La Mejor Información Deportiva

Kiko Berrocal: «Los equipos de Diego se caracterizan por ser ordenados»

0

En VIP Deportivo hemos tenido la oportunidad de realizar una entrevista a Kiko Berrocal, exjugador profesional de fútbol sala y actual coordinador de fútbol sala base del Levante UDFS.

P | Buenas tardes, estamos con Kiko Berrocal, para disfrutar de su compañía en VIP Deportivo. Antes de empezar, queremos aprovechar para presentar a nuestro entrevistado. Se trata de un exjugador profesional de fútbol sala, que conoce además la experiencia de jugar en la primera división. Militó, entre otros equipos, en el Azkar Lugo, en el Playas Castellón y el Levante UDDM. Muchísimas gracias, Kiko por tener el detalle de atendernos:

Nada, yo siempre encantado de quedar y charlar un poco de fútbol sala y que tengáis la oportunidad de conocer mejor el funcionamiento de la base y de todo aquello que envuelve.

P | Como tú mismo has dicho, sigues vinculado al Levante UD, ya bajo las siglas Levante UDFS, como coordinador de fútbol sala base, donde sigue existiendo la afiliación con, por ejemplo, CD Dominicos. Se trata de un cargo que hemos escuchado mencionar en muchas ocasiones pero cuya función, personalmente, jamás he podido conocer de primera mano, y seguramente no seré el único. ¿Qué tareas tienes, cual es tu función en el organigrama del club?

Bueno, pues yo cuando regresé a mi ciudad, donde nací, el Levante aún era Levante Dominicos. Era un proyecto serio, en crecimiento y bien estructurado. Eso fue lo que más me llamó la atención. Yo salí de Lugo, tras haber militado en Playas Castellón, y cuando sales fuera, aprendes también muchas cosas y me doy cuenta a lo largo de esos años de que el FutSal me ha dado mucho. Muchas vivencias, mucha gente conocida, muchas experiencias… Así que empecé a darme cuenta de que yo tenía que empezar a devolverle al fútbol sala un poquito de todo lo que me había dado.

Entonces el proyecto del Levante, pues me llamó mucho la atención. De hecho, estaba José Escrich, mi entrenador en Valencia FS, y luego en Armiñana Valencia y acepté tras reunirme con Manolo Bueno. Tras el segundo año, pues yo soy una persona que se implica mucho en los asuntos del club, pues vi que podía aportar mi granito de arena en el crecimiento de la base. Pienso que es muy gratificante trabajar con la base, ver crecer y progresar a los chavales… La persona que estaba de coordinador se lo tuvo que dejar por motivos laborales y entré yo.

Desde ese momento, empezamos a trabajar año a año e intentamos crear una estructura dentro de las limitaciones en tema de instalaciones, o estar dentro de un colegio que tiene sus pros y sus contras, y al final hacer crecer el fútbol sala en Valencia a través de Dominicos. La función exacta es, por decirlo así, transmitir una idea, una filosofía que tiene el club, a los entrenadores y los padres. Combinar la labor educativa con el crecimiento personal y educativa de los chavales, el proceso así es ideal. Yo además soy profesor en el colegio Dominicos y eso me permite emplear la herramienta educativa.

A partir de ahí, los equipos van creciendo. Tenemos dos áreas. Una es de formación, hasta infantil. A partir de ahí, ya es de rendimiento donde se premia más el resultado, de infantil a cadete y juvenil. A través del convenio con Maristas, se alarga a juvenil y filial antes de llegar al primer equipo. Esto, junto al convenio con Levante UDFS, estos dos colegios que siempre han estado ligados al fútbol sala se pueden permitir crecer en conjunto, lo que resulta no solo positivo para los colegios, sino que también para el Levante. Hacer crecer y usar el deporte y el fútbol sala como herramienta.

