La Mejor Información Deportiva

Josh Cavallo denuncia insultos homófobos en el AAMI Park

FIFPro
0

Josh Cavallo ha anunciado en sus redes sociales que aficionados del Melbourne Victory le insultaron utilizando comentarios homófobos.

La A-League se encontraba en su fase de pretemporada cuando, Josh Cavallo, australiano de 22 años, acaparó el foco mediático mundial tras confesar abiertamente su homosexualidad. Fue el primero -y, de momento, el único- en hacerlo público. El mundo del fútbol se llenó de elogios hacia el lateral izquierdo del Adelaide United.

La bravosía de Cavallo debía convertirse en ejemplar y educativa. Sin embargo, algunos aficionados del Melbourne Victory utilizaron su condición sexual como herramienta de insulto y desprestigio hacia un jugador que, para más inri, había sido canterano de su propio club. Incluso en el año 2016, el jugador australiano, con ascendencia maltesa e italiana, había sido considerado el mejor jugador sub20 de la cantera de uno de los clubes más jerárquicos del país de los canguros.

Lo ha anunciado el propio jugador esta mañana (noche en Australia) en su Instagram. En ella, ha asegurado que «no hay palabras para definir lo decepcionado que me siento» y que «no voy a pedir perdón por vivir mi verdad ni por ser quien soy». Tajante, ha incitado a los jóvenes que viven una situación parecida a la suya a «hacer oídos sordos y seguir luchando por sus sueños». El odio, dice, nunca ganará. Lo hará el amor.

Los hechos ocurrieron en el partido de ayer entre su actual equipo, el Adelaide United (donde también juegan los españoles Javi López, Isaías Sánchez y Juande Prados), y el Melbourne Victory. Es un clásico de la A-League y, desde sus comienzos, una de las citas más calientes de cada temporada. Está denominado como The Original Rivalry. Josh Cavallo, recién recuperado de una lesión, empezó el encuentro sentado en el banquillo. En el 54, Carl Veart le llamó para sustituir a Ryan Kitto, que ocupaba su posición.

Todo fue normal. El partido, aunque entretenido, no estaba gozando de especial emoción. Todo cambió, no obstante, a partir del minuto 80. Llegaron los dos goles y, sobre todo, la polémica. Goles anulados, tensión, tanganas e incluso expulsiones (precisamente al español Isaías Sánchez). La afición, por supuesto, se unió a la batalla, hasta entonces, deportiva. Dejó de serlo, sin embargo, cuando empezaron los insultos homófobos.

Fueron más de 100 minutos de un fútbol que terminaron con dos goles en las postrimerías y con un sabor dulce para el espectador neutro. Sin embargo, se ha tornado agrio desde que se ha descubierto el «accidente». Nadie se fijará, ahora, en la notable mejoría de Adelaide United, que no había empezado la campaña de la mejor manera, pero que ayer logró empatar al líder a domicilio. Ni en el espectacular golazo de Nick D’Agostino para abrir el marcador. Eso pasa a un segundo plano. Y lo hará siempre, hasta que esta lacra desaparezca definitivamente.

 

Imagen principal: FIFPro

Síganme en @ikersicr y sigan toda la información y actualidad deportiva en @VIP_Deportivo, en nuestro Facebook: VIP Deportivo e Instagram: @vp_deportivo.

Deja un comentario