​Desde la conquista de la decimotercera Champions League con el Real Madrid y del Mundialito de clubes 2018 en Abu Dhabi, el galés Gareth Bale ya no es el mismo que hace unos ejercicios y abandonará el club blanco por la puerta de atrás. 

El ariete de Cardiff, Gareth Bale, está inmerso en una pesadilla tanto a nivel de juego como de motivación. Ya no es el que era hace unas temporadas. Muchas lesiones en el Real Madrid, que le han apartado del equipo durante un período de tiempo considerable. Cuando fichó por los de la Concha Espina era un jugador explosivo, que había anotado muchos tantos con el Tottenham inglés.

De más a menos

Sus primeras campañas con el Real Madrid fueron magníficas. Desplegó un gran fútbol al lado de Karim Benzema y Cristiano Ronaldo, pero ahora parece que esta magia ha desaparecido, debido a muchos factores. No se ha adaptado al 100% al fútbol español ni a LaLiga. Es verdad que a nivel colectivo se ha alzado con Champions’ y ‘Mundialitos de Clubes’, pero en la parcela ofensiva su juego es de cuentagotas, a causa de las lesiones que ha padecido. En tres ejercicios tan solo ha introducido el balón al fondo de las mallas en 19 ocasiones. Unos pésimos registros.

Imagen relacionada

Durante su etapa en el Real Madrid, Bale ha demostrado ser un gran jugador, especialmente en la UEFA Champions League donde ha logrado ser un integrante determinante dentro de los esquemas de Zinedine Zidane. Cuajó un 2018 muy bueno en lineas generales, pero en este 2019 se ha desinflado como el resto del conjunto blanco. La ausencia del astro portugués, Cristiano Ronaldo, ha pasado factura en el club merengue. No han sabido cómo construir el juego ni finalizar las jugadas a la red.

Finalmente, Gareth Bale es un futbolista capaz de reaccionar en cualquier momento y esperemos que en su nuevo plantel, si finalmente se confirma su marcha protagonice buenos cursos.