La Mejor Información Deportiva

Levante 0-1 Sevilla: El día de la doble victoria

0

El Sevilla consiguió hacerse con la victoria sin sufrir demasiado. Para alcanzar el éxtasis, el proyecto Superliga ha sucumbido en la misma fecha

Volvió el fútbol. 3 días muy ajetreados fue lo que le duró la gloria al antideporte. Algo que se hacía llamar Superliga asomaba la cabeza. Muchos vieron la oscuridad, pero hace escasas horas se jugó el Levante-Sevilla para volver a divisar la luz. El Levante se tomó el lujo de prescindir de jugadores estrella como Roger Martí o el comandante Morales. La jornada intersemanal suma carga física a los jugadores, que no son máquinas. O casi ninguno. El Sevilla salió con su once de gala, repitiendo la titularidad del Papu Gómez. Le gustó a Lopetegui el último partido del argentino y le otorgó el premio. Típico en el vasco.

El Levante entró mostrando ganas de competirle el partido al Sevilla. Poco a poco se fueron desvaneciendo. El Sevilla trataba de acumular su característica posesión con el fin de calmar el partido. La primera ocasión del choque llegaría tras un trallazo al travesaño de Joan Jordán. De haber entrado estaríamos hablando de un señor gol. Jugada aparte.

Las ocasiones en la primera mitad brillaron por su ausencia. Como de normal en los partidos que disputa el Sevilla. Los locales se plantaron bien atrás con la intención de sorprender en alguna contra. Sus jugadas llegaron sobre todo a balón parado, pero sin peligro. El conjunto hispalense echó en falta la generación de superioridades. Es el único ingrediente con el que se puede penetrar en la sólida defensa granota.

En la segunda parte, no tardó el pichichi sevillista ni 10 minutos en abrir la lata. Y de que manera. Muy buena carrera y doble recorte para dejar a los defensas sentados. Portero incluido. No es para despreciar el pase de Suso, ni su partido . Muy remarcable también el fallo del Levante, pecando de excesivos riesgos en esos pases horizontales que tan traicioneros son. La segunda mitad en casi todo su transcurso fue como un mar en calma. Un mar en el que el Sevilla eran los piratas controladores. No sudaron demasiado para hacer frente a las tímidas y espaciadas temporalmente incursiones del Levante.

Suenan las alarmas en Nervión porque Jules Koundé fue sustituido al final del encuentro por molestias. A pesar de ello, los de Lopetegui siguen con la buena dinámica. Ganar el campeonato liguero es casi imposible. El deber de los del sur es estar ahí presionando a los que se hacen llamar 3 de los 15 grandes. Suma y sigue. El Levante por su parte se queda en mitad de tabla. En tierra de nadie. Final de temporada tranquilo para el conjunto granota.

Imagen principal vía: Sevilla FC.

Síganme en @ValdesBlasco y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: @vp_deportivo.

Deja un comentario