P | Hablando más de tu carrera, llegas al Levante justo antes de producirse ese convenio entre CD Cominicos y UPV Maristas, con el objetivo de a largo plazo llegar a la primera división. Un proyecto donde ya estuvieron jugadores que a día de hoy siguen en la plantilla. Por ejemplo, Javi Sena, Carlos Márquez o Pedro García. Siempre se ha comentado, además, que la segunda división es una competición durísima. Quería preguntarte, ¿cómo viviste el año del ascenso, así como el momento del ascenso?

Yo llego con el ascenso del Levante Dominicos recién obtenido. Lo hago además junto a Carlos Márquez o Jordi Lledó. Ese primer año convivimos con UPV Maristas, también en segunda donde ya tienes que pagar un peaje por jugar. De hecho, hay derby y todo. Más adelante, desde los dos clubes surge la idea de, en la temporada siguiente (la del ascenso) unirse mediante un convenio. En el Levante Dominicos siempre hubo idea de ir creciendo año a año, sentando bases de un proyecto a largo plazo. Y ese convenio salió a la perfección, fue ideal.

¿Por qué? Porque Maristas tenía la juventud, la garra, las ganas, la ilusión… Y Levante Domínicos la solidez, la experiencia. La química mezclada nos condujo al ascenso, con todos los jugadores siendo valencianos. Todos éramos de Valencia, excepto José Revert, que era de Alicante. Al final, esa ilusión conjunta de tener un equipo de primera división, que es lo más grande que existe, nos hizo crear esta mezcla explosiva. Fuimos un equipo muy sólido, fuimos de menos a más. Nos encontramos un hueso duro con Uruguay Tenerife, con quien competimos hasta el final, pero logramos ser campeones. Fue un año estupendo, pues pudimos disfrutar un ascenso siendo los jugadores protagonistas y con el pabellón lleno en partidos decisivos.

P | Llega entonces el momento en que se produce el ascenso. Y se apuesta por mantener el bloque, siguen Escrich y gran parte de la plantilla. Y en el momento de debutar, te encuentras con que el calendario te enfrenta al FC Barcelona. Un equipo plagado de estrellas como Wilde o Bateria, y encima en un escenario como la Fonteta de San Lluis, pabellón donde por desgracia no se pudo seguir jugando. Y fue aquel un partido donde el Levante supo dar la cara, y a pesar del resultado adverso (2-6), mantendrás buenos recuerdos imagino:

La verdad es que ese partido… Poder disputar con el Levante partidos en primera división, con tantos espectadores, partido televisado y ante el Barcelona. Un Barcelona encima con un jugador nuevo, un tal Ferrao -risas- que al final, fui el primero en defenderlo aquí en España. Eso es bastante curioso y algo que siempre podré decir. Sobretodo ese partido sirve para darte cuenta de lo que es la primera división, de la calidad de algunos equipos y de todo lo que quedaba andar como club.

Pensamos que ese primer año tocaba sentar las bases con un objetivo de permanencia y a partir de ahí crecer. Hubo jornadas, especialmente en la segunda vuelta, donde nos costó adaptarnos a la categoría. Pero cada partido, te vas formando y cubriendo las necesidades que se tienen en la primera división. Pese al resultado en ese partido, te vas contento porque el Levante compite y da muestras de cual era su ADN. Eso sí, cuando vuelves a jugar en la Fonteta, esta vez contra Inter Movistar, sí que tienes la ocasión de sacar un empate (2-2) y quitarnos la espinita de no haber sacado nada jugando en la Fonteta.

P | Por supuesto, ese mismo año el Levante logró salvarse. Aunque ya hizo algún retoque más en la plantilla. Seguían Márquez y Sena, aunque Pedro García se marchó ese mismo verano a Ribera Navarra. Se sigue además con Escrich de entrenador, y la segunda temporada sí que se hizo más larga. De hecho, se llegó en marzo a destituir al entrenador, en una situación peliaguda y con un Levante que llevaba muchas jornadas sin obtener la victoria. Imagino que esas jornadas en las que se destituye a Escrich y se nombra como técnico a Braulio Correal serían complicadas, ¿no?

