La Mejor Información Deportiva

La impaciencia con Lainez

0

El jugador mexicano Diego Lainez ha llegado en el mercado de invierno a un Betis que necesita de su chispa, verticalidad y desparpajo. Quique Setién quiere meterlo poco a poco en el sistema y en su método de trabajo.

De todos es sabido que las prisas no son buenas. Cientos y cientos de buenos jugadores cayeron en el agujero de la mediocridad por ellas. La afición no tuvo la suficiente paciencia para que demostraran su valía. El colocarlos a la desesperada y sin madurarlos les pasó factura, y la inversión hecha por ellos acabó en saco roto.

Y en esta tesitura actual se encuentra Diego Lainez, la nueva perla mexicana del Real Betis. El jugador americano está en la difícil tarea de aclimatarse al cambio brutal que ha sufrido. Ponerle ahora toda la presión del mundo a Diego, sería caer de nuevo en errores de antaño. Querer que de principio sea el nuevo “Messi” como algunos medios ya lo han bautizado, sólo sería darnos con un tiro en el pie. Autodestruirnos y autodestruir a un talento que viene pisando fuerte, y que, si se tiene paciencia con él, puede pulirse hasta dejarlo en un diamante muy poco común y especial.

Lainez lo tiene todo para triunfar. Tiene velocidad, tiene desparpajo, tiene verticalidad, regate, tiro, hambre de fútbol, sabe encarar, echarse el equipo a la espalda. Lleva ADN de pelotero, genética de ganador, lleva el fútbol en la sangre. Presionar para que exprima sin acabar de enseñarle todo lo que aún debe de aprender, sería descabellado y muy poco inteligente por parte de todos. Recordemos que solo tiene 18 años, y que debe de crecer a pasos agigantados pero seguros. Debe de ser un monstruo con pies firmes, y no de barro. Pies que arrasen domingo tras domingo todos los campos del fútbol español. Para el disfrute de los béticos y el disfrute por supuesto de la Selección mexicana.

Resultado de imagen de lainez betis

Ahora bien, Diego no ha llegado a cualquier sitio, y eso en México también lo deben de comprender. Está en el Real Betis Balompié, y lo que eso conlleva no es poco. Aterriza a una ciudad dual, dividida, y muy sentimental en cuanto a fútbol se refiere, y debe de asimilarlo. La mitad de Sevilla vanagloriará sus pases y sus goles, así como sus regates. La otra mitad, lo crucificará y querrá que le vaya todo lo mal posible. Lainez también debe de saber llevarlo lo mejor que pueda y que esto no le afecte. Y recordamos, sólo tiene 18 años. Un niño que ha tenido la suerte por méritos propios de estar en Europa. Se lo ha ganado, pero debe de demostrar todo lo que tiene, y para ello qué mejor que cuidarle.

Desde el otro lado del charco llegan y llegan a menudo comentarios, tanto en medios comunicativos como en opiniones de sus más fieles seguidores. No comprenden aún el ostracismo de la joven promesa. Bien, vamos a dilucidar varias cosas. Diego Lainez va a entrar poco a poco en el sistema de trabajo bético, y en su once titular. Tiene el mejor compañero de viaje posible para enseñarle, protegerle y aconsejarle en el Betis. Ese no es otro que Andrés Guardado. Un referente, un peso importante en el vestuario bético. Ganado a pulso. Ídolo para la afición hispalense y también uno de los capitanes del equipo. Teniendo cerca al “principito” nada tiene que temer Diego, en él tiene a su guardián.

Pero sabemos, que el fútbol no espera a nadie. Hoy en día se quiere todo rápido y cuanto antes. Pecaríamos una vez más de soberbia y torpeza si le pedimos que él solito se encargue de todo en el Betis. A Lainez hay que guiarlo, y con pautas sólidas, él sólo nos maravillará a todos.

Resultado de imagen de lainez betis

La paciencia nunca ha sido virtud en España, y menos por el sur. Pero es esta la madre de todas las ciencias, y si la tenemos de vez en cuando, lo que se puede sacar de este jugador mexicano es incalculable. Las tardes de gloria que esperan por el Villamarín pueden ser únicas. Pero la paciencia también debe de ser fiel compañera de los seguidores mexicanos. Porque al final todo se trata de lo mismo. Queremos que Diego triunfe, que la rompa, que nos haga disfrutar, que nos haga soñar.

Por eso y por mucho más, se le pide lo que se le pide. Por favor béticos, por favor México, paciencia, Diego la merece, Diego la necesita, la sabrá utilizar. Lainez maravillará, marcará época…pero dejemos también trabajar a los que saben de esto. Todos aquí estamos con él. Todos queremos lo mejor para él. Todos queremos ver al mejor Diego Lainez, y por supuesto vestido de verdiblanco. ¡Dale duro Diego!

Siganme en @jesus_olimart, y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo o en nuestro Facebook: VIP Deportivo.

Deja un comentario