La Mejor Información Deportiva

La Premier aplasta a la Bundesliga

Foto tomada de 20minutos.es
0

Los clubes ingleses fueron superiores a los alemanes en los octavos de la Champions League.

Mientras los focos estaban en las dolorosas eliminaciones del Real Madrid y el PSG, los clubes ingleses, salvo el Manchester United; victimario de la entidad parisina, iban borrando toda esperanza alemana de colocar equipos en la ronda de cuartos de final en la actual edición de la Champions League. Desde que en diciembre pasado se dieran a conocer los pareos, la guerra entre la Premier League y la Bundesliga estaba marcada, con par de duelos muy parejos (Liverpool vs Bayern Múnich y Tottenham vs Borussia Dortmund), mientras el otro se decantaba muy a favor del Manchester City, elenco que enfrentaría al Schalke 04, de discreta actuación en su competición doméstica.

Schalke 04 vs Manchester City

El candidato a continuar en la Liga de Campeones estaba muy claro al pactarse este duelo. Las esporádicas presencias en los últimos años del conjunto alemán en este tipo de fases, con la mala fortuna de medirse a los reyes del certamen, así como una campaña con más sombras que luces, amén de la diferencia de plantillas, eran motivos más que suficientes para creer en un imposible si de la clasificación de los mineros se trataba. Del otro lado, un conjunto con ansias de cambiar su escasa historia en el evento, sabedor de sus tantas virtudes, esas que le ha costado mostrar en el verde europeo, a lo que sumaba el sabor amargo de la eliminación a manos del Liverpool en los cuartos hace casi un año.

Imagen vía: Manchester City
Imagen vía: Manchester City

La ida fue de esos partidos en los que miras el resultado y parece que el choque fue extremadamente cerrado, en el que a priori, el de menos posibilidades, supo como enredar al favorito, pero nada más lejos de la realidad. El dominio cityzens, al menos en las estadísticas formaba parte del plan previsto, no así el irse al descanso con desventaja en el marcador de 2-1, gracias al acierto del marroquí Nabil Bentaleb desde los 12 pasos, quien opacaba de momento el tempranero gol de Sergio Agüero, diana que hacía pensar en una noche plácida para los de Guardiola. No pudo ser peor el panorama para los visitantes al Veltins-Arena, pues al 68 era expulsado Nicolás Otamendi, lo que obligada a una remontada con uno menos, para evitar el sufrimiento de una afición acostumbrada a pocas alegrías dentro de la Champions. Una de las soluciones salió del banquillo, el teutón Leroy Sané, cumpliendo además con la conocida ley del ex, poniendo el 2-2 en el 85, para cinco minutos más tarde, Sterling, culminara la épica y llevara la eliminatoria a casa con una ventaja que jamás se perdería. El resto de la historia fue de un solo color, sky blue, con un 7-0 que repitió los mismos protagonistas de la ida, a los que se sumaron Bernardo Silva, Gabriel Jesús y el prometedor inglés, Phil Foden.

Tottenham vs Borussia Dortmund

Poco roce entre ellos a nivel europeo. Ambos llegaban con algunas dudas, con ausencias notables, principalmente las de Reus y Kane, máximos exponentes de estos clubes. Pochetino inició con una línea de tres y un falso tridente de elementos muy móviles, como Son, Eriksen y Moura, mientras Favre apostaba por Gotze como referencia en punta, acompañado de Pulisic y Jadon Sancho. Una primera parte muy pareja, con protagonismo para los porteros, mostró un 0-0 en la pizarra,  marcador que cambió rápidamente el coreano Heung Min Son, quien sabía de su etapa en el Bayern Leverkusen lo que era enfrentar al Dortmund. Nada más salir de los vestuarios, el asiático recibió de una de las figuras de la noche, el belga Jan Vertonghen, para romper el duelo y clavar un puñal del que nunca se pudo recuperar el club alemán. Con la diferencia mínima, aún las esperanzas de igualar o, al menos llevar de esa forma la eliminatoria al Signal Iduna Park se pintaba como lo ideal. El sueño lo terminó de destrozar el propio Vertonghen al 83, rematado por Fernando Llorente tres minutos después, vengando así el mismo marcador de la ida en el 2016 en los 8vos de la Europa League.