Sí, sobretodo porque José Escrich, pues es el entrenador con el que más años he compartido. Comparto muchas de sus ideas, aunque es verdad que los resultados no acompañaban. Era un hombre de la casa, trabajaba bien por el club, pero al final cuando estás en primera división, hay cosas que no controlas. Siempre se dice que es más fácil cambiar a uno que cambiar a toda la plantilla. Pues por desgracia, le tocó a José.

En ese momento, costó. Fue una situación difícil, aunque es cierto que Braulio venía con la misma línea que Escrich pues era el entrenador del filial y comparte la misma filosofía que el club. Se consideró aquel final de temporada como una transición para en el siguiente curso darle la oportunidad a Braulio. Al final, el deporte de élite es muy caprichoso. Puedes trabajar muy bien, pero si no te llegan los resultados entran las dudas. Pero cuando sigues el trabajo de cerca, sabes quienes lo hacen bien y quienes mal. Tanto un entrenador como otro hicieron lo mejor para el club y hay que darle las gracias a los dos.

P | Después de esa segunda permanencia, más sufrida, llegó el tercer curso del Levante UDDM en la élite nacional. Nuevamente, un inicio de temporada costoso y complicado llevó a la destitución de Braulio Correal. Y con él, la llegada al Levante de un entrenador que ha aportado muchísimas cosas al Levante. Por supuesto, hablamos de David Madrid. El recuerdo de aquellas semanas es de que había gente que empezaba a dar al Levante por descendido, aunque la plantilla tras el cambio de entrenador supo levantar cabeza y recuperarse.

Al final es lo que te he comentado antes. Con Braulio hubo muchísimo trabajo, y de hecho, empezamos ganando en Tudela (0-1), en un partido donde Yeray saca un penalti en el último minuto. La temporada empezó bien pero empezaron a no llegar resultados y el club se vio obligado a tomar una decisión, porque a nivel anímico estaba empezando la plantilla a perder la confianza a pesar de trabajar muy bien todas las semanas. En el momento en que viene David Madrid, estamos muy tocados a nivel emocional.

David Madrid durante un encuentro de la sección de fútbol sala del Levante UD. Fuente: El Desmarque
David Madrid durante un encuentro de la sección de fútbol sala del Levante UD. Fuente: El Desmarque

David Madrid logró cambiar nuestra mentalidad. Pensábamos que no íbamos a ser capaces por lo mal que había ido la primera vuelta. De hecho, los dos primeros partidos con David Madrid los perdimos, y a partir de ahí y él empieza a hacer una gran labor a nivel psicológico. Nos hizo ver que sí que éramos capaces, y es cierto que en la segunda vuelta empezó a sacar resultados positivos, porque la plantilla era buena. Se logró encima llegar a la última jornada con los deberes hechos cuando al principio de la primera vuelta estábamos en la cuerda floja.

P | De hecho recuerdo un momento emotivo y especial, que hasta se compartió en la RRSS del club. Antes de un partido ante Burela, David Madrid hizo entrar en el vestuario a los familiares, parejas y seres queridos de los jugadores. Imagino que ese gesto envalentonó a los jugadores y os ayudó a afrontar la situación.

Sí, era algo que no nos esperábamos para nada. A nivel emocional estábamos muy tocados, y esa dinámica de traer gente externa para darte cuenta de que no estás solo, pues ves que aunque las cosas estén mal, la gente de tu alrededor está contigo. Los más cercanos al final son los que más cuentan y están a muerte contigo. Eso nos hizo reaccionar a nivel emocional y empezar a sacar resultados. Quizás partidos como ese, dos meses antes, no los hubiéramos ganado. Empezaron a destaparse Emilio Buendía como goleador, a destacar Pizarro, y el resto elevamos el nivel.

