La Mejor Información Deportiva

LaLiga tarda en apostar por la cantera

0

58 de los 112 jugadores Sub-23 que militan en LaLiga Santander no han superado el 25% de los minutos disputados en la actual temporada.

A LaLiga cada vez le cuesta más apostar por los jóvenes. No lo digo yo, lo confirman los datos. Según la web ‘Transfermarkt’, en la actual temporada de LaLiga es, con 27,4 años, la competición europea con mayor media de edad de sus jugadores.

En la Premier League es de 26,6; para la Serie A es de 25,8. En la Bundesliga de 25,4 y en la Ligue 1 de 25,2 años. El problema es que dichos datos no son cuestión de una sola temporada, sino que ya son tres las campañas consecutivas en las que nuestra Liga es la más ‘madura’ de Europa.

Una tendencia que coincide con el bajón a nivel de títulos y rendimiento de los equipos españoles en torneos continentales. Pero cuidado, yo no estoy diciendo que la edad marca este descenso de competitividad al máximo nivel. Yo soy de los que no miran el DNI, pero tampoco puedo ni debo obviar que actualmente en la Liga, o no hay sitio, o no se apuesta por los jóvenes.

Hace dos temporadas, en La Liga había 120 futbolistas Sub-23, mientras que en la 19/20 bajo a 110 jugadores. En el actual curso, el de las constantes bajas debido al Covid-19 y a la carga de partidos, y sobre todo el año de la falta de dinero en los clubes, sólo se han sumado dos futbolistas Sub-23. Lo reseñable y preocupante viene a continuación.

De esos 112 futbolistas Sub-23 que han sido inscritos en plantilla o han debutado con el primer equipo, 58 no han jugado ni el 25% de los minutos disputados hasta la última jornada de Liga.

Más de la mitad de los canteranos que han subido o llevan ya unos años en el primer equipo no están disfrutando de cierta continuidad. Algo está fallando para que el canterano no juegue asiduamente y rinda a un gran nivel individual en Primera División hasta los 26 o 27 años, exceptuando talentos que sobresalen mucho desde un principio.

Lo primero, la formación. Al contrario que el fútbol profesional, donde lo que reina es el rendimiento inmediato, en el fútbol formativo no debe existir las prisas. Cada proyecto de jugador necesita de un proceso lento pero seguro. Y en el fútbol formativo, lastimosamente, lo que cada vez existe más son las prisas por salir del propio fútbol formativo.

Al canterano hay que ponerle en contextos del juego que en el día que suba al primer equipo se va a encontrar constantemente. Cuando el canterano debute en Primera División no se va a encontrar tiempo y espacio para pensar y jugar, sino que deberá tomar decisiones en un tiempo rápido y en espacios cortos.

Y también hay que ponerlos en situaciones competitivas donde tengan que superarse. Pues cuando lleguen al primer equipo, con 18, 19, 20 ó 21 años, se van a medir día a día con jugadores de 26 para arriba. Y recuerden que el entrenador del fútbol profesional no espera, pues si te espera y el equipo pierde, él el lunes está en la calle.

Seguro que a muchos de vosotros os surge la siguiente pregunta: ¿los futbolistas que salen ahora son peores que los que salían hace 10, 20 ó 30 años? Pues, en mi opinión, no. Mejor dicho. En mi opinión no debiera ser así, porque los canteranos de ahora tienen muchas más facilidades para potenciar su talento que los canteranos de hace 10, 20 ó 30 años.

El contexto es mucho mejor. Mejores campos y balones. Más entrenadores y mejores preparadores en todas las ramas. Todo en más cantidad y mejores condiciones, lo que provoca una mejora de calidad tremenda en los entrenamientos de los chicos.

Y por ejemplo, vamos con los termómetros de los Europeos juveniles. España ha ganado tres de las últimas cinco ediciones del Europeo Sub-21 (4 finales disputadas). España ha ganado dos de las últimas cinco ediciones del Europeo Sub-19. Y España ha llegado a las semifinales del Europeo Sub-17 en tres ocasiones de las últimas cuatro ediciones. Es decir, el nivel de nuestros mayores talentos no es peor que el de los franceses, ingleses, alemanes e italianos. Y tampoco el nivel de nuestro canterano ‘medio’.

Ahora también os surgirá la siguiente pregunta ¿a los entrenadores de la Liga les falta atrevimiento para apostar por los canteranos? Sí, en general los entrenadores de la Liga confían poco o muy poco en los canteranos. Prefieren lo ‘seguro’ pues, vuelvo a repetir, en el fútbol profesional todo son prisas e inmediatez.

Los entrenadores no poseen ni el convencimiento ni la determinación necesaria para arriesgar un resultado en pro de darle la oportunidad a un canterano y valor del club de debutar, y sobre todo de darle continuidad.

La mayoría de técnicos sólo apuestan por el canterano ‘medio’ en caso de obligación. Siempre como parches. Caso contrario es el de clubes como el Barcelona, la Real Sociedad y el Athletic de Bilbao, precisamente los equipos más jóvenes de la Liga. Estos clubes apuestan por el canterano por convicción de que va a rendir porque tiene interiorizado el juego del equipo. Se trata de clubes cuyo primer equipo y su cantera están unidos y compenetrados a través de un modelo y una identidad, y que tienen una carrera preparada para el canterano.

A fin de cuentas, es muy importante que el canterano posea y domine las habilidades técnicas, tácticas y físicas, pero aún lo es más dominar las situaciones que se encuentra a la hora de llegar al profesionalismo. Y para esto es imprescindible lo emocional. Lo emocional, eso tan difícil de trabajar en el fútbol, y que tan importante es en el rendimiento de un futbolista. Hablamos de tener confianza y generar confianza en el entrenador. La realidad es que, por como ha cambiado la sociedad, el proceso de madurez del canterano es más lento que en décadas anteriores. En la actualidad, la madurez del futbolista medio llega, como mínimo, a los 24 años.

En la misma sociedad han aparecido aspectos externos que influyen en el rendimiento del canterano que busca asentarse en el primer equipo. Factores que distraen al talento. Redes sociales y demás que alimentan el error del canterano en sus pensamientos y acciones. El futbolista joven cada vez piensa menos en el fútbol, y sí más en lo material y artificial que se consigue a través del propio fútbol. Podéis o no estar de acuerdo, pero en mi opinión la clave de la falta de apuesta por el canterano es el déficit en lo emocional. Eso sí, lo que está claro es que el futuro es de los jóvenes. Entonces, habrá que darles el balón.

Imagen principal vía: La Liga Santander.

Síganme en @franyako y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: @vp_deportivo.

Deja un comentario