La Mejor Información Deportiva

La vida en un libro: “no perder la fe cuando niebla”

Wikipedia Commons
0

Literatura, Filosofía y Fórmula 1 para reflexionar sobre la vida.

Me resulta complicado entender la vida sin retos. Cuánto más complicadas son las circunstancias, mayor adrenalina y fe tengo en mi talento y en mi sacrificio. Ocurre cuando deseo debutar literariamente, dar el salto al mercado laboral y confirmar mi realidad deportiva. Son tres objetivos y, aunque sus consecuciones resultan decisivas, la Literatura custodia el latido de mi corazón.

Siento una fuerza especial cuando mis ojos observan y mi cerebro escribe la vida. Es un artilugio de doble filo, ya que si no recibo las instrucciones necesarias, puede ser un arma de destrucción masiva. Necesito maestros que eviten mi entrada al lado oscuro. Quién lea esto, sabe quién es mi particular Luke Skywalker. Su presencia junto a la del maestro Yoda fueron insuficientes para que aquel niño no se pasara al lado oscuro.

Afortunadamente, Yoda muta sin cesar en libros para que el saber eliminase cualquier tentación pecadora. Los libros se encargan del saber, sobre todo cuando toca controlar un genio. Amortiguan cualquier tipo de emoción, incluso aquella que invade mis venas como es la Fórmula 1. Garth Stein y El arte de conducir bajo la lluvia consiguieron enseñar metáforas que describen la sensación de un piloto al volante.

Película El arte de conducir bajo la lluvia - www.doogweb.es

Escuchar, observar y leer son tres habilidades dispuestas a abrir de par en par las puertas del saber. Son planes básicos que deberíamos aprender los humanos, pero el perro Enzo nos lo demostró en la novela de Stein. Su lengua excesivamente puntiaguda potenció su capacidad contemplativa.

Ojalá todos los perros tuvieran los recursos materiales que gozó Stephen Hawking. Ofrecerían unos conocimientos idóneos para afrontar una traumática pandemia mundial, ya que las tragedias shakespirianas ponen a prueba la fe humana.

Traduciéndolo al idioma del Motorsport, se lucha hasta que la bandera a cuadros indica el final. Verstappen lo hizo en la última vuelta de la temporada 2021, el Atlético de Madrid durante su década más gloriosa con Simeone, el Real Madrid a través de sus “noventa minuti en el Bernabéu son molto longui” o el Liverpool con su “you´II never walk alone”.

Aunque mi Fórmula 1 cervantina y mi sentimiento madridistas sean médulas compatibles con mi ser, admiro al Atlético, a Simeone, al Liverpool y otras innumerables mutaciones de fe.

Me dijo un fiel amigo Sancho que admirar al Atleti, desear que Xavi triunfase en el Barcelona, pero ser madridista y llevar la Fórmula 1 en la sangre es incomprensible. Añadió que sería objeto de burlas, o incluso de guantazos verbales y físico si me escuchasen los “futboleros más puros”. No me extraña. Miren a Vladimir Putin o Donald Trump, entre muchos otros líderes mundiales, permiten que triunfen los actos fríos. Impregnan una niebla por la que debe transitar mi Literatura.

 

Imagen principal vía: Wikipedia Commons

Síganme en @victor9715 y sigue toda la actualidad deportiva en @Vip_deportivo en nuestro Facebook Vip Deportivo e Instagram @vp_deportivo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: