La Mejor Información Deportiva

La nueva perla americana de Gelsenkirchen

0

El Schalke 04 es un equipo de los más grandes del fútbol alemán. Pese a esto, desde las ultimas ediciones de Champions en las que participó, la plantilla ha vuelto a lucir de la misma forma que antaño. Y es que jugadores de la talla de Leroy Sané, Raúl González o Huntelaar despertaban admiración y júbilo en los aficionados del club minero. Sin embargo, en la plantilla del club minero han “escarbado” hasta encontrar una piedra preciosa. Su nombre, Weston Mckennie, la perla texana del Schalke.

Y es que los inicios de la historia de este joven estadounidense es muy peculiar. Comenzó a jugar al fútbol en Alemania, cuando su padre, militar, tuvo que trasladarse allí con su familia por motivos laborales. No obstante, su amor por la pelota redonda no fue el primero, puesto que desde los tres años de edad ya practicaba el fútbol americano. Mas, debido a la ausencia de equipos competitivos en el país europeo, y con el objetivo de integrar a su hijo en la cultura y sociedad, decidió apuntarlo a un equipo de soccer con sede en el lugar donde residía.

Allí, sorpresivamente para su familia, se destapó su formidable talento. En su primer partido, a tan joven edad, marcó nada más y nada menos que 8 goles. Desde aquel entonces, David Müller, consejero y primer entrenador de Weston, decidió seguir muy de cerca al joven, instándole a que se divirtiese jugando a un nuevo deporte, además de mejorar su juego.

Después de pasar tres años en Otterbach, regresó de nuevo a los Estados Unidos, a Texas. Pero nada seguía igual en la cabeza de Mckennie, la fiebre del fútbol ya fluía por sus venas, y no había nada que hacer. Esto le causó un gran dilema. Ante la falta de tiempo en el día, debía decidir en qué centrar su futuro, en el fútbol americano o en el fútbol. Por suerte para todos, escogió este último.

De esta forma, siguió entrenando cada vez más, hasta destacar de forma notable en las filas de los equipos del FC Dallas Academy. Su repunte futbolístico no pasó desapercibido, por otra parte, por los ojeadores de los equipos del otro lado del charco. Así, a la edad de 17 años, le llegó una oferta que no podía rechazar. Así, Weston Mckennie hizo las maletas para su nuevo hogar, el Veltins Arena.

En su comienzo, fue inscrito en la plantilla sub-19, pero al final de su primera campaña, ya debutaba como local con el primer equipo. Actualmente, desde la temporada 2016-2017, ha jugado un total de 91 partidos con el Schalke 04, anotando un total de 5 goles. Con la selección nacional, disputó 19 partidos, marcando 6 goles (un gol a Portugal, Curaçao y Jamaica y el hat-trick más rápido de la selección, en escasos 13 minutos, frente a Cuba).

Una vez visto su particular historia y sus estadísticas, es hora de conocer aún más a fondo al diamante en bruto del conjunto Die Königsblaue. Ante todo, de Weston destacan dos cosas. Una de ellas es su ya mencionado portento físico, una habilidad atlética que se explica, bien por genética o bien por las horas y horas entrenando y simultaneando las demandantes prácticas de fútbol y fútbol americano. La otra es, sin duda, su polivalencia.

De hecho, su capacidad de jugar en casi cualquier posición del campo se ha convertido en una problemática para sus entrenadores. Tan solo con Schalke ha actuado en siete posiciones diferentes. Varios encuentros desempeñando la posición de lateral derecho, cuatro la de central, doce la de pivote, treinta y una veces la de mediocampista, tres la de interior derecho, más de 15 la de centrocampista ofensivo y cinco la segundo delantero.

Esto, sumado a su porte, y que mide 1,85 metros, le convierte en jugador de porte más físico. La temporada pasada, según datos oficiales de la Bundesliga, promedió 11,2 kilómetros de media recorridos por partido, ganando más de la mitad, un 60% de sus duelos aéreos. Un futbolista peleón donde los haya. Ligado su futuro en el club hasta 2024, McKennie quiere aprovechar y explotar sus habilidades para ser alguien importante, una figura recordada para los hinchas que cada fin de semana llenan el Veltins Arena.

Así es McKennie, mayormente un mediocampista de corte defensivo que puede jugar en cualquier posición excepto la de portero. Un americano en la fría Alemania, donde se ha abierto paso gracias a su esfuerzo y talento, forjando un estilo de juego propio, dinámico, alegre, vertiginoso, muy vertical y rápido, con numerosos cambios de ritmo y velocidad, imparable en muchas ocasiones. En otras, algo inmaduro para un estilo de fútbol alemán que mezcla a la perfección lo técnico y lo táctico, así como carente de buenos tiros lejanos o tiros libres.

Con tan solo 21 años, Weston Mckennie ya se ha convertido en uno de los prospectos más prometedores en la Bundesliga. Su porte atlético y su físico, sumado a su buena pegada y a su polivalencia, ya lo avalan incluso a tan corta edad. Para añadir, por su fuel compromiso con el equipo del Veltins Arena, es, sin duda, uno de las predilectas promesas para los aficionados del Schalke. Weston McKennie, un horizonte y futuro brillantes, está dispuesto a convertirse en icono y leyenda del club.

 

Imagen principal: USA Men’s National Team Archive

Sígueme en @rafacarpacho sigue toda la información y actualidad del mundo del fútbol en: @VIP_Deportivo en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: @vp_deportivo.

Deja un comentario