Considero que David Madrid, hizo junto al fichaje de Je, hizo que cambiásemos esa mentalidad de amateur a profesional. Nos dimos cuenta de que la sección podía empezar a ser algo más que pelear por no descender. La llegada de Je, además, aportó mucho al vestuario. Se trata de todo un campeón del mundo con una actitud tremenda. Y por supuesto, las charlas psicológicas de Madrid y su modo ofensivo de ver el fútbol sala. Por supuesto, salvarse del descenso ese año fue primordial. Pero sobretodo, se sentaron las bases para partir de la temporada siguiente buscando algo más.

P | Otro partido con recuerdo especial de esa temporada, es el que enfrentaba a Levante y Gran Canaria en el Cabanyal en la penúltima jornada. Donde solo valía ganar, porque te salvabas matemáticamente y encima luego jugabas en pista de otro rival por la permanencia en el último partido. El Levante, con el pabellón encendido y con ganas de ganar, acabó sacando el partido con un resultado excelente (8-1). Además, el partido se puso 6-1, e incluso con una expulsión, no solo no encajó, sino que fue capaz de aumentar la distancia en el marcador. ¿Qué recuerdas de aquel partido donde se cerró el ciclo del sufrimiento?

Recuerdo que había muchísima gente conocida en la grada. Fue un partido donde el colorido del Cabanyal fue de su mejor gala. La gente era consciente de lo que nos jugábamos y llegábamos en una línea muy buena. Era como refrendar todo el trabajo de la segunda vuelta, teníamos que hacer los deberes antes de visitar a Burela, ante nuestra gente. Nos escapamos pronto en el marcador y eso nos permitió que acabásemos disfrutando y que el partido fuese una fiesta. De hecho, aquel día salí con mis dos hijos, y es el último recuerdo que tengo de esa experiencia. Salir a saludar, encontrarte gente conocida, pues es lo más bonito del momento.

P | Llega entonces el verano de 2017, uno revolucionario dentro de la sección. Se empezó a dar la sensación de que el objetivo era mirar hacia arriba, apuntar a los ocho primeros puestos. Un año con transición en la portería, con Yeray marchándose para que llegase Alfonso Prieto, que hizo auténticas barbaridades en Jaén. También llegan ese año Antoñito, Jorge Santos, Pedro Toro incluso… Y un verano donde oficialmente te retiras como jugador. ¿Cómo recuerdas el momento de tomar esa decisión, la de dejar el fútbol sala como jugador?

Pues la verdad es que es emocionante. Yo estoy en Valencia, mi ciudad, y he estudiado varias carreras y siempre he tenido claro que el deporte llega hasta determinado punto. En ese verano se me plantea una oportunidad laboral que no puedo rechazar y lo pongo todo en la balanza. Y sopeso la edad que tengo, mi situación familiar pues estaba esperando a ser padre por tercera vez, el hecho de tener que viajar, el proyecto laboral, poder dar la talla en ese momento… Lo tengo que valorar todo y al final desde el club, siempre se portaron bien conmigo.

Yo tenía que aprovechar esa oportunidad y darme cuenta de que compaginarlo todo hubiera sido complicado. Así que soy sincero conmigo mismo y con el club, y les dejo claro que continuar es difícil y ellos lo entienden perfectamente y es una decisión consensuada. Yo me fui súper contento, súper agradecido al club, creo que nunca podré pagar todo lo que en todo momento ha hecho el club por mí. Y yo sabía que el proyecto tenía que crecer, con o sin Kiko Berrocal, con las personas que han pasado, las que pasarán… Al final el Levante está por encima y tiene que seguir creciendo. Guardo muy buen recuerdo de todos esos años, aunque fuera una decisión muy difícil.

Sabes lo que te toca hacer, pero el primer año lo pasas mal. Sobretodo cuando vas a ver los entrenamientos, los partidos… Me ponía muy nervioso. Yo soy de vivir los partidos en la grada como si estuviera en la pista. Si algún día vivís un partido cerca de mí, os daréis cuenta de que con cada acción del equipo me levanto porque forma parte de mí. Estoy muy agradecido aunque fue una decisión complicada. El club siguió creciendo, se dio ese cambio a traer jugadores de fuera que son profesionales experimentados para traer ese salto al club.

