La Mejor Información Deportiva

La alegría de resurgir

0

Artículo de opinión sobre la importancia de la actuación realizada por Sebastian Vettel en el Gran Premio de Mónaco

La parrilla de salida de la temporada 2021 de Fórmula 1 se vio reflejada en la de 2012 por la combinación de pilotos campeones del mundo con otras jóvenes promesas. Todos ellos se veían dispuestos a competir en parrillas extremadamente igualadas llenas de incertidumbre puesto que los suspiros marcan la diferencia.

Por tanto, entrar en Q3 comenzó a ser un hito a celebrar, y no hablemos del hecho de puntuar, circunstancia que incluso llegaba a considerarse un fracaso. No se trata de bajar el listón ni de romantizar una «supuesta mediocridad», pero una mayor igualdad y, en consecuencia, incertidumbre, te hace entender en mayor medida cuál es tu estado de forma.

Demostrando una adaptación extraordinaria

Ante tanta incertidumbre, se percibe en mayor medida el progreso existente, sobre todo en pilotos que cambian de escudería de un día para otro. Aunque todas las miradas se centraron en la elegante adaptación de Carlos Sainz al equipo Ferrari, la nostalgia comenzó a despertar al son de la esperanza con la quinta plaza de Sebastian Vettel en Mónaco.

El alemán fue testigo del camino vertiginoso que lleva del cielo al infierno. Pasar de vencer cuatro títulos mundiales con Red Bull y ser llamado por los cantos de sirena de Ferrari a ver roto un posible romance con los de rojo. La verde esperanza de Aston Martin le llamó para ofrecerle un posible final de carrera placentero.

Desafiando a Francis Bacon

No obstante, el filósofo Francis Bacon ha definido la esperanza como «un buen desayuno, pero una mala cena». Curiosamente, las primeras carreras de Vettel dieron un giro dramático a dicha frase, ya que se encontró apagado en las primeras pruebas, pero resurgió en el momento inesperado.

Parecía que el hecho de meterse en Q3 parecía un destello en una oscuridad sostenida. Pero tal y cómo hizo en 2008 tras haber tenido un pésimo inicio de temporada, puso paso firme en el abismo sabiendo que no tenía nada que perder en las calles del Principado.

Además de haber sostenido al poderoso Red Bull de Sergio Pérez durante el primer stint de neumáticos, se dejó llevar por la inteligencia aeroespacial para que los cambios de gomas le catapultasen a una inesperada quinta plaza.

Aunque Lewis Hamilton quedó atrapado detrás de Pierre Gasly ante las características del ratonero trazado monegasco, el germano mostró un ritmo suficiente competitivo para que el factor estratégico tuviera el éxito deseado.

¿El inicio de la calma?

Fue la alegría de un resurgimiento deseoso de ostentar un carácter sostenido. ¿Cuánta gente deseosa del bien común no dejó de esperar que escampase en el mundo de Sebastian? Siempre ha habido calma y una posterior tempestad.

El día que el 5 remontó desde el final de la parrilla hasta la segunda plaza en Alemania allá por 2019 o el momento en el que consiguió la victoria en Singapur, su última con Ferrari, parecían el final de una pesadilla. Nada más lejos de la realidad, después de aquellos chispazos, volvió el apagón de su estrella mientras que comenzó a llover con mayor holgura.

Su intensidad parece que la tormenta será eterna, pero tal y cómo demostró la pandemia, la vacunación comenzó a poner cierre a una pesadilla iniciada en marzo de 2020. Tarde o temprano, la paz acabará llegando, y por mucho que quiera prolongarse, siempre hay situaciones en las que inspirarse.

Calentarse lejos de Maranello

La actuación de Vettel en Mónaco fue una de esas situaciones que merecen ser guardadas en un tarro para volver a revivirla cuando la frustración acecha en nuestras entrañas. Es una muestra de que el talento existe, ¿y si Alonso se percató de ello en su remontada del Gran Premio de Portugal, por qué el entorno de Seb no encontró motivos para el resurgimiento de su meritoria quinta plaza?

Las comparaciones, aunque resulten odiosas, siempre son puntos de referencia. ¿Cuántos pilotos han encontrado la paz tras haber dejado el universo Ferrari? Vettel lo hizo en un Aston Martin unido al verde esperanza, ya que ganar fue antojado como complicado por parte de la marca inglesa. Pero con cuatro títulos a las espaldas, ¿qué tal con disfrutar únicamente de competir dignamente?

Imagen principal vía: @AstonMartinF1.

Síganme en @victor9715 toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: @vp_deportivo.

Deja un comentario