La Mejor Información Deportiva

La generación de oro blanquilla

0

Los juveniles del Real Zaragoza han devuelto la ilusión a la parroquia zaragocista.

Es tiempo de decepciones en lo que a fútbol respecta en Zaragoza. Con el Real Zaragoza al borde del descenso, viendo su ascenso truncado el año pasado en Playoff, la situación no augura buenos tiempos en La Romareda.

Ya en el inicio de temporada desde el club avisaban de las buenas maneras de su primer equipo juvenil, pero ni mucho menos se esperaba el resultado que esta maravillosa generación de jovenes ha demostrado.

Como era de esperar en su grupo correspondiente, el III, estar emparejado con equipos como el FC Barcelona, el RCD Espanyol o el RCD Mallorca era una tarea bastante compleja. Los blanquillos llegaron a la jornada 15, la que marca la mitad de la liga, con 31 puntos. Solo 2 por detras del líder, el Espanyol, quien no perdió en toda la primera vuelta.

Los números de los aragoneses en esta primera vuelta también eran mas que notables. Un total de 8 victorias y 7 empates hacía que los de Ivan Martínez fueran el otro equipo invicto en la categoría durante esa primera vuelta. Los zaragozanos no eran un equipo muy goleador, pues anotaron 22 dianas, pero su juego también se basaba en la defensa, la cual tan solo recibió 10 tantos.

Y llegó el liderato

Tras una sorprendente derrota del FC Barcelona en Lleida durante la jornada 17, el Real Zaragoza se colocó líder de la categoría, para no soltar esa privilegiada competición hasta el final.

Mantenerla fue sufrido, pues el título se decidía en la última jornada, cuando el Zaragoza visitaba Reus, mientras que el FC Barcelona visitaba El Olivar y el Espanyol al San Francisco. Durante los primeros minutos se adelantó el Reus, pero un postrero gol de Miguel Puche dío el título de liga a los zaragozanos. El Real Zaragoza hacía historia en juveniles.

Esa victoria en su grupo permitiría al Zaragoza pelear por estar el año que viene en competición europea gracias a la Copa de Campeones.

Una alegría todavía mayor

Para el Real Zaragoza ya era un premio estar presente en Vigo, pero los blanquillos querían mas. Tras vencer al vigente campeón, el Atlético en cuartos e imponerse al anfitrión, el RC Celta, en la final esperaba una de las mejores secciones en lo que a fútbol base se refiere, el Villarreal CF.

La final sería un partido muy disputado, cuyo guión pudo cambiar si Morante hubiera marcado un dudoso penalti pitado a los amarillos. Sin embargo Carlos Azón adivino el lado y paró el lanzamiento. Tras pasar por la prórroga, ambos equipos se jugarían el título desde los 11 metros.

Si antes ya era una figura a destacar, después de esta tanda Azón agrandaría aún más su talla de portero. EL zaragozano detuvo el séptimo lanzamiento de los castellonenses para hacer al Real Zaragoza alzarse con el título, sin duda una gesta histórica.

Como curiosidad el once que presentó el Real Zaragoza en la final de esta competición estaba conformado por únicamente jugadores aragoneses, mientras que en el contraste con su rival tan solo 5 procedían de la provincia de Castellón.

Imagen @CanteiraCeleste

Sigame en @AlvaroMateo31 y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo o en nuestro Facebook: VIP Deportivo.

Deja un comentario