Aunque la fe nunca se debe perder, remontar parecía cosa de locos. Lloris como héroe del elenco que dirige Pochetino, sostuvo a los suyos en una primera mitad avasalladora, pero con una falta de pegada que sepultaba casi toda posibilidad de darle vuelta a la pizarra con solo 45 minutos en juego. Volvía Harry Kane, como también lo hizo Reus, pero al inglés nada más le hizo falta una oportunidad para finiquitar la eliminatoria, si es que ya no lo estaba antes. Al salir del descanso, como hiciera Son en la ida, el 9 visitante definió como él sabe y del 48 en adelante, poco más pasó. De nada valieron los 19 tiros a puerta, 7 de ellos entre los tres palos, ni el 69% de posesión, el pasaporte a los cuartos era para un Tottenham que se había quedado con las ganas el pasado curso cuando la Juventus, que aún no era la de Cristiano, apeló a la experiencia para dejar fuera a un elenco que se mostró superior en casi todo el enfrentamiento.

Liverpool vs Bayern Múnich

Un duelo lleno de historia, con 5 entorchados europeos para cada uno, con una victoria por bando y tres empates en sus últimos enfrentamientos. Klopp derrotó en más de una ocasión al todopoderoso de Alemania, pero fracasó otras tantas. En su retina, la final de Wembley y el gol de Robben que definió aquel encuentro, dejando con las ganas al Dortmund de Jürgen, un equipo con un estilo muy definido, el cual se trajo a la ciudad de los Beatles. Las realidades de dichas entidades en esta temporada daba ligero favoritismo a los reds, pero la Champions es otra cosa y pronosticar es un pecado, una guillotina de la que pocas veces se sale vivo. La paridad se reflejó en el marcador de la ida, 0-0, reforzado por la poca puntería de los de Anfield, pues ellos fueron los únicos que dispararon al menos en par de ocasiones entre los tres palos, lo que dejó la eliminatoria muy abierta, con la trampa de los goles de visitante a favor del Liverpool.

Imagen vía: LFC
Imagen vía: LFC

En la vuelta, el efecto Mané. Volvía en la zaga inglesa el holandés Van Dijk, tras la improvisación de Fabinho como central en la ida, mientras que Kovac le daba otra titularidad a James y la banda izquierda del ataque al veterano Ribery. Henderson se iba del partido muy pronto, un recuerdo de la final de Kiev con Salah, lo que hizo entrar nuevamente al brasileño que llegó del Mónaco, pero esta vez para plantarse como mediocentro. El senegalés Sadio Mané se ayudó de las atrevidas salidas de Neuer; que en algún momento cuestan, del lío en la retaguardia bávara y anotó un gol que comenzaba a abrir el camino de los cuartos a los suyos. Joel Matip anotaba en propia puerta, pero ni aun así el Bayern reaccionaba con el ímpetu que se espera de un club como este, por lo que la victoria tenía que ser para quien más lo intentaba, el Liverpool. La segunda mitad fue toda para los visitantes, confirmando el triunfo en el 69 tras un gran cabezazo de Virgil Van Dijk, mientras Mané seguía haciendo de su carril una vía libre para sus galopadas. El africano culminó su brillante noche con el definitivo 1-3, poniendo un cuarto equipo de Inglaterra entre los 8 mejores, lo que hace pensar que esta pudiera ser la vuelta a la cima del viejo continente de la Premier League. El tiempo dictará sentencia.

Pueden seguirme en @cronicarian y toda la información deportiva en @VIP_Deportivo así como la página de Facebook de VIP Deportivo         

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.