P | Además, facilitó ese salto con el Levante quedándose a nada de entrar en Playoffs ese año, la explosión de un jugador muy especial y querido como Cecilio Morales, ¿verdad?

La verdad es que desde que llegó, el rendimiento que ha dado ha sido excelente. Es un jugador diferente, eléctrico, de los que gusta ver en el pabellón. Al final, lo que te está dando dentro de la pista es difícil encontrarlo en otros jugadores. Además ha identificado muy bien la filosofía del Levante, lo que envuelve al club y no solo con el primer equipo, sino que es muy cercano y se involucra con la base. Se acerca mucho a convivir con los niños, va a ver partidos… Eso es impagable.

Celebración de Cecilio Morales, junto a Gallo y Pedro Toro, de un tanto. Fuente: Levante UD
Celebración de Cecilio Morales, junto a Gallo y Pedro Toro, de un tanto. Fuente: Levante UD

Y esto no solo él, sino que también Maxi Rescia, Alfonso Prieto, Carlos Márquez, Javi Rodríguez, Pedro Toro… Muchos jugadores tienen vivencias con la base y eso es lo más bonito. Javi Sena también, con su nexo de unión con Maristas, de donde él salió. Todo eso hace crecer al Levante como club. Además, Cecilio tiene ese don de ganarse a la gente con su modo de ser y eléctrico de jugar y como vive el fútbol sala, y creo que es un jugador importante.

P | Acabaría esa temporada con el Levante quedándose a cuatro puntos de entrar a Playoffs, quedándose sin opciones matemáticas la penúltima jornada con una derrota en Santiago. Y llega un año decisivo, clave y marcado en fluorescente. Hablamos de la 2018-19. Empiezas con un cambio de pabellón. Pasas de jugar en el Cabanyal, a jugar en Paterna, en un pabellón más grande, más acondicionado… ¿Cómo se vivió esto en el club?

Al final es otra parte más del crecimiento de la sección. Sabes que jugando en la LNFS, televisar los partidos es importante y en el Cabanyal tenías muchas limitaciones. Es un pabellón del que guardo grandes recuerdos, pero como entidad hay que plantearse que la necesidad de las retransmisiones es importante. Y además no cumplía determinados requisitos. Paterna sí los reunía todos y se hizo el traslado. Es algo acertado y un pasito más en el crecimiento anual del club. Además un acierto con la disponibilidad de determinados horarios, un ayuntamiento volcado con el fútbol sala… El club está agusto en Paterna, donde ha recibido muchas facilidades y seguir creciendo con Paterna es muy acertado.

P | Y ese pabellón además se estrena de modo espectacular. Es algo casi hasta poético porque debutas en la Fonteta de San Lluis en 2014 ante el FC Barcelona. Y justo cuando cambias a jugar a Paterna, tu primer partido como local es ante todo un Inter Movistar. Pero esta vez no solo le compites el partido, sino que se lo ganas (5-3), en la primera ocasión que tiene la afición de ver a jugadores nuevos como Javi Rodríguez, Maxi Rescia, Gallo o Raúl. Que no solo llegaron el año pasado, sino que lo hicieron para ser importantes.

La mejor carta de presentación sin duda fue aquella victoria. Además fue un partido espectacular. El pabellón tenía muy buen ambiente, el rival era uno de los mejores posibles, y salió todo redondo. Eso hizo que el equipo empezase a creer que se podían hacer cosas grandes, fue una victoria importante a nivel psicológico. Te hace saber que puedes competir contra cualquiera. Recuerdo también que en la segunda vuelta vas al campo del Pozo, vas al Garbajosa, visitas al Barcelona y haces partidos espectaculares. Se aprecia ese cambio de mentalidad que hemos comentado de la primera media temporada de David Madrid.

