La Mejor Información Deportiva

La crisis de los grandes en el Este de Europa

0

Los tres clubes del Este están en peligro. En Rumania tenemos al Dinamo Bucarest, en Bulgaria al Levski y en Macedonia al Vardar.

Los tres clubes estaban en grandes apuros ya antes de la epidemia mundial. Ahora, con el Covid-19, a los equipos les es todavía más difícil conseguir financiación.

El club rumano Dinamo Bucarest lleva unos cuatro años en dificultad económica. La directiva de Bucarest utilizó todos los modos que tienen para generar dinero. Primero mediante Giovani Becali, un agente muy importante del pías de los Cárpatos. Se trajeron a un montón de extranjeros, que no dejaron huella ninguna. A ellos se sumaron bastantes canteranos, jugadores de segunda división y veteranos del club. Nada de eso sirvió, hasta se llegó al punto de podrían desaparecer. Por fortuna este verano el empresario granadino Pablo Cortacero compró el 73% de la entidad, el restante porciento del club lo tienen los aficionados. Con su llegada puso como director deportivo a Rufo Collado y este contrato a Cosmin Contra como técnico. El club parece que comienza a salir poco a poco del infierno.

El otro club en peligro es el Levski. A comienzos de este año, el dueño escapa a Dubai para no ser detenido por la policía. El señor en cuestión es buscado por la Interpol y por un número considerable de delitos. En esa época el club debe unos 8 millones de euros. La entidad al no tener dueño y con el comienzo del coronavirus, entró en una crisis profunda, en el cual la única fuente de ingresos eran las donaciones y venta de artículos por parte de los aficionados. Tampoco ningún patrocinado quería patrocinar al equipo para que no le vinculasen con el antiguo dueño.

Los aficionados se unieron ante la figura de Nasko Sirakov. Ex delantero del Real Zaragoza y Levski. Uno de los responsables en meter en Champions al club azul, en el año 2007. El antiguo dueño se las envió desde Dubai las acciones del club. Ahora Sirakov tiene el 51,6%, Konstantin Papazov 35% y 13,4% en poder de distintos grupos de aficionados. Sirakov ha marcado el camino, buscar nuevos patrocinadores y apostar por jugadores de la casa. El tiempo dirán si el club se salvará.

Por último pero no menos importante es el caso de Vardar. El club de Skopie lleva dos años en una crisis que nadie se explica. En la temporada 2016/2017, fue el primer macedonio en participar en los grupos de la Europa League. Eso le habría reportado al club una cantidad de 5 millones de euros, más billetes y derechos televisivos. Una cantidad que de sobra le tendría que durar dos años, ya que el presupuesto del club por temporada es de 2 millones por temporada. Pues no, una directiva nefasta dejó escapar a muchos futbolistas a coste cero.

En la pasada temporada 2019/2020, el club jugó con un 80% de su plantilla plagada de canteranos. Estos canteranos jugaron bien y hubo ofertas buenas por ellos, pero extrañamente no se vendieron. El club tiene unas deudas de 3 millones de euros, está sancionado hasta nuevo aviso, de jugar competiciones europeas. Los canteranos que se presentaron bien con el club se fueron, perdiendo un modo de conseguir dinero. El club ahora se tiene que conformar con antiguos futbolistas y deseos de probar suerte en el Vardar.

Imagen principal vía: Sportal.bg

Síganme en @futbolbulgaro y en Instagram: @futbol_Bulgaro, y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: @vp_deportivo.

Deja un comentario