas, aún no goza de la plena confianza de Ancelotti. Además, Nacho y Lucas han ofrecido un rendimiento inferior al que alcanzaron la temporada pasada.

En busca del famoso «equilibrio»

En la primera etapa de Ancelotti en Madrid, el técnico realizaba especial énfasis en un concepto: equilibrio, es decir, «hacerlo bien con balón y sin él». En 2014, el equipo sufría mucha descompensación entre fase ofensiva y defensiva, hasta que Carlo se inventó el recurso de Di María como interior.

A día de hoy, los blancos sufren un problema similar al de entonces. Para solucionarlo, se necesita la mejor versión de Casemiro, muy bajo de ritmo en este inicio de temporada. Asimismo, se antoja fundamental la participación de Valverde y Camavinga. Gracias a su energía y despliegue físico, ambos pueden desempeñar un rol similar al que ocupaba Di María.

Por otro lado, Kroos y Modric necesitan administrar sus minutos para llegar en forma al tramo final. El alemán se está reincorporando al grupo tras superar su pubalgia, mientras que el croata ha acumulado demasiados minutos en este inicio de temporada.

Acompañar a Benzema en la tarea del gol

En sus últimos partidos, los blancos han sufrido una alarmante sequía. Es cierto que han acumulado ocasiones en sus encuentros (especialmente frente al Sheriff) y que en caso de haberlas transformado el discurso sería radicalmente distinto. Sin embargo, es evidente que hay que recuperar la pegada.

Para ello, Benzema necesita socios en el frente de ataque. El francés, algo intermitente en el juego, ha estado espectacular en la contribución goleadora: acumula nueve tantos y siete asistencias.  Vinicius, que no es un especialista en esa faceta (por el momento), ha sufrido un bajón considerable tras arrancar con cinco goles en Liga.

Por estas razones, se espera que Rodrygo y Asensio den un paso al frente. El carioca es un jugador con mucha intuición dentro del área, mientras que el balear puede aprovechar su nueva demarcación para ofrecer más llegada y disparo a portería. También sería muy importante activar a Jovic: el ariete ya coqueteó con el gol en sus últimas apariciones y puede resultar muy útil para liberar a Benzema.

A la espera de nuevas noticias queda Eden Hazard. El belga ha sufrido con su selección un pinchazo en los isquiotibiales de la pierna derecha y está pendiente de pruebas para confirmar el alcance de su lesión.

La exigencia del calendario demanda mejoras

Al Real Madrid le restan cuatro partidos en octubre para recuperar sensaciones y, sobre todo, las victorias. Tras visitar Ucrania, los blancos regresan a la competición doméstica con el Clásico frente al FC Barcelona (domingo 24 a las 16:15). Un choque que bien puede impulsar al conjunto madridista o alimentar las dudas ya plantadas. También será un duelo decisivo para los culés, con la figura de Koeman en el alambre.

Por último, los de Ancelotti cierran el mes recibiendo a Osasuna en casa y visitando Alicante para medirse al Elche. Dos nuevos encuentros para afianzar su juego e ir cimentando las bases de un equipo que quiere ser campeón.

 

Imagen principal vía: Real Madrid. 

Síganme en @antonio_aibar y sigan toda la información y la actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram @vp_deportivo.

Deja un comentario