P | Además algo muy importante que también se consiguió ese año es, en la jornada 14 en Antequera, que el Levante se clasificase para la Copa de España. Realmente ya lo estaba debido a su condición de organizador, pero además demostró que tenía la calidad necesaria para participar en dicho torneo. Imagino que ese partido marcaría un antes y un después en la historia del club.

Sí, no solo ese partido, sino toda la primera vuelta como tal. Los resultados fuera de casa, sobretodo, llamaban la atención. Hubo partidos muy muy buenos en los que se lograron victorias que te otorgan esa clasificación honrosa que te otorga quedar entre los ocho primeros. Al final a todo jugador le gusta quedar entre los ocho primeros, y al club también. Es una manera de decir «vale, yo soy organizador, pero también consigo las cosas y consigo estar entre los ocho primeros». En ese sentido, fue el primer hito de ese año.

A mí me hubiese gustado vivirlo en primera persona, pero desde casa, porque no estuve en Antequera, lo viví como si también fuera mío. Esto es importante, seguir dando pasos adelante y para todos los jugadores que lo vivieron es un tipo de experiencia que no se olvida y que dentro del club queda para la historia.

P | Además, también ante Antequera, pero en la jornada 29, se certifica también de manera matemática la presencia del Levante UDFS en Playoffs. Se hizo con la octava posición, lo que lo llevó a enfrentarse a un Barcelona que acabó ganando la liga. Y además, en un primer partido épico y que nadie podrá olvidar, el Levante en Paterna no le plantó cara al Barcelona, sino que le ganó (5-3) con un partidazo de Cecilio (hat trick) y con Maxi Rescia secando a Ferrao.

Creo que esos son los dos aspectos que todos recuerdan, pero hay más. Hay que recordar también las paradas de Raúl, el saber estar del equipo… Todos estuvieron a un nivel altísmo, aunque sí que Maxi y Cecilio fueron los más destacados. Maxi supo contener al jugador más peligroso del rival que era Ferrao, y Cecilio, pues lo que hemos comentado antes. Te da cosas en ataque que el resto no te da.

Fue muy bonito poder vivir aquel partido. Te clasificas a los Playoffs y te viene un todopoderoso FC Barcelona y consigues ganarle. Fue el colofón a la temporada, lo que te permite soñar yendo a Barcelona intentando conseguir algo. Aunque el rival estaba a un nivel altísimo y en su casa y con la urgencia que tenía, fue justo vencedor de esos dos partidos y de la eliminatoria.

P | Y llega este verano, nuevamente, una decisión complicada. Porque debe valorar el proyecto que se está conduciendo, y si mantenerlo o dar un volantazo. Y finalmente, el Levante acaba decidiendo no continuar con David Madrid y llega Diego Ríos al banquillo. Por supuesto, reconociendo el enorme trabajo realizado por David Madrid. Sobre Ríos, se dice que es un entrenador muy táctico, metódico, y que no suele tener un plan fijo, sino que le gusta adaptarse a las carencias del combinado rival. ¿Qué nos puedes decir sobre esta situación y el nuevo técnico?

David Madrid la verdad es que llevaba dos años y medio trabajando y logró hitos que nunca había logrado y llega el momento en que el club decide dar un cambio de rumbo. Al final, a David Madrid solo queda agradecerle todo lo realizado por la sección y como cambió totalmente nuestra mentalidad. Sobre la llegada de Diego Ríos, pues la verdad es que es muy atractiva. Es considerado, de su generación, un muy muy buen entrenador. Prepara mucho los partidos y tiene un gran conocimiento de todos los aspectos relativos al fútbol sala.

Sí que es cierto que los equipos de Diego Ríos se caracterizan por ser ordenados, tener ideas claras e ir todos en una misma dirección. Se ha podido observar esto desde las primeras jornadas. Los he seguido desde pretemporada y me he dado cuenta de que es un equipo muy competitivo. Es cierto que hay algún resultado que no ha acompañado, pero es un equipo sólido y difícil de ganar.

Diego Ríos durante un encuentro. Fuente: LNFS
Diego Ríos durante un encuentro. Fuente: LNFS

Está habiendo muchísimo equilibrio esta temporada en la LNFS, los partidos se están decidiendo por muy pequeños detalles. Eso está haciendo que esos resultados no estén llegando. El año que yo estuve en Lugo coincidí con él, fue mi entrenador. Y la verdad es que disfruté muchísimo del fútbol sala y estoy convencido de que la plantilla también va a hacerlo, por su manera de trabajar y de ser. Creo que ha conectado bien en Valencia con la gente del fútbol sala. Los que le hemos visto trabajar sabemos que tarde o temprano llegarán los resultados.

P | Además ha habido un fichaje muy llamativo para la sección. El año pasado te llega Maxi Rescia, todo un campeón del mundo. Y éste, llega Leandro Cuzzolino, otro jugador de estatus internacional, con mucho palmarés, y también campeón del mundo. Supongo que para el Levante este fichaje supone un golpe de efecto importante.

Sí, porque había muchos equipos interesados en él. Al final la buena gestión de Manolo Bueno y del Levante es fundamental para adelantarse al resto y traerlo a Paterna. Cuzzolino reúne unas condiciones perfectas para ser un jugador referencia. Hablamos de un manejo de balón exquisito, un tiro de falta y doble penalti muy buenos, y en juego posicional aporta muchísimo. Creo que puede ser un jugador muy importante y que aún no está dando su nivel máximo. Hay que darle ese tiempo de espera para la adaptación. Aún nos va a dar muchísimo más. Ya vimos a Maxi Rescia el año pasado, que no se destapó como el gran defensor que es hasta la segunda vuelta.

Se trata de jugadores experimentados y campeones del mundo, igual que Jé. Jugadores que hasta hace no mucho, los veíamos por la tele y gracias. Nunca pensábamos que pudiesen acabar en una sección del Levante, aunque sabíamos que estaba creciendo. Pero no eres consciente de hasta qué punto puedes llegar a crecer. Es un orgullo que este tipo de jugadores estén en Valencia en estos momentos.

P | Tú mismo has dicho que los resultados por desgracia no han estado acabando de salir tan de cara como se esperaba. Sin embargo, justo ahora hay un parón internacional. Imagino que en momentos como este, los jugadores agradecerán tener unos días extra para trabajar, descansar y centrarse en corregir errores antes del próximo compromiso.

Sí que es cierto que pierdes a los dos argentinos (la entrevista se realizó antes de la suspensión de la Copa América, que iban a disputar Maxi y Cuzzolino), pero el resto del equipo va a seguir trabajando. Les viene bien el parón para pulir esos aspectos tácticos, corregir errores, ganar confianza de cara a puerta y preparar ese calendario difícil que se acerca. Y al final, es necesario ensamblar piezas nuevas. Al fin y al cabo, tienes un entrenador nuevo, varios jugadores nuevos y se tiene que dar tiempo.

Esto es como todo. Al final, no se puede crear un proyecto de la noche a la mañana. Los proyectos llevan su tiempo. Y al final, los proyectos de Diego Ríos con el tiempo han funcionado. En Ferrol, se empiezan a ver los resultados a partir del segundo año. Y esa incercia de O´Parrulo ahora yo creo que también viene influenciada por todo el trabajo que realizó allí Diego en años anteriores, así como el nivel de sus jugadores actuales. Al final, estos parones vienen bien para seguir creciendo en este sentido.

P | Entrando ya en un plano más personal, ¿cual podrías decir que es el entrenador que te ha marcado, definido más o con el que has disfrutado más?

Buff, esa pregunta es difícil. Bueno, desde Miki que me enseñó los conceptos básicos del fútbol sala cuando estuve en Vijusa Valencia y era juvenil, hasta todos los que he ido teniendo… Quizá José Escrich porque es con el que más años he estado. Braulio Correal porque también era de la casa. David Madrid porque fueron los últimos años en los que pude disfrutar del fútbol sala y se vive todo con más intensidad. O Fran Torres en Castellón por ser la primera vez que salí de casa. Te podría decir cosas buenas de todos ellos.

