La Mejor Información Deportiva

La vida sigue igual en El Sadar

0

Partido en el que los rojillos tuvieron que sobreponerse a un tempranero gol del submarino amarillo. Remontó, y de qué manera.

Pronto llegó el gol de Pau Torres para adelantar a los de Calleja, que por otra parte, el madrileño, se encontraba de reencuentro con la afición que le vio retirarse como futbolista profesional.

En el primer tiempo, en mi opinión, el Villarreal era el que se ganaba la etiqueta de peligro en sus jugadas. Mientras, Osasuna no perdía la cara al partido. Con la ayuda de su afición conseguía llegar al descanso con mayor posesión que el rival y habiendo tenido alguna que otra ocasión pero sin meter en apuros a los amarillos.

Fuente: pamplonaactual.com

Los navarros movían el balón, construían, peleaban hasta lo indecible. Pero solo con eso no bastaba, y es que al llegar a tres cuartos de campo, no eran capaces de tomar la mejor de las decisiones. Daba la sensación, y así se comentaba en un sector de la grada, que aunque se dominaba, estábamos siendo bastante imprecisos a la hora de acertar en el pase. Tanto fue así, que, aunque ganaban en posesión, el Villarreal con una gran amplitud de campo, supo aprovechar sus ocasiones y generar más peligro aunque sin llegar a saturar la zaga rojilla.

Sabíamos que el paso por vestuarios iba a ser clave para que los de Jagoba le dieran la vuelta al marcador. Ya nos tenía acostumbrado este equipo a revolucionar el partido tras las instrucciones del míster en los descansos.

Dicho y hecho, a los 35 segundos de comenzar la segunda mitad y tras centrarse los pamplonicas, provocaron un córner que acabó con un golazo de Facundo Roncaglia. Marcaba su primer gol como rojillo en un partido para enmarcar.

Resultado de imagen de osasuna villarreal
Fuente: pamplonaactual.com

Parecía que Osasuna podía echarse atrás y aprovechar las contras que pudieran tener, pero nada de eso. Los rojillos siguieron insistiendo y buscando el segundo gol a manos de Chimy Ávila que llegó tras la insistencia, triangulaciones y buen juego del equipo.

A partir del minuto 80 el partido se hizo largo. El ansia por conseguir la primera victoria como local hizo que la afición se volcara con el equipo y entre todos lograrla.

Estupiñán demostró lo que un servidor escribía en los primeros partidos, un jugador que puede encajar en el esquema de Jagoba pero necesita rodaje. Ese rodaje está llegando y cuajó un partido notable donde corrió la banda y trianguló el balón con más seguridad de la que mostraba en anteriores encuentros.

Fuente: pamplonaactual.com

Rubén salvó al equipo en una gran parada a Samu Chukwueze con el 1-1 en el marcador que podía haber puesto cuesta arriba de nuevo el partido a Osasuna.

Como si del “día de la marmota” se tratara, Pau Torres volvía a marcar un gol a Osasuna en El Sadar y volvía a ser remontado. Y es que, la temporada pasada, en el encuentro que enfrentaba a Osasuna y Málaga, el central marcaba un gol a los rojillos, que remontaron en los compases finales del encuentro.

En líneas generales el equipo dio un salto de calidad a partir del descanso, y el Villarreal se vio superado en todos los aspectos y sobre pasado por un equipo que se quiere seguir manteniendo invencible en su templo. Osasuna hizo que el submarino amarillo no supiera de donde llegaban las oleadas rojillas y ya son 29 los partidos que los pamplonicas llevan sin ser derrotados en el legendario Estadio El Sadar.

Imagen principal: Agencia EFE

Por: AnalíticOsasuna

Síganme en @AnaliticOsasuna y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo o en nuestro Facebook: VIP Deportivo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: