La Mejor Información Deportiva

Las claves del Levante 1-1 Real Sociedad

0

Levante y Real Sociedad se repartieron los puntos en un encuentro bastante igualado que nos dejó bastantes claves a analizar.

Partido bastante igualado en La Nucía. Bastantes ocasiones, cosa que suele ser habitual en los encuentros de Levante Real Sociedad, que al final no valió para decantar la balanza hacia ningún equipo. El empate seguramente fue lo más justo. El primer tiempo estuvo bastante bonito de ver para cualquier espectador. Ambos combinados hicieron uso de varias ocasiones. El primer equipo en anotar fue la Real Sociedad, que tras un saque en largo, Portu peleó el balón y consiguió dárselo a Oyarzabal, que metía un buen balón al área para que Alexander Isak, de una forma completamente acrobática, conseguía meter un gol espectacular. Poco le duraría la alegría a los txuriurdin, ya que tan solo 4 minutos después, un balón largo que Morales ganó a Aritz servía al comandante para batir a Miguel Ángel Moyá y volver a poner en tablas el electrónico.

Tras los dos goles prácticamente seguidos, el guión de partido no cambió demasiado y ambos conjuntos siguieron generando ocasiones. La más clara, sin duda fue una gran acción de Isak que fue de los más activos en el partido en la que filtraba un balón entre la defensa para Portu dejandole solo, pero cuando iba a armar el tiro, el balón le votó ligeramente y la acabó mandando por encima de los tres palos.

La segunda mitad tuvo un guión absolutamente diferente. En los primeros minutos, el entrenador donostiarra, Imanol Alguacil, pasaba a tener una defensa de de la que después hablaremos más detalladamente y a partir de ahí el equipo se metió atrás. Algo que permitió al Levante llevar el control del partido. El Levante generó varias ocasiones, muchas de ellas con peligro, pero no terminaba de meter el tanto que le diera los 3 puntos.

Imanol intentaba cambiar el guión de la segunda mitad introduciendo nuevas sustituciones en los minutos finales. Estas fueron las de Willian José por Isak Monreal por Ahien Muñoz, pero no cambió mucho, ya que la Real era incapaz de salir de la jaula en la que le había metido el Levante sin nada más que no fueran balones en largo. Debido en parte a su escaso centro del campo. Finalmente, el colegiado señaló el final del encuentro y parece que ambos entrenadores se fueron satisfechos por ese punto que se llevaban.

Zubimendi, el timón donostiarra en el primer tiempo

Una de las mejores noticias para la Real Sociedad tras el parón está siendo Martin Zubimendi. Ayer lo demostró una vez más seguramente con su mejor encuentro desde su irrupción en el primer equipo. Para nada aparentaba el poco tiempo que lleva jugando en primera. Se le vio con las ideas muy claras a la hora de sacar el balón, y, ante el discreto partido de Mikel Merino, todos los balones pasaban por él a la hora de salir de sacar el balón y siempre acertaba el pase y con nota. También en la frontal del área pudo filtrar algún balón que finalmente no acabó en tanto para su equipo pero sin duda su encuentro fue de sobresaliente.

Un Levante sin complejos

El Levante venía de conseguir su salvación más temprana desde su ascenso hace ya 3 años, y por lo tanto no tuvo que jugar con la tensión de quizás descender al infierno de nuevo. Quizás esto fue lo que propició la gran actuación del conjunto granota, que no tenía nada que perder. Por lo tanto, eso propició que no tuvieran miedo a la hora de atacar por una posible pérdida. Gran temporada de los de Paco López.

La defensa de 5 perjudicó a la Real

Al principio del segundo tiempo, con el partido en empate y sin claro dominador, Imanol sorprendió a todo el mundo al meter a Llorente por Zubimendi y a Odegaard por Zubeldia. Dos cambios con un perfil claramente defensivo que propició que la Real jugará prácticamente toda la segunda parte con defensa de y un centro del campo con un perfil más defensivo. Esto hizo que los donostiarras estuvieran todo el partido defendiendo, y sus pocas posesiones vinieran de balones arriba de Moyá que los delanteros conseguían bajar y mantener la posesión. Sin embargo, se notaba demasiado la ausencia de centro del campo y de atacantes. Por ello, sus mínimas posesiones eran inefectivas y su único peligro fue con balones en largo que alguno de sus delanteros conseguían llevar a 3/4 de campo. Aún así, sin poder transformarlo en disparos a portería.

Imagen principal vía: Getty Images

Síganme en @GonzalezXabi y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: @vp_deportivo.

Deja un comentario