El año de Lugo me marcó mucho. La vez que más lejos estuve de casa y mi familia, pues yo soy una persona muy familiar y la verdad es que me costó. Pero fue un año en que las expectativas del equipo las superamos con creces. Nos caracterizamos por el disfrute del deporte. Aquel año fue el que más disfruté del fútbol sala por todo lo que envolvió la temporada. Cumples objetivos y estás fuera de casa, pero la gente que está cerca te apoya a pesar de la distancia. El mejor recuerdo que tengo es con Diego Ríos.

P | También quería preguntarte si podrías decirme cual es el jugador que más te ha costado defender, o el que crees que es el mejor jugador al que te has enfrentado.

Por mi manera de jugar a nivel de intensidad defensiva, los dribladores son los más difíciles. Recuerdo cuando estaba empezando, pues Marquinho de Inter Movistar. El entrenador nos pedía que lo marcásemos al hombre, que no le dejásemos pensar. Y eso te llevaba a que la cintura, pues sufriese en algunos partidos. Los jugadores que a nivel individual son muy buenos son muy complicados de defender porque no te permiten ni un momento de relajación.

Marquinho, Paulo Roberto… Al final ese tipo de jugadores son los que siempre son complicados. De los últimos años, te diría Ricardinho. Hace tres o cuatro años, el último y el penúltimo año que jugué, estaba a un nivel estratosférico. Defenderlo siempre es complicado, generalmente ese es el tipo de jugador que te exige muchísimo.

P | Y para concluir quería hacerte una pregunta que me ha pedido que te haga mi amigo Antonio Almenar, que primero que nada te manda un abrazo de su parte y de la Peña Sin Tregua. Y de hecho, de eso va la pregunta. ¿Qué podrías decir de la peña Sin Tregua, qué recuerdos guardas de ellos?

Pues ellos la verdad es que son ya una parte de la sección. Yo llegué y ellos ya estaban. Pero estaban en el pabellón, en los desplazamientos, actos del club… Siempre han contado con la sección para todo. Nos miman y nosotros se lo devolvemos porque la gente del fútbol sala suele ser muy agradecida. Es una peña que es una parte más del día a día del club. Cuando hemos coincidido con ellos, todos los integrantes de la peña nos tratan de manera muy humana y cercana. Al final te das cuenta de que eso es lo importante.

Llevarte bien con toda la gente del fútbol sala. Porque al final, nos contamos, sabemos quienes somos y tener cerca gente que te anime tanto cuando las cosas van bien como cuando van mal, es lo más grande. Yo le devuelvo el saludo a él y a la peña, se que viven muy cerca todo lo que sucede en la sección. Y es para estar orgullosos, los ves en desplazamientos, como ahora que van a Valdepeñas. Siempre se hacen de notar, en los momentos malos, y por supuesto en los buenos.

La relación con todos ellos es magnífica. Y de hecho, el año pasado en la cena del aniversario tuve la suerte de que me invitaran como invitado especial, y yo estoy muy agradecido de todo aquello que le dan a la sección.

P | Pues esto ha sido todo por ahora, muchísimas gracias por habernos atendido. Un auténtico placer compartir este rato contigo y haber podido hablar sobre ti, sobre el Levante y sobre fútbol sala.

Nada, muchas gracias a vosotros. Espero que sea la primera de muchas ocasiones, que a la siguiente no estés tan nervioso -risas-, y que al final los que trabajamos por el fútbol sala sabemos que cuanta más gente humana y cercana tengamos cerca, pues mucho mejor. Para cuando necesitéis algo, sabéis donde estamos.

Propiedad imagen destacada: Levante UD

Por Gerard Escribano

Síganme en @gerardeg11 y sigan toda la información y actualidad en @VIP_Deportivo o en nuestro Facebook: VIP Deportivo.

Deja un comentario